Público
Público

Dos nuevos rostros para Hollywood

  Olivia Wilde y Garrett Hedlund ni siquiera habían nacido cuando se estrenó la primera versión de Tron  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando Tron llegó a los cines estadounidenses el 9 de Julio de 1982, Olivia Wilde y Garrett Hedlund ni siquiera habían nacido. Sin embargo, el mundo informático diseñado por Steven Lisberger les tenía guardados una sorpresa: su secuela, Tron: Legacy sería la película que les catapultaría al estrellato. 'Ha sido un nuevo punto de partida', reconoce Wilde, que para interpretar a la heroína Quorra se ha cambiado radicalmente de look y sometido a un duro entrenamiento. Ha merecido la pena: Legacy le ha abierto las puertas de las superproducciones y ya está embarcada en el rodaje de Cowboys & Aliens, con Harrison Ford y Daniel Craig. La actriz, de 26 años, también se convertirá en madre de Justin Timberlake en Now, un thriller futurista del director de Gattaca Andrew Niccol. 'Siempre he sido una fan de la ciencia ficción. Solía ver Star Trek con mi familia. Soy un poco friki', confiesa. A pesar de que le espera un año movidito, Wilde prefiere no tomarse en serio la fama. 'Todavía no he visto que se quieran hacer muñecos de mi personaje, es un alivio', asegura entre risas, a la vez que asegura que 'sería chocante ver una versión en miniatura de mí misma'.

Algo más familiarizado con el éxito esta Garrett Hedlund, que menos de un mes después de llegar a la meca del cine consiguió el papel de Patroclo, el primo/amante de Brad Pitt en Troya. Desde entonces no ha parado de hacer pequeños papeles en grandes producciones, junto a Mark Whalberg y Billy Bob Thornton, entre otros. 'No está nada mal para un chico que creció en una granja', admite el actor, que recuerda que sus inicios no fueron fáciles. 'Durante tres años, entre los 15 y los 18, viajé todas las semanas desde Arizona a Los Ángeles para presentarme a audiciones de lo que fuera. Lo que ahorraba como camarero acababa en las com-pañías aéreas', recuerda.

Sus penurias terminaron en 2006, cuando leyó por primera vez el guión de Tron: Legacy. Hedlund tenía aún frescas las sensaciones que le produjo ver la original, que descubrió en un rodaje en Malta en 2003. 'Me impresionó cómo los creadores mezclaron la tecnología y la imaginación con elementos como la ingeniería genética, el socialismo o el totalitarismo'.