Público
Público

Pablo Milanés: "Confío plenamente en Teddy Bautista"

El cantante cubano, que esta noche actúa en Córdoba, defiende a su amigo de las acusaciones de corrupción.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aunque han pasado tres años desde 'Regalo', su último disco publicado, el veterano cantautor cubano Pablo Milanés vuelve a recorrer España con sus canciones, sentimentales y combativas. Antes de embarcarse en una gira por Estados Unidos que lo llevará por primera vez a Miami, el cofundador de la Nueva Trova Cubana nos concede esta entrevista con motivo de su actuación esta noche en el Festival de la Guitarra de Córdoba.

¿Qué nos va a presentar en el Festival de la Guitarra de Córdoba?
El concierto forma parte de los recitales que estoy haciendo en el Estado español. Pero este va a ser diferente, ya que va a venir el grupo completo especialmente para esta actuación. Cantaré fundamentalmente temas de 'Regalo', mi último disco, y también esas canciones más conocidas y antiguas y que la gente prefiere.

Llega a un festival de guitarras, pero ¿se siente más cómodo componiendo con la guitarra o el piano?
Yo estudié piano muchos años pero jamás volví a tocarlo. Me gusta mucho más la armonización en la guitarra y toda mi obra, desde que empecé, está compuesta con la guitarra.

¿Recuerda cuándo tuvo por primera vez en sus manos una guitarra?
Perfectamente. Fue a los 12 años. Entonces estudiaba piano precisamente, y lo abandoné cuando vi a trovadores callejeros cantando por las esquinas. Me fascinaba aquello.

En su formación como guitarrista, ¿pesó más lo que aprendió usted por su cuenta o lo que le enseñaron en el Conservatorio de La Habana?
El piano y todo lo demás lo aprendí en el Conservatorio, con grandes maestros. Pero en la guitarra soy autodidacta.

Repasemos la actualidad en torno a usted. Ha participado en el homenaje de músicos de La Habana a Joaquín Sabina. ¿Tanto quieren por allí al 'flaco'?
Muchísimo. Antes de ser un ídolo en América, ya lo era en Cuba. Fue el primer país de la zona que lo reconoció. Y lo sigue reconociendo.

Confiese, ¿le hubiese gustado que Una canción para la Magdalena (la canción con la que participa en el homenaje) fuese suya?
La música es mía y la letra de Joaquín, así que participo a la mitad. Fue un poema que Joaquín me dio para que algún día yo lo musicalizara. De repente, un día me llamó y me dijo: 'oye, ¿ya está la música'. Yo le dije: '¿de qué hablas?'. Tenía que grabarla para su próximo disco y yo no había hecho nada. Me dijo, en plan risueño, 'te doy un plazo de 24 horas para que la hagas porque si no me van a matar aquí en el estudio'. Y así lo hice. La verdad es que somos muy amigos desde hace muchos años.

También ha causado cierto revuelo la gira que va a hacer por Estados Unidos en los próximos meses, con una actuación en Miami incluida. ¿Cómo se siente ante esa gira?
Ya he hecho esta gira en otras ocasiones. Lo que tiene de novedoso es que por primera vez voy a Florida, a Miami. Nunca me había invitado ningún organizador a ir a allí, y como en esta ocasión lo hicieron, voy a ir.

¿Le cansa hablar siempre de Cuba, Miami y de la complicada situación política?
Es la primera vez que visito Miami en toda mi carrera y no me resulta desagradable. Va a ser una experiencia muy alentadora y esperanzadora que unamos lazos los cubanos de una y otra parte. Espero sobre todo que haya un balance histórico favorecedor para todos nosotros, de respeto, atención y cambio, que puede ser maravilloso.

Dada la situación actual de la industria musical, ¿puede un músico sobrevivir sin salir de gira?
Creo que es muy complicado. El camino de los artistas está muy difícil por la situación de los discos, la piratería, etcétera. El artista se ha tenido que rendir a las actuaciones públicas. Yo siempre he vivido de esto nada más porque yo no soy un vendedor de discos ni aparezco en programas de televisión ni de radio ni en el cine ni nada. Lo que me gusta son las presentaciones personales y eso es lo que disfruto siempre. Conozco la España profunda, el México profundo, el ir viajando de pueblo en pueblo.

Otra fuente de ingresos para los músicos son los derechos de autor. Usted tiene amigos en la SGAE. ¿Qué opinión le merecen los sucesos de los últimos días?
Entre mis grandes amigos de la SGAE está Teddy Bautista. Lo conozco desde hace 40 años. Conozco su sinceridad y su dedicación casi espartana a su trabajo. Confío plenamente en él, también en Víctor Manuel y en Caco Senante. Son gente que llevan toda la vida dedicándose a esto y no a la corrupción. Como amigo de ellos, no los puedo traicionar. Estoy con ellos hasta la muerte.

Su cancionero se divide principalmente en temas románticos y de canción protesta. ¿De qué parte de su obra se siente más orgulloso?
De lo que sale en un momento determinado. Yo no puedo precisar nada, simplemente la canción sale. A veces sale por oficio y otras veces hay espiritualidad en medio de la creación. Hay que escribir lo que viene y darlo a conocer. No elijo entre géneros ni canciones. A todas las quiero como si fueran mis hijas.

Y el público español, ¿qué le pide más?
Las canciones que más conocen, de las dos tendencias. De las políticas, 'Yo pisaré las calles nuevamente' o 'La vida no vale nada'. Y también'Yolanda', 'Para vivir' o 'Años' dentro de las románticas, de amor y desamor.

¿Le gustaría dejar a 'Yolanda' alguna noche fuera del repertorio o la disfruta tanto como la gente?
La sigo disfrutando. Ya le digo, cada vez que hago una canción la siento como si fuera mi hija y no me desagrada repetirla.

¿Qué ha sentido al ver que los jóvenes volvían a las calles en las últimas semanas?
Me solidarizo con ellos completamente. Los gobiernos de todas partes del mundo están desgobernando el planeta y se merecen esto. El movimiento se está extendiendo por ahí, y estoy completamente de acuerdo con estos jóvenes.

Usted fue uno de los fundadores de la Nueva Trova. ¿Sigue a los jóvenes cubanos, que mezclan la música tradicional de allí con sonidos más modernos?
Cómo no. Acabo de grabar un disco con un DJ en el que mezclo canciones mías con lo que él hace. Me parece que esa es una forma de introducirme en el mundo moderno de la música y no dar de lado a creaciones que son válidas cuando uno las escucha.

Por último, ¿se ha acostumbrado por sus giras a estar lejos de Cuba o eso es imposible?
No me acostumbro. Cuando pasan 15 días, ya quiero estar allá, paseando por el Malecón, introduciéndome en La Habana, recorriendo sus angustias, sus alegrías, sus penas. Quiero estar en todo lo que sucede allí.