Público
Público

Privada, callejera e internacional

Hoy arranca la 55ª edición de la pasarela Cibeles, que ha cambiado su nombre por motivos de patrocinio. Más que nunca, la fiesta de la moda sale a las calles de la ciudad con desfiles en diferentes sedes, como la Embajada de Franc

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decía el filósofo Roland Barthes que la moda consiste en imitar lo que en principio se mostró inimitable. Nunca antes la semana de la moda de Madrid estuvo tan a la moda.

Y es que, tras 54 ediciones, su modelo de gestión ha evolucionado siguiendo la estela de las grandes capitales de la moda como Nueva York, París o Milán. ¿Inimitables? El paso más evidente en esta dirección es su nuevo cambio de nombre. La antes conocida como Cibeles y después como Cibeles Madrid Fashion Week ahora es la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM). Pero el verdadero motivo se esconde tras el naming del certamen. MBFWMha dejado de ser mayoritariamente pública (algo que la distinguía del circuito de parasarelas internacionales, todas privadas). Aunque siempre han estado presentes los desfiles independientes del Off, 100% costeados por cada diseñador.

Del presupuesto de Cibeles, ahora un 60% corresponde al sector privado

El presupuesto de la MBFWM, que arranca hoy y finalizará el domingo, es el mismo que el de la edición anterior (alrededor de 3 millones de euros). Pero, como explica a Público su directora, Cuca Solana, el patrocinio privado en esta ocasión 'asciende al 60% del presupuesto total, mientras que, en la edición pasada, la participación privada no superaba el 30%'. Ahora, un 5% corre a cargo de los diseñadores (y su cuota de 5.000 euros) y el resto lo cubre Ifema un consorcio formado por el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad, la Cámara Oficial de Comercio e Industria y Bankia.

Que nadie se equivoque, la semana de la moda de Madrid no comienza hoy con Roberto Verino, Juan Duyos o Victorio & Lucchino, entre otros, en Ifema. Hace ya dos días que la capital disfruta de las nuevas propuestas para el otoño-invierno que viene.

Cuca Solana: 'Se han acreditado el doble de medios extranjeros'

Esta edición, además de durar una semana completa algo inédito, es la más alternativa y callejera de todas. Catorce diseñadores han optado por presentar sus colecciones de forma independiente (nueve en el Off y cinco bajo la iniciativa de Madrid Fashion Show), lo que implica que la ciudad entera participe de la fiesta de la moda nacional con desfiles en diferentes localizaciones, como el Museo del Traje, el Westin Palace o incluso la Embajada de Francia. Cuca Solana considera lógico el desarrollo de estos desfiles fuera de la organización oficial: 'Hay mucho talento en este país y nosotros no tenemos espacio para todos'.

De esta forma, se están consolidando las tres vías para desfilar dentro de la semana de la moda de Madrid (MBFWM, Off y Madrid Fashion Show), que, además, en esta ocasión, es la encargada de abrir la temporada del circuito internacional otoño-invierno 2012. 'Todos son cambios tremendamente positivos', opina Cuca Solana.

Las viejas excusas de coincidencia temporal con la pasarela londinense o de situarse entre las de Nueva York y Milán ya no sirven. Ahora Madrid y su moda pueden, y deben, luchar por ser el foco de atención mediática y de compradores. El diseñador Rabaneda cree que antes 'salía perdiendo Cibeles al coincidir con rivales de ese calibre' y que un patrocinador 'tan consistente le proporciona la visión internacional que le hace falta'. Cuca Solana apoya el cambio de fecha con datos: 'Tenemos el doble de medios extranjeros acreditados'. La directora de MBFWM opina que la mejora en el calendario y la inclusión de la pasarela en el circuito de las patrocinadas por Mercedes-Benz (entre las que se encuentran Nueva York y Berlín) supone 'un empujón importante para Madrid', pero asegura que España tiene diseñadores que 'están a la altura de las demás capitales'. Este es el momento de demostrarlo.

Se ha disparado el número de desfiles independientes en esta edición

Dos de las jóvenes promesas del diseño nacional, Juan Vidal y Etxeberría, unirán sus fuerzas el próximo sábado para presentar sus colecciones de forma conjunta en la sede del Ballet Nacional. Son dos de los protagonistas del Off, en el que también se encuentran Antonio García, Sin Patrón, José Matteos y María Lafuente, entre otros. 'Sería inviable afrontar el coste solo', explica Vidal. Aunque el alicantino acaba de colocar su última colección en Spiga 2, la tienda multimarca que Dolce & Gabbana regenta en Milán para diseñadores emergentes, espera que su desfile en Madrid le ayude a encontrar apoyo financiero.

Etxeberría, por su parte, ha utilizado el trampolín que supone haber ganado dos años consecutivos el premio L'Oréal en El Ego ,plataforma de MBFWM para nuevos diseñadores, para dar un paso adelante en su carrera. 'La del desfile es una inversión que hay que hacer para que te conozcan a ti y tu producto', explica. Lo mejor de Ifema, confiesa, es la infraestructura, pero en el Off siente que gana en 'libertad', pero también en responsabilidades.

Según los diseñadores, el Off ofrece libertad e Ifema comodidad

Dentro de la opción independiente, también existe la posibilidad de desfilar en la plataforma Madrid Fashion Show. Esta iniciativa celebra su segunda edición de vida aumentando el número de diseñadores, jornadas y sedes. Uno de sus fundadores, Francisco Toledo, asegura que dan la oportunidad a los creadores que prefieren 'ir por libre para hacer propuestas adaptadas a su creatividad'.

Alvarno, Rabaneda, Jorge Acuña, Alberto Puras y Santiago del Palacio han apostado por este vía. Para ello, han abonado una cuota que cubre el 10% del coste total (que ronda los 30.000 euros), cantidad similar a la que aportan los diseñadores de MBFWM, y el resto corre a cargo de MFS (apoyada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Universidad Complutense en cuestiones de infraestructuras y económicamente por diferentes patrocinadores). Así, los diseñadores sólo se preocupan de las colecciones y no de todo lo que supone organizar un desfile (casting, iluminación, sillas, maquillaje, música...).

La unión de estas tres formas de ver los desfiles repercute positivamente en una semana de la moda más completa. 'No somos competencia de la MBFWM', asegura Toledo. De hecho, ambas organizaciones se han reunido y han procurado no solapar los shows.

'No somos competencia para Cibeles', aseguran desde MFS

Rabaneda, que ya debutó en la pasada edición en el Off, cerrará la semana de la moda con su colección, Bendito el fruto de tu vientre, el próximo domingo, en la Telefónica Flagship Store. 'Haremos uso de la tecnología que ofrece para proyectar el desfile al exterior', explica el diseñador, ilusionado con la idea de que cualquiera que pase por la Gran Vía pueda ver su trabajo.

Francisco Toledo justifica la elección de la céntrica sede con su intención de 'vestir la ciudad de moda'. Según el responsable de MFS, la antigua Cibeles 'ha cerrado las puertas al público general'. Su concepción de los desfiles, asegura, llevará la experiencia de la moda a la calle, 'como ya se hace en otras ciudades'. Aunque la realidad es que, para alguien ajeno al sector, acceder a un desfile es muy complicado. Sin invitación del diseñador o del patrocinador, formar parte de ese público privilegiado es misión imposible.

MBFWM potencia cada edición, más si cabe, su Cibelespacio. Un lugar en el que las marcas organizan charlas, talleres y hasta desfiles y al que acudir resulta menos complicado. Redes sociales y blogs de moda llevan meses organizando sorteos de entradas a este espacio. Aunquealrededor de la MBFWM ronden cientos de personas con sus mejores looks, cargadas de regalos varios y nuevos peinados y maquillajes, lo de entrar al desfile sigue siendo otra historia. La democratización de la moda, al menos por ahora, se queda en poder llevar el último clon low cost.