Público
Público

Patrick Stewart: “Hay millones de personas intentando cruzar alguna frontera para salvarse”

El prestigioso actor, creador del eterno Capitán Picard de ‘Star Trek’, defiende a los refugiados, a los inmigrantes y, sobre todo, a los niños, aprovechando el viaje de promoción de ‘Logan’, el filme del final de Lobezno y seguramente de su Charles Xavier, el Profesor X

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 6
Comentarios:

Imagen de un momento de la película 'Logan'

De vuelta de una visita al Museo del Prado, Patrick Stewart pasó “por una calle cerca de aquí y vi un gran edificio con una enorme pancarta que dice ‘Refugees Welcome’. Me sentí feliz al verlo”.

-Es el Ayuntamiento de Madrid.

-¿De verdad?

Sir Patrick Stewart en un gesto genuinamente británico, se levanta y aplaude suavemente. “Enhorabuena”.

En realidad, ha visitado Madrid para promocionar la nueva película de la saga de ‘X-Men’, ‘Logan’, donde él reaparece por todo lo alto en su papel de Charles Xavier, el Profesor X.

Aunque el motivo sea este, recién llegado del Festival de Berlín, parece que el distinguido actor ha decidido aprovechar el encuentro con los periodistas para denunciar la crueldad que se ha extendido por el planeta y que se ceba con los refugiados, los inmigrantes y, sobre todo, con los niños.

“Hay cientos de miles de niños en el mundo que están desesperados, hambrientos y sucios, y todos ellos corren grave peligro. La sociedad debe hallar la fórmula de que todos ellos, sin excepción, vivan seguros”, sentencia el actor, también director y productor, que ahora lidera el discurso de una película que nació sin intención política y que hoy, aunque involuntariamente, está cargada de contenido de denuncia.

Canadá es una solución

Nonagenario, sin control sobre el poder de su mente y muy debilitado, el Profesor X sigue confiando en la bondad de Lobezno -aquí Logan-, y en la necesidad de que ambos lleven a un mundo seguro a los niños mutantes, criaturas que han sido concebidas en un laboratorio como futuras armas de matar, pero en los que él cree.

Así, ambos y una pequeña, creada con genes del propio Logan, cruzan desde Juárez (México) la frontera de EE.UU., donde esperan los otros niños. La salvación está en Canadá. “Hay millones de personas intentando cruzar alguna frontera para salvarse, están luchando por su supervivencia.

Patrick Stewart: “Los que nos oponemos a Trump, tenemos que oponernos, oponernos y volver a oponernos”

En este momento, Canadá es una solución”.“Hace una semana estuve en Washington con mi mujer, fuimos a ver a unos amigos, a reunirnos con ellos. Forman parte activa de la vida política allí. Me hablaron de muchas personas que conocen en Washington que están pensando en irse a Canadá. Así que no sé si es la vida que imita el arte o al contrario”, dice un hombre con conciencia, al que se le agrava el gesto cuando afirma: “EE.UU. y el mundo entero están en peligro por ese hombre que ocupa el Despacho Oval. Tengo la sensación, después de estar allí, de que los que nos oponemos tenemos que oponernos, oponernos y volver a oponernos”.

Con el gen del teatro y los modales británicos en la sangre, Patrick Stewart explica correcto, casi cordial, que se niega a llamar presidente a Trump. “No pienso llamarle presidente porque sería un atentado, un ataque contra ese cargo”.

Orgulloso y feliz

“Llevo tres semanas rodeado por los medios de comunicación tan criticados por Trump. He dicho allí y en más lugares lo que pienso. A él le dará igual, dirá que el que piensa eso es solo un actor. Pues a mí me da igual lo que diga él de mí. Y me alegro de que esta película tenga tantos elementos de protesta, aunque eso era algo impensable cuando se rodó”.

Patrick Steward como capitán Picard

“Nunca fue el objetivo de productores y guionistas dar lugar a una reflexión tan profunda, pero finalmente lo han hecho. Y yo estoy orgulloso y feliz de formar parte de una película en la que uno de los principales fines del personaje, que es uno de los buenos, es el de llevar a estos niños a un lugar seguro”. Fin.

Si el mundo se terminara esta tarde

Inmenso talento del teatro, asociado a la Royal Shakespeare Company desde hace medio siglo y al Royal National Theatre hace treinta años, es obvio que no por casualidad ha convertido en iconos -paladines de la paz, de la ciencia y de la humanidad- a dos de sus personajes más populares.

Por supuesto, son el Capitán Jean Luc Picard de ‘Star Trek, la nueva generación’ y el Profesor X de ‘X-Men’.-En el Festival de San Sebastián, Max von Sydow se lamentaba de que, tras años de escenarios y un trascendental encuentro profesional con Ingmar Bergman, su carrera hubiera quedado marcada por el personaje del Padre Merrin, de ‘El Exorcista’. ¿Usted se lamenta de lo mismo con el Capitán Picard y Charles Xavier?

- Estoy orgulloso de mi aportación a la televisión con ‘Star Trek’ y al cine con Charles Xavier de ‘X-Men’. Si el mundo fuera a terminarse esta tarde, me sentiría satisfecho con lo que hubiera podido aportar con ello.

Es una respuesta amable, ¡tan cortés! (so polite), pero no es más que el principio del discurso de un hombre que, igual que reivindica el valor de todo ser humano, también se reivindica a sí mismo como profesional.

La pregunta no le fatiga, le irrita, aunque su elegancia no le permitiría nunca demostrarlo de forma muy evidente. “A Max von Sydow, muchos años atrás hice con él una película, ‘Dune’, le conozco de muchísimas películas además de esa, no solo le conozco por ‘El exorcista’. ‘Star Trek’ y ‘X-Men’ representan una parte modesta de mi carrera de más de cincuenta años y de cuando en cuando me topo con personas que no las mencionan.

He hecho mucho Shakespeare, mucho teatro, he trabajado en muchas otras películas, pero sin duda el grupo grueso de mis espectadores está en ‘Star Trek’ y ‘X-Men’ y eso está bien”.

¿Patrick Stewart o el Capitán Picard?

Genio de la ciencia, telépata, experto en genética y mutación, capaz de leer, controlar e influir en la mente humana, parapléjico, gran humanista.

De Charles Xavier dice que está orgulloso y que, aunque no quería creer a Hugh Jackman cuando le decía que esto era el final, ahora sabe “que tenía que haber un final, una despedida a la franquicia y que no había otra mejor que esta película. Los últimos días he aceptado con calma que esto ya se está produciendo. Así que diré que es mi adiós también”.

Del Capitán Jean Luc Picard, sin embargo, no puede, ni parece que quiera de ninguna manera separarse. Especialista en arqueología y en Shakespeare, con un implante partenogenético en el corazón, inventor de la maniobra Picard –más rápido que la luz-, con una ética intachable, maestro en el debate y leal siempre, sea cual sea la situación, a las soluciones pacíficas, sigue enganchado a este personaje hasta el punto de que el próximo verano acudirá a una convención trekkie en Las Vegas, coincidiendo con los 30 años del nacimiento de ‘Star Trek, la nueva generación’.

¿Es Patrick Stewart el que sueña con la paz y la justicia en el universo o es el Capitán Picard que ha seguido y sigue todavía dentro de él? Sea como sea, larga y próspera vida Sir Patrick Stewart.