Público
Público

Las primeras grabaciones de Dylan saldrán en un recopilatorio

Se incluirán 15 composiciones que nunca vieron la luz oficialmente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sello de Bob Dylan ha desempolvado 47 grabaciones del cantante entre 1962 y 1964, en la última incursión en sus extensos archivos.

'The Bootleg Series Volume 9 -- The Witmark Demos' saldrá previsiblemente a la venta el 19 de octubre, el mismo día en que Columbia Records también sacará nuevas mezclas mono de los primeros ocho álbumes de Dylan en una misma caja.

Columbia lanzó su 'Bootleg Series' en 1991, y el último recopilatorio del artista fue 'Tell Tale Signs' en 2008.

Las grabaciones Witmark, que se han pasado desde hace mucho entre coleccionistas, incluyen las primeras versiones de canciones como 'Blowin' In The Wind, 'The Times They Are A Changin'' y 'Masters Of War'.

Dylan, acompañado sólo por su guitarra acústica, la armónica y ocasionalmente el piano, las grabó para su primer sello, Leeds Music, en enero de 1962, y para el segundo, M. Witmark & Sons, entre 1962 y 1964, todas ellas antes de cumplir 24 años.

Los sellos, a cambio, dieron las canciones a otros artistas, y así es cómo llegaron a ser grabadas por músicos como Peter, Paul and Mary y Stevie Wonder ('Blowin' In The Wind'), Judy Collins ('Tomorrow Is A Long Time') y los Byrds ('Mr Tambourine Man').

Columbia dijo que 15 de las composiciones nunca han salido a la venta oficialmente, aunque una de ellas, el relato sobre derechos humanos 'The Death Of Emmett Till', apareció en el recopiltorio de 1972 Smithsonian Folkways 'Broadside Ballads, Vol. 6: Broadside Reunion'.

La caja 'Bob Dylan - The Original Mono Recordings' comprende ocho álbumes reproducidos de las mezclas mono de primera generación, abarca el debut de 1961 con su nombre y llega hasta 'John Wesley Harding', de 1967. También incluye el disco doble 'Blonde on Blonde', de 1966. Muchos de estos álbumes fueron remasterizados en estéreo SACD en 2003.

El mono era a menudo la clasificación de reproducción preferida de Dylan y los Beatles (que reeditaron versiones mono de sus trabajos el año pasado), mientras que las mezclas en estéreo quedaban para ingenieros de estudio.