Publicado: 05.02.2014 18:59 |Actualizado: 05.02.2014 18:59

Portugal insiste en vender los Miró y culpa a Christie's de irregularidades en el envío

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, insistió hoy en que el Gobierno intentará vender las 85 obras de Joan Miro, propiedad del Estado luso, y atribuyó a Christie's las irregularidades detectadas en el envío del lote.

"La casa de subastas (Christie's) se encargó de tratar todo el proceso", explicó a los periodistas Passos Coelho, quien señaló que los plazos de entrega y otros procedimientos fueron competencia de Christie's y no del Estado portugués. A pesar de que el Tribunal Administrativo de Lisboa decidió no suspender la venta de las obras este martes, en contra del parecer de la Fiscalía lusa, la casa de subastas londinense Christie's anunció su cancelación unas horas más tarde por las "incertidumbres legales" en torno al proceso.

El primer ministro expresó su deseo de vender "en el corto plazo" el acervo de Miró, del que se apropió el Estado luso por la quiebra del Banco Portugués de Negocios (BPN), para mitigar el impacto que costó a los contribuyentes salvar este banco intervenido en el 2008.

Además, aclaró que las obras de este autor no son una prioridad cultural del Ejecutivo conservador. "Si tuviese la posibilidad de invertir para recuperar obras relevantes para nuestra cultura, tendría una lista de prioridades muy diferente" a las de quedarse con el acervo de Miró, arguyó el jefe de Gobierno.

En cualquier caso, incidió en que no existen condiciones económicas para mantener las obras en Portugal, país que atraviesa una dura crisis desde 2010, y calculó que su mantenimiento costaría al Estado entre 35 y 40 millones de euros (47 y 54 millones de dólares), la misma cantidad que pretendía recaudar en la subasta frustrada. "El Estado no tiene esos millones para invertir en aquellas obras", ahondó Passos Coelho.

El presidente de Portugal, el conservador Aníbal Cavaco Silva, evitó pronunciarse sobre la polémica subasta y se limitó a lamentar que el asunto se haya convertido "en arma arrojadiza" entre los partidos políticos.

La suspensión del proceso nació de la iniciativa de cinco diputados del principal partido opositor, el Socialista (PS), quienes pidieron a la Fiscalía lusa que paralizase la venta de los 85 Miró, tasados este año en 35 millones de euros (47 millones de dólares).

Las mismas obras tenían un valor estimado en 80 millones de euros (108 millones de dólares) en 2008, según los detractores de la subasta, agrupados en un foro en internet en el que ya cuentan con más de 9.000 firmas de apoyo.

La propia Fiscalía apreció irregularidades en la expedición al no cumplirse los plazos legales previstos en la ley, por lo que pidió su suspensión en dos ocasiones: este martes, cuando fue revocada por el Tribunal Administrativo de Lisboa, y hoy mismo.

Ese Tribunal dio entonces vía libre a la operación por considerar que la decisión de vender las obras no había sido tomada por el Gobierno sino por el Consejo de Administración de la sociedad pública que figura oficialmente como propietaria de las piezas.

Sin embargo, el juez ya precisaba en su fallo que en el traslado de las obras hasta Londres para ser subastadas en la casa Christie's se habían producido irregularidades.