Público
Público

El parlamento japonés quiere censurar el manga

Los autores paran una ley que limita el erotismo en los cómics

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asamblea de Tokio ha chocado contra los dibujantes de manga en su pretensión de rebajar el contenido sexual de los cómics. Autores como Go Nagai (Mazinger Z) y Fujiko Fujio (Doraemon) han firmado un comunicado en el que critican una ley que prohíbe el erotismo de personajes con apariencia infantil y que sanciona a los artistas con multas de hasta 300.000 yenes (2.400 euros).

Esta protesta de los autores ha provocado que la normativa, que debería haberse votado este viernes, quede, de momento, en dique seco. Según manifestó Nagai esta semana, esta ley va en contra de la libertad de expresión de los artistas, pero también perjudica a la industria del manga, considerada una potente fuente de ingresos para Japón. Para Nagai, la normativa es además muy vaga, especialmente la definición de menor de ficción.

El texto legal prohíbe cualquier personaje de manga o anime que pueda ser percibido como menor por su edad, vestimenta, accesorios, grado escolar, el escenario en el que se encuentre, la edad de otros personajes o su voz. Proyecto preocupante

Tras conocer este contenido de la ley, Carlos Santamaría, director del Salón del Cómic y del Manga de Barcelona, da la razón a los artistas japoneses: "Es un proyecto bastante preocupante, ya que aparte de ser muy vago, contiene el elemento censor y puede dar potestad a cualquiera para prohibir un cómic". Para otros como Josep Maria Berenguer, editor de La Cúpula, la ley supone una contradicción, ya que "los rasgos infantiloides son típicos de los cómics japoneses. Forman parte de su cultura".

No es la primera vez que los parlamentos intentan regular el erotismo en los cómics a partir del veto a contenidos pornográficos con menores. En marzo de 2009, una cláusula en un proyecto de ley contra la pornografía infantil del Gobierno de Reino Unido levantó la ira de los artistas.

Esta cláusula prohibía "la posesión de cualquier imagen de una actividad sexual con niños". Para el colectivo Comic Shop Voice, este texto podría suponer la censura de novelas graficas como Lost Girls, de Alan Moore. Finalmente, esta ley fue aprobada el pasado noviembre, aunque hasta la fecha no se tiene constancia de la censura a ningún cómic. Censura en Filipinas

En abril de 2009, la cámara de representantes de Filipinas también prohibió la venta de aquellos manga que mostraran escenas eróticas con personajes de apariencia infantil.

"Este tipo de polémicas forma parte de la derechización general causada por la crisis que vivimos. Hemos entrado en una corrección política que está limitando al mundo cultural", apostilla Berenguer. Santamaría señala, por su parte, las nefastas consecuencias de meter todo en el saco de la pornografía infantil: "Debe quedar claro que la pornografía infantil es un delito. Pero otra cosa es que se muestre el enamoramiento de unos chicos de Secundaria. Si eso sucede en la vida real, ¿por qué no lo van a poder leer?".