Publicado: 25.02.2014 20:09 |Actualizado: 25.02.2014 20:09

Los problemas laborales se llevan a escena en 'La punta del iceberg'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director Sergi Belbel se embarca en el mundo de las relaciones humanas en el trabajo de la mano de La punta del iceberg, una obra escrita por el canario Antonio Tabares y que a partir de mañana llenará el patio de butacas del Teatro de La Abadía de Madrid.

El detonante argumental de esta producción teatral es el suicidio de tres trabajadores de una gran multinacional, lo que motivará la llegada de Sofía, una alta directiva -a la que da vida la actriz Nieve de Medina- que comenzará a investigar por qué se ha llegado a esa situación.

Tabares encontró la inspiración para escribir el libreto al conocer una historia real acontecida en 2007, cuando tres empleados de una compañía francesa se quitaron la vida, algo que le hizo ahondar en la paradoja que implica que "el medio con el que se supone que tenemos que ganarnos la vida, provoque que nos la quitemos".

Así lo ha explicado el dramaturgo en la presentación de la obra, celebrada hoy, en la que Tabares ha indicado que quería plasmar "cómo el trabajo nos condiciona para entender el mundo y nuestro sentido de la existencia".

Una sucesión de encuentros entre la protagonista y el personal de la multinacional -con el rostro de actores como Eleazar Ortiz, Montse Díez y Luis Moreno- irá desvelando los diferentes aspectos y conflictos laborales a priori invisibles que se encuentran, como indica el título de la obra, bajo la "punta del iceberg".

De esta forma, el autor plantea problemas como que "el producto sea más importante que quien lo hace" o "la maternidad y el deseo de tener una vida personal aparte de la estrictamente laboral", como señala a Efe Tabares, quien cree que "la obra puede ayudar a que muchas personas se replanteen su propia realidad".

Además, Belbel también destaca que uno de los aspectos más relevantes en la obra es "el paso del tiempo", reflejado en cómo la protagonista pasa de "pintar las fachadas de los bancos" a estar en un cargo de responsabilidad, es decir, en "el otro lado".

"Con el tiempo, se caen los ideales y te topas con una realidad que no es la que habías proyectado", afirma el director, quien ya tuvo en sus manos obras teatrales que giran alrededor de la problemática laboral: "El método Grönholm" y "Después de la lluvia", escrita por él.

Ahora llega "La punta del iceberg", cuyo texto, firmado por un desconocido Antonio Tabares, llegó a manos de Belbel por correo cuando era director del Teatre Nacional de Catalunya y le sorprendió tanto que tuvo claro que quería llevarla a escena.

Por su parte, el actor Luis Moreno se muestra orgulloso de participar en un proyecto que lleve a las tablas "lo que está ocurriendo". Porque "En España, la gente se muere de viejo, en primer lugar, pero en segundo lugar, se mata", recuerda.

Precisamente, esta situación actual es la que quiere desentrañar Tabares, una realidad que "le resulta extraña": "No entiendo bien el mundo en el que vivo, y la escritura me ayuda a sobrellevarlo, a despejar la niebla", confiesa el dramaturgo.