Publicado: 19.11.2013 16:07 |Actualizado: 19.11.2013 16:07

Poniatowska, la princesa renegada

Descendiente del último rey de Polonia, tuvo que huir de París a los diez años por la II Guerra Mundial. En México narró como pocos las penurias sociales desde el periodismo y la literatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La escritora mexicana Elena Poniatowska, galardonada con el Premio Cervantes 2013, ha dedicado su vida al periodismo y a la literatura y es también una intelectual comprometida con el mundo que le ha tocado vivir.

Poniatowska ha visto recompensada su trayectoria con múltiples galardones, entre ellos el Nacional de Periodismo de México (fue la primera mujer que lo obtuvo), el Mazatlán de Literatura, el Alfaguara de novela, el Nacional de Ciencias y Artes, el Rómulo Gallegos y el Biblioteca Breve.

Defensora de causas sociales, Poniatowska nació en 1932 en París, vive en México desde 1942 y tiene nacionalidad mexicana desde 1969. Su verdadero nombre es Héléne Elizabeth Louise Amelie Paula Dolores Poniatowska Amor. Es hija de la mexicana Paula Amor y del descendiente del último rey de Polonia, el príncipe Jean E. Poniatowski, por lo que su familia paterna la bautizó como La princesa roja.

La Segunda Guerra Mundial obligó a la madre de la escritora a dejar París y a partir al sur de Francia junto con sus dos hijas, para luego establecerse en México, mientras su padre luchaba con el ejército francés y participaba en el desembarco de Normandía.

Tras una formación inicial en lengua inglesa y castellana, en 1949 fue enviada a estudiar en un internado religioso de EEUU y al regresar a México en 1953 comenzó a trabajar en el periódico Excélsior, donde a través de una entrevista diaria retrató la realidad de su país en los años cincuenta. A partir de 1954, cuando publicó su primer libro, Lilus Kikus, Poniatowska alternó su trabajo periodístico con su creación de ficción.

Un año después del nacimiento de su primer hijo, Emmanuel, en Roma, escribió la obra teatral Melés y Teléo: apuntes para una comedia. En 1959, su entrevista con el astrofísico mexicano Guillermo Haro será determinante en su vida, ya que se casará nueve años después con él, el mismo año en que se produjo la masacre contra el movimiento estudiantil en la Plaza de las Tres Culturas de México.

Poniatowska empezó a recopilar testimonios del suceso que acabó convirtiendo en el que, junto con la novela Hasta no verte Jesús mío (1969), es uno de sus libros más conocidos: La noche de Tlatelolco: testimonios de historia oral, con el que ganó el premio literario Xavier Villaurrutia, galardón que rechazó.

Otras obras ligadas al periodismo literario, el género que más ha cultivado, han sido recopiladas en los siete volúmenes de Todo México (1991-1999); Domingo siete (1982) y Palabras cruzadas (1961).

En otras ocasiones, Poniatowska escribe obras híbridas entre el reportaje, la crónica y el ensayo, como en Las siete cabritas (2000), o Querido Diego te abraza Quiela (1976), Tinísima (1992), Las soldaderas (1999) o La herida de Paulina: crónica del embarazo de una niña violada (2000), en las que habla de la condición femenina.

Su carrera está jalonada de innumerables premios de prestigio como el Mazatlán por Hasta no verte Jesús mío; el Nacional de Periodismo (1978), el Alfaguara de novela 2001 por La piel del cielo; el Rómulo Gallegos 2007 por El tren pasa primero o el Biblioteca Breve 2011 por Leonora, sobre la vida de la artista surrealista Leonora Carrington.

Asimismo, ha sido distinguida con el doctorado honoris causa por varias universidades, entre ellas las mexicanas Nacional Autónoma, Sinaloa (1979) y Toluca, así como por Columbia (Nueva York, EEUU), Florida (EEUU), la de Puerto Rico y por la National Hispanic University (California). En 2007, el gobierno de la Ciudad de México instauró el Premio Iberoamericano de novela que lleva su nombre, en reconocimiento a "su ambición literaria, la subversión y el talento infinito de esta gran dama de las letras", a la que muchos consideran ya "un clásico vivo".