Público
Público

El Oscar quiere a las pequeñas

Los filmes indies y de bajo presupuesto han ido ganando protagonismo en las últimas ediciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pequeña e independiente. No es una regla, pero empieza a ser un hecho recurrente. En los últimos diez años, las películas de bajo presupuesto (digamos que por debajo de los 30 millones de euros, lo que en Hollywood es una miseria y en España una superproducción) han ido sacando varios cuerpos de ventaja a los mastodontes de los estudios y han ganado el codiciado Oscar a mejor película hasta en cinco ocasiones. En la última década, al menos dos películas pequeñas por año se han colado entre las nominadas a mejor filme.

El año pasado En tierra hostil marcó un doble hito: una película de apenas 11 millones de euros ganaba en las principales categorías y otorgaba la estatuilla a mejor dirección a una mujer por primera vez en los 82 años de los Oscar.

En tierra hostil', la gran ganadora en 2010, costó 11 millones

En la 83 edición de los premios de Hollywood, que arrancará en la madrugada de mañana al lunes, la incursión de filmes independientes y de costos reducidos es más notoria que en años anteriores y produce un fenómeno curioso: las nominadas en algunas de las categorías principales son un calco de las que copan las nominaciones de los Independent Spirit Awards, que se darán esta noche en Los Ángeles, y que representan el talento y las producciones hechas al margen de la gran industria.

Calco porque las nominaciones de los galardones indies se anuncian semanas antes que las de los Oscar y porque en categorías como mejor película o mejor actriz la coincidencia es digna de análisis.

Las cinco candidatas a mejor actriz son las mismas en los Oscar y en los Spirit: Annette Bening, Nicole Kidman, Jennifer Lawrence, Natalie Portman y Michelle Williams compiten en ambas galas. Incluso en la categoría de mejor película, cuatro de las elegidas por los premios del cine independiente están también entre las diez seleccionadas por la Academia de Hollywood:Winter's Bone, 127 horas, Los chicos están bien y Cisne negro, todas con presupuestos por debajo de los 15 millones de euros. Incluso una de las favoritas para llevarse de calle un buen puñado de Oscar, El discurso del rey, costó unos 11 millones de euros. Sus distribuidores, los ávidos tiburones de la industria americana, Harvey y Bob Weinstein, han usado una vez más una campaña de acoso, derribo y marketing pseudoindie para ganar a toda costa.

Este año, Oscar e Independent Spirit Awards coinciden en varias categorías

Debra Granik, directora de la película con el presupuesto más bajo de las nominadas en la categoría principal, confesaba a este periódico cuando se estrenó su película Winter's Bone en España su sorpresa al tener cuatro nominaciones a los Oscar. Con apenas 1,5 millones de euros de presupuesto, este cuento de invierno y de superación, protagonizado por la extraordinaria Jennifer Lawrence, ha hecho una carrera parecida a la de Frozen River hace dos años: el primer paso fue llamar la atención en Sundance para luego, gracias a la promoción de periodistas especializados, dar el salto a los Oscar. Lo mismo le pasó a Pequeña Miss Sunshine y Juno en 2007 y 2008.

Para Granik, 'los Oscar han sido tradicionalmente un sistema para evaluar la popularidad de películas comerciales. Y esta película no entra dentro de esa categoría', reflexiona. Para la directora,Hollywood, ávido de fórmulas, siempre va a mirar hacia lo que ha triunfado en años precedentes. 'La industria está fijándose más en filmes independientes y dirigidos por mujeres. El hecho de que Bigelow ganara nos ayuda a todas las mujeres directoras'.