Público
Público

El poeta sueco Tomas Tranströmer, Premio Nobel de Literatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Premio Nobel de Literatura 2011 se ha quedado en casa. El poeta sueco Tomas Tanströmer, eterno aspirante al galardón, se ha hecho con el mayor reconocimiento de las letras mundiales. Traströmer es el primer poeta galardonado con el Nobel desde que la polaca Wislawa Szymborska ganará en 1996.

La Academia Sueca ha valorado del escritor, que además es psicólogo y se dedica a la rehabilitación de delincuentes juveniles,  su capacidad para, 'a través de sus imágenes condensadas, traslúcidas' dar 'acceso nuevo a la realidad'.

Entre sus obras traducidas al español están El cielo a medio hacer (Nórdica) y Para vivos y muertos (Hiperion).

Su poesía, criticada en los años setenta por apartarse de la tradición, se apoya en un lenguaje modernista, expresionista y a veces surrealista, a partir de una serie de retratos de la vida diaria y de detalles de la naturaleza, donde destaca una penetración mística en los aspectos universales de la mente humana.

Ha recibido galardones importantes como el Premio Bonnier para la Poesía, el Premio Neustadt o el Premio Petrarch de Alemania.

Considerado por la crítica como uno de los poetas más brillantes de Suecia su nombre ya había sonado en varias ocasiones. Tanto es así, que el pasado año Wikipedia ya le concedió por error el Premio Nobel antes de que este fuera entregado.

La dotación económica del Nobel de Literatura asciende a 10 millones de coronas suecas, alrededor de 1,09 millones de euros. Es el cuarto premio que se ha anunciado este año tras los de medicina el lunes, física el martes y química el miércoles.

'El momento en que la niebla se disipa'

Nacido en 1931, estudio  literatura, psicología e historia de las religiones en la universidad de su ciudad natal, Estocolmo. Tranströmer debutó en 1954 con 17 dikter (17 poemas), un libro que lo situó como una de las voces con más proyección de su época.

Desde que fue introducido en EEUU por Robert Bly en la década de 1960, su fama internacional ha ido creciendo. Actualmente, está traducido a más de sesenta idiomas, lo que le convierte en 'uno de los poetas más grandes del mundo', según el secretario permanente de la Academia Sueca, Peter Englund.

En 1990 sufrió una apoplejía que le privó prácticamente del habla y dejó a medio hacer su libro Minnena ser mig (Los recuerdos me ven). Lo acabó tres años más tarde con la ayuda de su esposa Monica, gracias a la que también pudo escribir dos poemarios más: Sorgengondolen (La Góndola fúnebre, 1996) y Den stora gåtan (El gran acertijo, 2004).

Desde entonces no ha publicado nada más y ha preferido dedicarse a escuchar música, otra de sus pasiones, dando en la práctica por terminada una obra poética que, según su colega y amigo Lars Gustafsson, trata 'sobre el momento en que la niebla se disipa, cuando por un breve momento se rompe la cotidianeidad'.