Público
Público

Peter Mullan mira a su juventud y carga contra la violencia callejera

'Neds' se estrena después de hacerse con la Concha de Oro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Peter Mullan (Escocia, 1959) estuvo en una banda callejera cuando era chaval en el Glasgow de los setenta. Su padre era un 'bruto' y la situación en casa era, 'por decirlo de un modo suave, inestable'. Rasgos que el actor y director de 51 años ha volcado en el protagonista de su película Neds (No educados y delincuentes), que se estrena mañana, después de obtener la Concha de Oro del Festival de San Sebastián y la de Plata por la interpretación del joven debutante Conor McCarron.

El filme, que recoge el testigo del cine social británico que Mullan ha mamado de Kean Loach (con quien trabajó en Mi nombre es Joe y Riff Raff), retrata el errático paso de un chaval hacia la delincuencia callejera, en parte debido a la segregación que fomenta el sistema educativo. 'Hoy la educación está aún peor que en los setenta, y las diferencias entre los que tienen y los que no se han ampliado', sostiene Mullan en conversación desde Escocia. A primera vista, se podría relacionar Neds con This is England: ambas retratan la delincuencia juvenil y la fascinación por la tribu de unos chavales working class. Pero Mullan cree que la mayor diferencia es que su referencia es más cinematográfica y menos musical que en la película de Shane Meadows y su mirada, menos nostálgica.

Como el joven protagonistra de Neds, Mullan también creyó que estar en una pandilla era una forma de ejercer cierta militancia antisistema. 'Hasta que me di cuenta de que las estructuras de las bandas son todo lo contrario, reproducen valores fascistas como el honor y las estructuras de poder', apunta. 'El tema de la película es la autoestima', añade.

En su tercer filme como director, después de Orphans y La hermanas de la Magdalena, ambas ampliamente premiadas en la Mostra de Venecia, Mullan vuelve a mostrar que el cine es para él un asunto de responsabilidad. 'Quiero hablar de temas que preocupen, de cosas que nos hagan pensar'.

Algo que dice que hará la última película en la que ha trabajado como actor, el drama bélico War Horse, de Spielberg. 'Con él me di cuenta de que un buen director es el que sabe dar confianza a sus actores', concluye.