Público
Público

Patrimonio Histórico veta la subasta de los grabados de Goya del Ateneo

La institución cultural decidió vender  'Los caprichos' y 'Los desastres de la guerra' para tapar el agujero económico que ha causado la supresión de las subvenciones públicas. La Comunidad de Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo Regional de Madrid de Patrimonio Histórico, reunido este miércoles, ha acordado suspender la subasta de la serie Los caprichos y Los desastres de la guerra, de Francisco de Goya, prevista por el Ateneo de Madrid para mañana, día 21, según han informado fuentes de este organismo.

Estas obras, conformadas por decenas de grabados, forman parte de los fondos bibliográficos de la institución desde finales del siglo XIX. El órgano asesor considera que ambas series forman parte esencial de los fondos protegidos de la biblioteca del Ateneo de Madrid y ésta, a su vez, es una pieza clave de la declaración de Bien de Interés Cultural de la institución.

Además, en su valoración, el Consejo Regional ha tenido en cuenta que la serie Los desastres de la guerra es primera edición (primera tirada de grabados), y Los caprichos, segunda. 'Su venta supondría una pérdida irreparable de los valores histórico-artísticos que fueron considerados en su día para que el Ateneo fuera declarado Bien de Interés Cultural', han destacado.

El pasado día 14 de febrero la Comunidad de Madrid comunicó al Ateneo  que, antes de proceder a la subasta de bienes incluidos en la declaración BIC, debía contar, tal y como establece la legislación vigente, con la autorización de la Dirección General de Patrimonio Histórico, previo informe del Consejo Regional de Patrimonio Histórico. Tras varias reuniones con representantes del Ateneo celebradas en las últimas semanas para examinar las diversas obras que dicha institución tenía previsto subastar, los técnicos en Patrimonio Histórico han podido certificar que las dos obras citadas ya se encontraban en el edificio desde 1863 y, por tanto, formaban parte de su patrimonio bibliográfico que se encuentra expresamente protegido como BIC desde el año 1992.

La declaración protege como parte del Bien de Interés Cultural todos los fondos bibliográficos y hemerográficos que se hubieran incorporado a la Institución por cualquier vía (adquisiciones, donaciones, etc.) desde el origen de la institución hasta diciembre de 1936.