Publicado: 26.02.2014 12:06 |Actualizado: 26.02.2014 12:06

"A Paco de Lucía no se le ha hecho justicia porque nadie podía entender lo que tocaba"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Juan Gómez Chicuelo es uno de los guitarristas de flamenco en activo más importantes del momento. Ha trabajado con gente como Miguel Poveda, Enrique Morente, Mayte Martín, Diego El Cigala, entre muchos otros. Además ha compartido escenario con ilustres como Jorge Pardo. Precisamente fue durante el verano del año pasado, en el importante festival de la localidad francesa de Marciac, en el que Chicuelo y Paco de Lucía mantuvieron una charla amena sobre sus trabajos, sus motivaciones y sus ilusiones.

"Paco de Lucía ha sido una persona determinante en mis inicios, por su magia y por su fuerza", explica el músico a Público. Por él comenzó a tocar la guitarra. En su camino vital se topó con discos como Entre dos aguas, el que le dio la fama, o Sólo quiero caminar. Sus acordes y su manera de interpretar fueron el motivo por el que en su día, este joven de Cornellà de Llobregat decidió apostar todo por la música. Por ello, es consciente de la importancia que tuvo el andaluz para el flamenco y para la cultura en general. "Paco de Lucía ha sido una persona determinante en mis inicios"

"Ha sido la persona más importante, la más influyente, la que ha puesto el flamenco donde está", afirma sin contemplaciones. Para Gómez es imposible destacar sólo una de las facetas del creador, ya que en su globalidad, explica, reside la magia del artista. "No podría remarcar nada en especial. Tenía una técnica y una creatividad fuera de lo normal. Irrepetible. Era un genio irrepetible".

"¿Qué si es posible que alguien algún día llegue al nivel de Paco de Lucía? Imposible no hay nada en la vida. Pero es prácticamente imposible. Técnicamente puede que alguien llegue a tocar mejor, pero lo que le hace prácticamente inalcanzable es la evolución tan grande que tuvo en el flamenco". Para Chicuelo, a Paco de Lucía no se le ha hecho justicia, pero no culpa a nadie. "No se le ha hecho justicia porque nadie podía entender lo que tocaba, lo que estaba haciendo", reflexiona. "Se puede disfrutar, pero otra cosa es entenderlo. Entender la complejidad. ¿Por qué no vende el flamenco lo que vende Beyonce? Porque la gente no lo entiende", explica el guitarrista catalán. "Se puede disfrutar, pero otra cosa es entenderlo"

Fue precisamente durante esa charla durante ese verano de 2013 cuando Paco de Lucía le expresaba a Chicuelo su ilusión por el disco de coplas en el que estaba trabajando, de su vida familiar con sus nietos. Con los que estaba jugando en una playa de Cancún cuando su corazón dejó de palpitar.

Jordi Soler i Galí también compartió una charla con el maestro. Fue hace muchos años en un festival en el que músico catalán, más conocido como 'Toti' Soler, ejerció de telonero. Todo un "honor". Aunque más alejado de la escena flamenca, Soler, una figura reconocida en el mundo de la guitarra, explica como el andaluz "cambió la guitarra flamenca". "Los aficionados ya conocían desde muy jovencito que tocaba de maravilla, con su hermano. Per llegó un momento en el que cogió una fama internacional. Se inventó un estilo, una marca, una manera que luego ha sido escuela", concluye.

Soler discrepa en que no haya tenido el reconocimiento merecido: "Sí que se ha valorado, ha tenido una proyección internacional y todo el mundo le conoce o tiene discos de él", argumenta. En lo que sí que coincide con Chicuelo es en que no sólo ha influido en su trascendencia su "fabulosa técnica" sino su "originalidad", su forma de componer.  De su trayectoria, el catalán rescata con efusividad su etapa con Camarón, la cual define como una auténtica "bomba, una maravilla, un punto máximo". "Hay flamencos que prefieren la guitarra juntamente con el cante. La guitarra sola tiene que coger otros derroteros. Después, lo que hizo con el jazz fue extraordinario, con la guitarra clásica. Muy completo", zanja.