Público
Público

Patricia Cornwell gana el Premio de Novela Negra RBA

La escritora seduce al jurado con ‘Red Mist’, la última entrega de la forense Kay Scarpetta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Patricia Cornwell (Miami, 1956) debutó en el género negro en 1990 con Postmortem, y desde entonces sus novelas no han dejado de ganar lectores. Esta escritora que empezó trabajando como periodista de sucesos para el periódico The Charlotte Observer es la ganadora del quinto Premio Internacional de Novela Negra RBA, dotado con 125.000 euros. Cornwell, primera mujer distinguida con este galardón, recordó que cuando visitaba las escenas del crimen como redactora lo que más la inquietaba era saber qué le pasaría al cuerpo, y que por eso empezó a estudiar sobre criminología forense. De esas circunstancias nació la patóloga forense Kay Scarpetta, protagonista de una serie que cuenta con 18 títulos, a los que ahora se suma Red Mist, la obra que ha seducido al jurado del premio que la ha hecho viajar por primera vez a España.

'Es una novela de capas de cebolla, donde nada es lo que parece', apuntó Antonio Lozano, portavoz del jurado. Y es que en esta ocasión, la investigadora modifica su sistema operativo. En Red Mist los problemas empiezan cuando Scarpetta, experta 'en determinar el mecanismo por el cual algo mata o deja de matar, ya se trate de una enfermedad, un veneno, un error médico, un acto del Señor, una pistola o un explosivo improvisado', se dirige a la prisión para mujeres de Georgia con el recelo de que algo extraño la rodea. Si hasta ahora la tecnología había sido la principal aliada de esta médico forense, la intuición es la que juega un papel fundamental. Scarpetta decide seguir lo que le dicta su mente, y eso es lo que desmarca a Red Mist del resto de títulos de la serie. 'Quien resuelve los casos no son las máquinas, son las personas', argumentó la autora.

Mucho antes de que series de televisión como C.S.I o Bones mostraran los entresijos de la criminología forense, Cornwell abordó el tema hace más de 20 años creando a Kay Scarpetta, con la que asegura que se llevan muy bien. 'Es agradable. En un avión sería una buena compañera de viaje', añadió con una elegante sonrisa felina. Las mujeres llevan el peso argumental de Red Mist, y según apuntó Lozano 'el mal viene del lado femenino'.

'Brindo las mismas oportunidades a todos mis empleados y me gusta que haya mujeres malvadas. Aunque el mal surge de los abusos de poder, y en ellas no hay distinción de sexos', aclaró la autora, que tras hablar con un par de asesinos que se encuentran en el corredor de la muerte de una prisión, aseguró que si la tuvieran que asesinar preferiría estar en las manos de un hombre. 'Las mujeres malvadas son las peores, porque son más inteligentes y saben cómo hacer sufrir', matizó la autora de un montón de bestsellers, de un par de libros de cocina y también de un libro infantil.