Publicado: 28.11.2013 22:00 |Actualizado: 28.11.2013 22:00

PlayStation 4 aterriza en Europa para echar a volar

La consola de Sony sale al mercado en el continente como la más potente de la nueva generación. La compañía promete contrarrestar en los próximos meses su exiguo catálogo de juegos actual para responder a las a

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nueva generación ya está aquí. PlayStation 4 (PS4) sale a la venta este viernes en España y el resto de Europa y con su lanzamiento completa el aterrizaje de la next-gen de videojuegos. La consola de Sony llega al viejo continente con la vitola de ser la máquina más potente, reforzada, además, por el respaldo de la crítica, los desarrolladores de juegos y, sobre todo, el público.

Todo, o casi todo, lo que rodea a PlayStation en su cuarta aventura parece ideal. Este escenario tan favorecedor no ha salido de la nada. La empresa japonesa se ha encargado de marcar las distancias, al menos sobre el papel, sobre sus rivales, gracias, entre varias cosas, a una gran campaña de marketing. Supo venderse como la opción primordial ante los mensajes contradictorios lanzados por Microsoft durante la puesta a punto de su Xbox One, frente a la que la negra de Sony cuenta con la ventaja añadida de un precio de 100 euros más bajo.

PlayStation 4 llega a Europa arropada por la industria y los jugadores

La consola, ideada por Mark Cerny, ha sido gestada durante cinco años, durante los cuales se recabaron las opiniones de diferentes estudios, algo que ha resultado vital. Este proceso ha derivado en una plataforma que ofrece, ya no sólo una mayor potencia de procesamiento, mejores gráficos y más fluidez, sino también facilitar el trabajo técnico de los desarrolladores para hacer olvidar la compleja arquitectura de PlayStation 3 tan criticada.

"Hemos aprendido de los errores del pasado", apunta James Armstrong, director general de Sony España, durante un encuentro con Público en la puesta de largo de PlayStation 4 este jueves en Madrid en la que Sony ha abierto las puertas de sus oficinas al público.

"Fuimos arrogantes. Hemos aprendido de los errores del pasado"

"Fuimos arrogantes, el precio de PS3 no nos benefició y además no ayudamos a los desarrolladores. Ahora queremos ser sus preferidos para sus creaciones", apunta el directivo, que destaca la situación "favorable" con la que cuenta PS4 y que recuerda a los mejores tiempos de la época de la primera PlayStation y de su sucesora, que aún sigue siendo la consola más vendida de todos los tiempos.

"En la anterior generación teníamos más competencia. Nintendo va a estar un poco más light en los próximos años. Parece que el camino que abrió con Wii ya ha pasado de moda y todo apunta a que la demanda de juego se va a consolidar mucho más a PlayStation y Xbox", argumenta Armstrong. "Tenemos muy buenas expectativas, la preventas y las reservas nos ponen en muy buena situación", se felicita.


Frente a la previsión que muchos analistas hacen del declive de las consolas tradicionales frente a tablets y smartphones, Armstrong es tajante: "La experiencia que ofrecemos con PS4 es muy superior a la que ofrecen otro tipo de dispositivos". Insiste en que el modelo "no sólo va a sobrevivir, sino que incluso va a tener un gran éxito", al tiempo que lamenta que la nueva generación no haya llegado "tres años antes. Es positivo para la industria cambiar de hardware, los jugadores quieren cambiar de máquina, no pueden estar siete u ocho años con la misma".

Sin embargo, si de algo cojea la nueva PlayStation es por el catálogo de juegos con el que se presenta. Las bajas de última hora han dejado a Killzone: Shadow Fall y Knack como los dos únicos títulos exclusivos con los que Sony salta a la cuarta generación. Enfrente está la propuesta de su rival e, incluso, lanzamiento tan potentes para PS3 como GTA V, The Last of Us, Beyond: Dos almas o el próximo Gran Turismo 6.

Sony espera vender en España 500.000 unidades de PS4 en su primer año y cinco millones en todo el mundo en seis meses

Armstrong defiende que no tienen nada que envidiar a la oferta de One ya que también cuentan con los juegos de las franquicias third party: Assassin's Creed 4: Black Flag, Battlefield 4, FIFA 14, Call of Duty: Ghosts, NBA Live o NBA 2K14, entre otros. Sony insiste en que tiene actualmente 140 títulos en desarrollo, como los ansiados Destiny o Watch Dogs, de Activision y Ubisoft, para los que todavía hay que esperar, además de Resogun y Contrast, los juegos que inaugurarán el nuevo servicio de PlayStation Plus y el modelo, esta vez ya sí de pago, de juego online.

En este punto, el directivo hace especial hincapié no en lo que ha llegado, sino en lo que llegará. "Tenemos equipos de desarrollo garantizados que nos ofrecerán los mejores productos en muy poco tiempo", promete sin dar fechas exactas. En el horizonte se vislumbran un nuevo Uncharted, la secuela de Infamous Second Son, el esperado DriveClub, el inédito The Order 1886, un título de acción ambientado en el Londres de la época victoriana, y "por qué no un GT 7 o un GT 8".

Sony espera comercializar cinco millones de PS4 antes de que termine su año fiscal en marzo de 2014. De momento, los resultados le están dando la razón: en sólo un día, vendió en EEUU un millón de unidades, la misma cifra conseguida por Microsoft en 13 países y a la que PS3 no llegó hasta el tercer mes.

"Los jugadores quieren cambiar de máquina, no pueden estar siete u ocho años con la misma"

En lo que respecta a España, el también consejero delegado de PlayStation para el sur de Europa destaca que el que fuera el cuarto mercado más importante para PlayStation -ahora es el séptimo- "sigue siendo muy importante". Armstrong prevé que PS4 venderá en España 500.000 unidades en sus primeros doce meses y confía, sin dar datos concisos, en que supere los hasta ahora casi tres millones vendidos de PS3, lo que, a su juicio, "sería una barbaridad".

El directivo reconoce que el stock actual no será suficiente para satisfacer la demanda y prevé que la primera tanda de consolas se agotará el lunes. "Hemos hecho un gran esfuerzo para sacar el producto antes de Navidad", se defiende. Consciente del problema de cara a que el jugador se decante por la competencia, destaca que "renovaremos la disponibilidad en las tiendas de forma semanal".

Armstrong pone también sobre la mesa, cómo no, la coyuntura económica. "La crisis nos ha hecho mucho daño. Tenemos que entender que hay seis millones de parados. Los que nos compraron cuando lanzamos PS2 y PS3, están ahora sin trabajo y eso se nota mucho. La crisis nos obliga a bajar los precios, pero es difícil porque el coste de los componentes no lo permite", concluye.