Público
Público

"Obama es un guerrero táctico y realista"

David Remnick recorre el ascenso del presidente americano en 'El puente'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El libro de David Remnick, El Puente, es más que una biografía de Barack Obama. Es un recorrido por la persona, el personaje, el político y el hombre. Y como se publica casi dos años después de su llegada al poder, es un baremo que mide la distancia entre el fervor de la victoria y el desgaste operado por la crisis económica y el enfrentamiento político ¿Qué queda del Barack Obama de 2008? ¿Qué queda del cambio prometido? Son las preguntas que plantea el libro de Remnick, aunque esa no fuera su intención original.

Remnick, director de la indispensable revista The New Yorker desde hace 12 años, no es ajeno al debate sobre la raza en Estados Unidos. Ya lo abordó en su libro sobre Mohamed Alí, El rey del mundo, y lo trata con regularidad en sus artículos. En este caso, el puente es el de Selma (Alabama) donde en marzo de 1965, el enfrentamiento entre policía y manifestantes pro derechos civiles llevó a la ley contra las discriminación electoral de los afroamericanos.

La crisis desluce

Al final del puente, medio siglo más tarde, está Barack Obama, cuyos dos primeros años en la Casa Blanca se han visto deslucidos por extraordinarias circunstancias adversas. 'Ha conseguido, en el contexto estadounidense, increíbles logros legislativos, que a lo mejor no parecen tanto a los europeos y que ahora se han olvidado del todo' subraya Remnick.

Barack Obama, en realidad mestizo, puesto que su madre era blanca, tuvo, paradójicamente, que inscribirse en una narrativa negra para encajar en los estereotipos y de esta forma superarlos. Son estos caminos los que explica Remnick a través de testimonios de los que conocieron a Obama antes de la presidencia.

Para el director de 'The New Yorker', Obama volverá a ganar en 2012

La raza sigue presente en el actual debate político, pero de forma soterrada. Los enemigos políticos del presidente le reprochan, no abiertamente, su 'diferencia', especialmente el Tea Party. 'No creo que sean totalmente racistas, creo que les preocupan los problemas económicos, lo que ocurre es que hay una franja extremista y un liderazgo que la explota', explica el periodista.

Pero más allá de las circunstancias, el hombre que encandiló a las masas con su retórica de esperanza ha perdido carisma. 'Su contacto emocional con el pueblo es más distante que el de otros presidentes como Reagan o Clinton, y eso ha resultado ser una sorpresa. En enero de 2009, la conexión era intensa, como orador, como comunicador. Eso ha desaparecido'.

Aunque Remnick recuerda que el cambio no tiene precedentes ni sucesores. 'Hicimos un gran avance en 2008 y no he visto a un presidente turco en Alemania o norteafricano en Francia'.

'Es más distante que otros presidentes como Reagan o Clinton'

La economía, sin embargo, ha resultado devastadora. 'Con casi un 10% de paro, cualquier presidente tendría problemas', dice el autor. 'La historia de Obama como ejemplo para los estadounidenses ya no es tan relevante en el actual entorno económico. Desde luego, ya no lo es para los parados'.

El cambio de percepción se debe sin duda también a la personalidad de Obama. 'No es un guerrero despreocupado como lo fue Ronald Reagan. Es más bien un guerrero táctico y realista. Su capacidad de despertar, no de forma cínica, un entusiasmo y una continuidad con el movimiento de derechos civiles fue lo que le distinguió de cualquier otro político de centro izquierda con muy poca experiencia'.

Ante la perspectiva de una derrota en las legislativas de noviembre, Remnick augura, sin embargo, una segunda oportunidad a los demócratas en la siguiente elección presidencial. 'Ahora mismo apuesto, y sé que me arriesgo, a que Obama ganará en 2012, porque los republicanos, como partido, tienen poco que ofrecer excepto estar enfadados'.