Publicado: 28.09.2016 13:52 |Actualizado: 28.09.2016 13:52

El psicoanalista y columnista Martín Aduriz recopila sus artículos en ‘Mejor no comprender’

El autor presentará el libro este jueves en el Ateneo de Madrid junto al humorista gráfico Jose María Pérez ‘Peridis’, el director general de 'Público' Chema Crespo y el cofundador de La nutria editorial, Diego Martín González.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
mejornocomprender

'Mejor no comprender', recopilación de artículos de Fernando Martín Aduriz.- La Nutria Editorial

MADRID.- Admite Martín Aduriz en el prefacio de Mejor no comprender que no sabe si nos encontramos ante “las columnas de prensa de un psicoanalista que vive en su ciudad y en lo que acontece”, o, más bien, se trata de “las crónicas de un ciudadano, palentino, que ejerce de psicoanalista”. Sea como fuere, lo cierto es que las columnas de Martín Aduriz no pasan desapercibidas. Tres años después de que publicara la primera, se han ido convirtiendo con el tiempo en una excusa más comprar el Diario Palentino.

Temas aparentemente mundanos como el amor, el deseo, los amigos o la lectura quedan condensados en cada uno de los capítulos que conforman este volumen. Martín Aduriz se dirige a un “interlocutor ilustrado”, a quien seduce con una máxima heredada de los grandes columnistas de prensa, a saber; la exigencia ética de “elevar el nivel”. Quizá por ello, como indica el autor, el deseo de sus columnas —y por extensión del libro que nos ocupa— no es otro que “el lector opine como Flaubert y Machado”, y que entienda que “leer es vital” para entender lo que acontece.

Prologado por el escritor vallisoletano Gustavo Martín Garzo, para quien este libro nos previene contra lo que podría ser la enfermedad de nuestro tiempo: el narcisismo. Mejor no comprender es una clara muestra de esa voluntad por conocer al vecino, por escuchar y respetar al otro de forma desinteresada, pues, como nos recuerda Martín Garzo, “el momento en que nuestros deseos no se cumplen suele coincidir con aquel en que entramos en conflicto con los deseos de los demás”, y esto no es otra cosa que convivencia, urbanidad, aprender a vivir en sociedad. Esa es la gran lección de estas columnas.