Público
Público

El Póker se destapa

El juego de naipes experimenta en España un crecimiento espectacular entre profesionales, aficionados y ocasionales. Los más jóvenes llegan a él a través de internet

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mark Kroon sueña con disputar esta noche la final del torneo Full Tilt Poker Series, que se lleva disputado durante todo el fin de semana en el casino de Torrelodones.Kroon, de 47 años, ha venido desde Madison (Wiskonsin) a competir contra otros 231 jugadores de póker que sueñan con lo mismo: llevarse a casa los 110.000 euros reservados para el ganador. La inscripción cuesta 1.600 euros, pero 80 de los participantes, como es el caso de Kroon, se han clasificado por internet con cantidades mucho más modestas. 'He jugado unos 150 torneos como este, pero es la primera vez que vengo a España', afirma Kroon. Tras nueve años jugando y más de dos millones de dólares de ingresos este profesional del póker se plantea retirarse en 2015.

Hace un par de años resultaba imposible imaginarse un campeonato de póker tan importante celebrándose en España, que además cuenta con el apoyo de una gran producción televisiva. El boom internacional que el juego de cartas ha experimentado en la última década ha tardado un poco más en llegar a nuestro país, pero lo ha hecho con fuerza. 'Ahora calculamos unos 300.000 jugadores en España. Pero en los próximos años podemos llegar a 1,2 millones de usuarios entre profesionales, amateurs y ocasionales', cuenta David Luzago, director técnico del torneo.

Luzago considera que ha mejorado mucho la mala fama que ha acompañado históricamente a este juego: 'Ha evolucionado muchísimo. Su imagen no se ha limpiado por completo, pero ha tomado un aspecto mucho más deportivo por los sistemas de competición'.

La explosión actual del juego de naipes también ha tenido su efecto llamada en internet. En nuestro país, además, las páginas de apuestas y póker se hallan en un limbo legal que ha beneficiado el contagio y el llamado efecto Moneymaker: en febrero de 2003, el estadounidense Chris Moneymaker se apuntó a un torneo de póker online que costaba apenas unos 40 dólares y cuyo premio final era participar en las Series Mundiales, el principal campeonato del mundo que se celebra anualmente en Las Vegas. Este jugador amateur fue pasando rondas y terminó ganando la mesa final. Había transformado sus 40 dólares en 2,5 millones de dólares.

Un factor determinante en la expansión del póker es que ahora el principiante no se deja una fortuna antes de alcanzar un nivel de conocimiento básico. No hay que irse demasiado lejos: la aplicación de Facebook, que usa fichas virtuales en lugar de dinero real, cuenta ya con más de 15 millones de usuarios.

Los jugadores profesionales desprecian las partidas gratuitas, ya que consideran que en ellas se pierde el espíritu del juego, en el que siempre se debe apostar algo de valor para que cada mano importe y pueda ser tomada en serio. Pero sirve de puerta para muchos otros. 'Un amigo me habló del juego en marzo de 2008, y luego lo fui viendo por la tele. Primero probé en Facebook y después fuimos quedando para jugar varios amigos que habíamos empezado de la misma forma', cuenta RaúlCarrillo, un madrileño de 32 años. Carrillo y sus amigos suelen quedar una noche al mes para jugar un par de partidas en las que ponen diez euros por persona.

Este suele ser el proceso habitual antes de acabar entrando en Pokerstars o Full Tilt, las dos páginas que dominan el mercado del póker online. Iñaki Luque es uno de los pioneros del póker en internet en España. Luque (Madrid, 1980), que se dedica exclusivamente al póker desde hace dos años, dejó la carrera de Psicología y aparcó sus planes de convertirse en piloto por los naipes. 'Gano una media anual de 30.000 euros pero este año será algo más', cuenta tranquilo. En 2006 logró imponerse en un torneo online de 312 jugadores que le valió una invitación para las Series Mundiales en Las Vegas en las que se quedó a las puertas de los premios importantes.

'En 2001 vino un amigo de Noruega y nos enseñó el Texas (póker descubierto). Al principio no nos hizo mucha gracia porque estábamos acostumbrados al típico de cinco cartas. Con el tiempo nos fuimos enganchando y al final mis amigos ya no quieren jugar conmigo. Lo malo es cuando tienes una mala racha. Entonces tienes que saber parar. Yo me pongo a hacer deporte para desconectar', afirma Luque, quien juega con horarios que él mismo se impone: unas cinco partidas simultáneas en la web Alucinapoker.

Luque es consciente de las limitaciones a las que se enfrenta: 'Al no tener patrocinador es muy complicado hacerte rico. Ellos pagan las inscripciones de los torneos y así todo es más fácil'. Para lograr un patrocinador hay que ganar varios torneos como el que se juega este fin de semana en Torrelodones. Al ver las mesas se constata el mayor fracaso del póker en España: la ausencia de mujeres en las mesas. De los 232 asistentes sólo 5 son mujeres. En un extremo de las 30 mesas que ocupan la sala de verano del casino está Pernilla Ambjornsson, una sueca de 38 años. 'En los torneos siempre hay más hombres, pero en España e Italia casi no hay chicas', cuenta Ambjornsson. La sueca, con la cabeza rapada al 2, no es de las que se dejan intimidar: 'Me hago respetar con mi aspecto, que es bastante unisex, y con mi estilo de juego, que es muy agresivo'.

Luzago tiene claro que la falta de mujeres sigue siendo una rémora. 'Cuando empezamos con la escuela de póker en España sólo había un 5% de mujeres jugadoras y es un porcentaje que no ha variado mucho durante los últimos años', cuenta Luzago poco después de dar el discurso de bienvenida a los participantes.

Antes de empezar a jugar, todos los asistentes tienen que firmar un contrato en el que ceden sus derechos de imagen. La partida final se realiza en una mesa que permite que los jugadores muestren sus cartas cubiertas a una pequeña cámara. En la posterior retransmisión televisiva, las manos serán comentadas al detalle y con su correspondiente probabilidad de éxito por varios expertos en póker.

Muchos han venido con camisetas de los equipos de póker a los que pertenecen. Abundan los jóvenes y nórdicos, el perfil típico de jugador de internet. Algunos españoles reconocen a rivales habituales al buscar sitio. 'Mira cuantos pescaditos tenemos aquí', dice un hombre de 40 años, mientras observa una mesa llena de jóvenes que le retan para más adelante. Muchos otros se están haciendo fotos con Juan Carlos Mortensen, el único español en ganar las Series Mundiales de Póker. Mortensen está patrocinado por la empresa organizadora, que lo trae como reclamo y aliciente para el resto de jugadores. Si alguien consigue eliminarle obtendrá 4.950 euros de premio. Se trata de una doble ventaja paraMortensen, que además de tener la inscripción cubierta puede obtener muchas fichas de jugadores que pretendan ganarle con rapidez.

La sonrisa de Mark Kroon hadesaparecido. 'Acabo de ver a Mortensen', le dice con cara seria a su mujer. Se despiden y él busca su sitio. Ella anuncia que aprovechará las largas horas de las partidas para hacer algo de turismo.