Público
Público

Portal Latino, la trampa estaba dentro de la SGAE

Microgénesis fue accionista de la firma junto a SDAE hasta 2004

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Sociedad Digital de Autores y Editores (SGAE) se cerró el pasado lunes como una ostra tras su Junta Directiva. Con Caco Senante y Víctor Manuel como representantes más activos, desde la SGAE se esforzaron en definir una clara línea de división entre el correcto funcionamiento de la gestora de derechos y el abuso (de confirmarse las sospechas de la Audiencia Nacional) de unos directivos que presuntamente crearon un cauce de desvío de fondos de la recaudación hacia sus empresas. Dentro nada sabían, nada vieron. Y eso que se tomaron las precauciones necesarias.

Esa división entre la SGAE y el ovillo de empresas enganchado a Microgénesis (la firma que facturó durante una década varias decenas de millones de euros procedentes de la SGAE), llevó incluso a Caco Senante a empeñar su palabra ante las cámaras al decir que José Luis Rodríguez Neri, directivo de SGAE y SDAE y nexo con Microgénesis, 'cuando ingresa en esta casa, presenta unas certificaciones notariales en las que se desvinculaba de su anterior empresa, y ante una certificación notarial, como Junta Directiva, teníamos que respetarla'. Corría el año 2000 cuando Neri se convierte en director general de SDAE (Sociedad Digital de Autores y Editores). ¿Se desvinculó entonces?

El Gobierno del PP también prestó sin interés casi un millón de euros

El registro mercantil da una visión muy diferente. No sólo Neri, sino otra serie de imputados en el marco de la operación Saga (Eva García Pombo, Rafael Ramos y el propio Teddy Bautista) se sentaron, al menos hasta 2006, en el consejo de administración de una de las empresas del grupo SGAE, Portal Latino.

La gestora de derechos no era el único accionista (a través de su filial tecnológica, SDAE) de Portal Latino. El 14,76% del capital de la compañía que desarrolló La Central Digital pertenecía a Microgénesis hasta 2004. En las cuentas de 2005, la compañía del entorno de Neri desaparece del accionariado sin más explicación. No se habla de venta, solo se recoge una ampliación de capital realizada en los primeros meses de 2006, que habría sido suscrita íntegramente por SDAE.

El administrador que firmaba las cuentas era, y seguía siendo en 2009 (últimas presentadas ante el registro), José Luis Rodríguez Neri.

Precisamente en los años en que Microgénesis deja de figurar como accionista de Portal Latino empieza a mejorar su facturación. La empresa, controlada desde 2004 por María Antonia García Pombo, mujer de Rafael Ramos, pasa de facturar 1,7 millones en el ejercicio anterior a 3,4 millones. Microgénesis no bajará de 3 millones de ingresos ningún año desde ese momento, y en 2008 y 2009, se disparan hasta cerca de cinco millones cada año.

En la Asamblea de la SGAE de 2007, un autor, Luis Cobo Manglis, socio de la gestora, sube al estrado para denunciar la relación presuntamente fraudulenta que existe entre SGAE y Microgénesis. La jornada terminará con Manglis sancionado por varios años. Nadie de los presentes miró nada. La operativa continúa.

En 2009, Portal Latino está en causa de disolución (no tiene para pagar con sus posesiones lo que debe) y es rescatada, con una ampliación de 1,12 millones por su socio, la SDAE. Lo curioso es que ese año, la SDAE es rescatada con un préstamo participativo de 4,3 millones por su socio, la SGAE. Y todo ese desequilibrio que absorbe derechos de autor se debe a la facturación de servicios exteriores a Microgénesis. Portal Latino factura en 2009 casi un millón de euros (la mayoría a SGAE) pero lleva dos años sin tener personal ninguno contratado. Y sigue perdiendo dinero.

Por otro lado, si SDAE logró préstamos por más de dos millones de euros a tipo de interés cero del Ministerio de Industria del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, su filial Portal Latino logró 792.623 euros del Gobierno de José María Aznar con cargo al programa Profit del Ministerio de Ciencia y Tecnología, también a interés cero. Aún debe parte.