Público
Público

Poco tiempo para probar y mucha excitación antes de presentar al nuevo Sr Nadie

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Voy a contaros cómo ha sido este 14 de agosto en Aranda de Duero en el festival Sonorama, que supone el debut en solitario de un proyecto, Sr Nadie, más o menos reciente (el disco salió hace apenas dos meses).

El festival es uno de esos ejemplos de cómo la música independiente tiene una cantidad de aficionados que no para de crecer. Este festival se ha consagrado de manera inteligente y siempre garantizando un muy buen cartel, del que destaco la actuación de The Raveonettes y haber desayunado al lado de Brett Anderson. Bueno, al grano, llegamos de Palma en avión a Madrid con todo el equipo que facturamos (guitarras, bajo, etc); nos recoge nuestro road manager [Sergi], con nuestro técnico de sonido [Álex]; un buen equipo de gente nos metemos en la furgo y directos hacia el norte. El viaje es relativamente corto y muy divertido, se nota que estamos con el gusanillo y una mezcla de nervios, ilusión, emoción y ganas de llegar y montar el equipo para empezar a sonar.

'Empiezo a cantar y mi sueño se ha cumplido otra vez. Vuelvo a sentirme feliz y se me olvida todo, nada me importa más que disfrutar tocando'

Lo primero es ir al hotel a contactar con las camas y dejar maletas. Este mola porque está en unas bodegas rodeado de viñas. Me es extraño que ahora duermo en una habitación solo (en Sexy Sadie siempre compartíamos). Cosas que tiene ir en solitario.

Comer bien siempre es importante el día del bolo (el día después comeremos barato, de resaca): espárragos, carne, vino y pan, muy rico. La siesta apetece y como la prueba es a las 18.00 horas tenemos un ratito. No consigo dormir porque estoy un poco tenso.

Llegamos puntuales para probar, pero como siempre ocurre nos hacen esperar. Después de que la banda anterior desenchufe, nos dan la mala noticia: sólo tenemos 15 minutos para probar. Esto es una putada porque lo normal es poder tener 30 o 40 y yo (supongo que debido a mi 'quiero que salga que te cagas') estoy preocupado por conseguir un Muy Buen Sonido que sólo lograremos con una prueba sin agobios ni estrés. Bueno, al final sale más o menos y nos vamos semitranquilos y convencidos de que el resultado será estupendo.

Llegó nuestra hora. Son las 23.30. Acabo de ver a Brett y como fan de Suede me ha emocionado y he pensado que él (como yo) está sufriendo a la vez que disfrutando del lanzamiento de un proyecto en solitario después de haber hecho seis discos en una banda.

Subimos al escenario, luces y humo a tope... De hecho me dirijo hacia el centro y por un momento no encuentro mi guitarra mientras la música intro está sonando y yo ya debería haber empezado a soltar acordes. Por fin encuentro mi sitio y mi Gibson. Empiezo a cantar y mi sueño se ha cumplido otra vez. Vuelvo a sentirme feliz y se me olvida todo, nada me importa más que disfrutar tocando y cantando mis canciones durante 45 minutos, muchas caras felices de gente que canta y cuando llegamos al single la audiencia me ensordece con el 'me dueeeeeele la cabeza !'... Todo ha merecido la pena. Esos tres años escribiendo canciones, grabando maquetas, y ensayos y más ensayos han cristalizado por fin.