Publicado: 12.11.2015 20:32 |Actualizado: 13.11.2015 07:00

Pablo Trapero: “Saber que todo es por dinero es lo que ha vuelto todo tan banal”

Mejor Director en Venecia, el cineasta argentino ha vuelto a conmocionar a su país con una de sus películas. ‘El clan’ es la historia real de una familia que en los 80 secuestraba y asesinaba a sus víctimas con el amparo del gobierno militar. Parte de la macabra herencia de la dictadura.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:
'El Clan', una película de Pablo Trapero.

'El Clan', una película de Pablo Trapero.

MADRID.- Le compararon con Martin Scorsese durante la entrega del León de Plata al Mejor Director en el Festival de Cine de Venecia. A muchos no les pareció que el elogio fuera exagerado. Y es que ciertamente Pablo Trapero parece haberse contagiado del nervio del cineasta de Queens en su nueva película, ‘El clan’, un thriller con el que destapa otra tétrica faceta de los gobiernos militares de Argentina, la de la impunidad que estos ofrecieron a unas cuantas bandas criminales, incluso después de la dictadura. Inspirada en el caso real de la familia Puccio, una vez más, una obra de este director ha provocado un intenso debate en su país.

Durante años, una respetada familia de Buenos Aires, los Puccio, se dedicó al secuestro y asesinato. El caso de este siniestro clan conmocionó a la sociedad argentina en los primeros años ochenta y ha vuelto a hacerlo ahora, en pleno siglo XXI. El padre, Arquímedes Puccio (Guillermo Francella), un tipo que trabajaba en el servicio de inteligencia, organizaba las operaciones con su hijo Alejandro, un popular jugador de rugby. Cometían los raptos con el coche familiar y encerraban a sus víctimas en el sótano de su propia casa. La madre y los otros hijos e hijas fueron –no es posible lo contrario- cómplices de todos los delitos.

Coproducida entre España (Esther García y Pedro y Agustín Almodóvar) y Argentina, más de 2,6 millones de espectadores han visto la película en aquel país, donde se ha abierto una intensa polémica sobre la hipocresía de la sociedad argentina que “durante un momento no miró las cosas de frente y terminaron estallándole en la cara”. ‘El clan’ rebela cómo, incluso muerta la dictadura, se permitió que continuaran las desapariciones.



¿Esta es una película sobre la impunidad?

Portada de revista "El clan Puccio"

Sí, es parte de lo que descubrí en la investigación. El titular se refiere a esa familia que secuestraba a conocidos y los mataba, es imposible de olvidar una historia así. Pero luego te das cuenta de que no tienes tanta información como creías y que detrás hay mucha más historia criminal.

En el proceso de investigación he ido enterándome de todo eso. Al principio pensaba que el nivel de torpeza de esta gente era como el de los personajes de ‘La armada Brancaleone’ (Mario Monicelli, 1966), pero luego me di cuenta de que no, de que en realidad estaban protegidos, por eso no tomaban demasiadas precauciones.

Protegidos por los gobiernos de las Juntas Militares…

Claro, estaban protegidos por los gobiernos militares, por eso eran tan despreocupados. Él se dedicaba al contrabando de armas a través del servicio diplomático. Cuando secuestraban lo hacían con el coche familiar. Alguien les ayudó siempre. El problema, para ellos, fue que Arquímedes Puccio no entendió el cambio de época.

A pesar de la historia, se nota cierta simpatía por el personaje del hijo, ¿por qué ha hecho esta concesión?

Más que una concesión es que entendí que ésta era la historia más interesante por contar. Vínculos con bandas como ésta en la dictadura hubo un montón, pero este chico podría haber elegido otras opciones y no lo hizo. Podría haber no vuelto de algún viaje con el equipo de rugby. Él es un poco víctima de su padre, aunque es tan ambicioso y tan sinuoso como el padre.

Al final, ¿todo es cuestión de dinero?

Siempre. No hay nada más. Saber que todo es por dinero es lo que hace que todo se haya vuelto tan banal. Lo otro era una cáscara para esconder su codicia y egomanía.

'El Clan'

'El Clan'

Es difícil conseguir empatía entre el público y estos personajes, ¿era el mayor reto de la película?

Sí, porque todo lo que hacían estos tipos, esta familia, era repelente. Así que decidí que la película fuera más la relación de un padre con su hijo que la historia de la vida criminal, aunque ese mundo criminal está en off.

Es imposible que nadie se diera cuenta de aquello…

Imposible. Por eso, esta es también una película sobre la hipocresía, sobre esta doble vida, cuando no se miran las cosas de frente. Todos estaban mirando para otro lado y la realidad explotó. En las noticias de hoy hay realidades evidentes que la gente no quiere mirar, como si pareciera que esos problemas siempre son de otros.

En Argentina ha arrasado con esta película…

Ha sido un fenómeno hasta hoy. Lo que pasa con la película es que la gente se siente conmovida o emocionada y se hace preguntas sobre el pasado para su presente.

Usted provoca terremotos con todas sus películas, ¿cuál es la clave?

Una película funciona cuando de alguna manera te incomoda y te hace hacerte preguntas, si no, pasa desapercibida. Por eso me gusta plantear más dudas que mostrar certezas.

Una película funciona cuando de alguna manera te incomoda y te hace hacerte preguntas, si no, pasa desapercibida. Por eso me gusta plantear más dudas que mostrar certezas. Con las dudas la relación del que ve la película es más intensa y atractiva. Crear debate con las películas es algo de lo que me siento muy orgulloso y agradecido porque sé que no es habitual. Soy un privilegiado. Esta me parecía más difícil, porque no es el tipo de película que vas a ver con la familia, no es solo entretenimiento.

Ha demostrado, además, que no es una cuestión de recursos…

Claro que no, por otro lado, el cine siempre se trata de enfrentar esas limitaciones. Y si de pronto tienes más recursos, también tienes que tratar de que no afecten de forma negativa. Es un ejercicio de administración de unos recursos. Es más fácil, claro, cuando puedes explorar, funciona todo mejor.

Cuando le dieron la Palma en Cannes al Mejor Director le compararon con Martin Scorsese, ¿qué se siente?

Es muy estimulante, entendí que era una comparación de homenaje, claro. Fue muy muy emocionante.