Público
Público

La nueva Zarzuela será castiza y universal

El italiano Paolo Pinamonti dirigirá el Teatro Nacional de la Zarzuela dentro de dos temporadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un italiano será el próximo director del Teatro Nacional de la Zarzuela. Paolo Pinamonti (1958), veneciano, rescata obras del olvido y admira a Manuel de Falla y el flamenco. Estará al frente del buque insignia del repertorio español más castizo dentro de dos temporadas. Ayer marcó sus directrices: 'Entro con humildad y respeto, pero, aunque la zarzuela se deba a un sistema de convenciones y al costumbrismo, no puede ser víctima de él', afirmó tras ser presentado a la prensa por el director del Instituto Nacional deArtes Escénicas y Musicales (INAEM), Félix Palomero.

El proyecto de Pinamonti fue elegido por unanimidad por el Consejo Artístico de la Música después de una dura criba. A la dirección del teatro lírico se presentaron 27 candidatos desde que fue abierto el plazo que establece el Código de Buenas Prácticas el pasado 8 de marzo. 'La gran cantidad de propuestas presentadas demuestra el interés que hay por este repertorio', señaló Palomero.

Es un director que rescata el repertorio olvidado por el gran público

Finalmente, en mayo sólo quedaron siete candidaturas, pero fue la suya la que se llevó el premio. 'Paolo Pinamonti fue seleccionado por su capacidad de gestión artística. Además, en su programa habla de recuperación, difusión de las obras y de formación en el género', apostilló el director del INAEM. El italiano ya sabe que tendrá que ceñirse a un presupuesto de alrededor de 5,9 millones de euros. 'En un momento de crisis como el actual es de agradecer el esfuerzo que está haciendo el Ministerio de Cultura español en comparación con el italiano o el portugués', apuntó.

En el currículo de Pinamonti figuran con mayúsculas la dirección del teatro veneciano de La Fenice, el Festival de la Música de la Bienal de Venecia, el Teatro Nacional de San Carlos de Lisboa y el Festival Mozart de A Coruña. En todos ellos dejó marcado su sello. 'En sus proyectos no suele haber creaciones contemporáneas, pero es un director muy creativo al que le gusta rescatar obras que ya no forman parte del imaginario del público', dicen desde el Teatro Real. Entre los ejemplos, los montajes de Il dissoluto assolto, dirigido por Azio Corghi, o El oro del Rín, de Richard Wagner.

'El género no puede ser víctima de su costumbrismo', señaló Pinamonti

El propio Pinamonti, al que no le provoca 'urticaria' ninguna obra del repertorio español, recalcó que su pretensión es profundizar en la zarzuela y establecer un diálogo con otros géneros musicales. 'Desde el Barroco al siglo XX es posible hallar la colaboración con otros teatros y festivales líricos de Europa', aclaró. También insistió en que buscará lazos con la Compañía Nacional de Danza y con el Ballet Nacional para crear nuevas expresiones del género chico.

La formación de cantantes y actores y la transmisión del patrimonio a las nuevas generaciones es otra de las preocupaciones de Pinamonti. Según él, la mejor receta para recuperar al público joven parte del 'diálogo entre los géneros y los diferentes teatros europeos. Es cierto que la lírica ha perdido a los jóvenes, ya que esto sucede también en La Fenice y toda Europa'. Lo importante para el futuro director es que los jóvenes 'descubran' la lírica. 'Después todo es más fácil', afirmó.

La llegada de Pinamonti fue acogida ayer por el mundo de la lírica española con cierta sorpresa. Uno de sus grandes defensores fue Luis Olmos, actual director del Teatro de la Zarzuela y que presentará su última programación mañana. 'Es una persona con un gran conocimiento del mundo de la zarzuela. Y va a ser muy interesante su proyecto de coproducciones', indicó sin poder evitar que se le escapara una sonrisa contenida cuando se refirió a los presupuestos: 'Yo he tenido que lidiar con recortes y no he podido llevar algún proyecto a cabo, y él también tendrá que trabajar con estas dificultades'.

El nuevo director también fue recibido con satisfacción por los cantantes. La soprano María Bayo, que fue invitada por el italiano en varias ocasiones, entre ellas el Festival Mozart, mostró su alegría al enterarse de la noticia. 'La música es internacional, pero todo lo que sea dar un paso al exterior, bienvenido sea. Es un director que siempre ha traído cosas muy interesantes', señaló a Público. Para ella, además, el trabajo del italiano supone una continuidad en la etapa de renovación iniciada ya en los noventa por Emilio Sagi al frente de este teatro. 'Creo que desde entonces se ha ido dejando atrás lo castizo malo, lo casposo. Porque no olvidemos que hay otro casticismo que es muy nuestro y que hay que valorar y defender', sentenció.

Precisamente, de sus años como director del Teatro de la Zarzuela, Sagi recordó el particular interés que había tenido por acercar el género a un público más joven. El actual responsable artístico del Teatro Arriaga de Bilbao, que hace unosdías declaró que todo director de la Zarzuela 'deberá tener un profundo amor al género', no admitió ninguna crítica hacia Pinamonti. 'Es sorprendente que no sea un español, pero me parece estupendo. Ahora tendremos que ver qué nos ofrece',indicó.

Con Pinamonti en la Zarzuela y Gerard Mortier al frente del Teatro Real, la lírica española alcanza un nivel internacional. Sin embargo, como recordó Sagi, 'esto no tiene que ir por cuotas. Lo que le hará bueno es la programación que traiga, ya puede ser español, francés o ruso'. El tenor José Manuel Zapata también insistió en que la nacionalidad no impulsa la lírica de los países, Pero, hasta 2012, Pinamonti no entrará en faena.