Público
Público

Los puentes rotos con Latinoamérica

La feria traza su rumbo transatlántico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

ARCO insiste en sostener el optimismo respecto de su horizonte latinoamericano, pero costará despejar el ocaso. 'Yo no siento que la presencia latinoamericana haya disminuido', sostiene Julieta González, una de las comisarias de Solo Project, la sección con la que la feria ha querido reorientar su rumbo transatlántico: ha atraído a siete galerías, que se suman a las cuatro del programa general. En total hay 197.

Una visión que insiste en defender también el director de la feria, Carlos Urroz, en lo que parece más una consigna que un diagnóstico. 'Es un poquito evidente en el caso mexicano', reconoce, al contrario, Daniela Pérez, otra comisaria de la sección. Ella misma ha seleccionado personalmente a la única galería de su país presente este año, Arróniz. Brasileñas hay dos en esta sección y otras dos en el programa general. 'Antes, lo normal eran ocho o diez', dice Eduardo Brandao, de Vermelho, una de las dos galerías brasileñas invitadas a Solo Project. 'Desde hace unos años, la feria ha perdido terreno en este aspecto', coincide Henrique Faria.

Los motivos del distanciamiento son variados. El dueño de Faria-Fábregas Galería, de Caracas, apunta directamente al balance contable: 'Si las galerías sienten que no funciona económicamente, dejan de venir'.

El tamaño desmesurado de la feria otros años acababa desdibujando la oferta. 'Uno se veía perdido aquí. A nosotros nos importan las ferias en las que podemos formar parte de algo. Para qué vas a venir a ARCO si sólo eres uno más', afirma Brandao. Entre los coleccionistas y galeristas brasileños, además, no han sentado nada bien las políticas de visados españolas, cada vez más restrictivas con ese país.

'Es un hándicap para la feria', según el abogado bilbaíno Fernando Meana, uno de los grandes compradores de ARCO, que echa de menos las grandes galerías latinoamericanas de otras ediciones: las brasileñas Luisa Strina y Fortes Vilaça, o la mexicana Kurimanzutto, por ejemplo.

Jimmy Belilty, el gran coleccionista venezolano presente en la feria, coincide con el diagnóstico, aunque no cree que sea sólo responsabilidad de ARCO. 'Han salido ferias muy orientadas al coleccionismo latinoamericano', dice y cita la ineludible Art Bassel de Miami Beach para señalar la enorme competencia. En todo caso, el éxito del relanzamiento latinoamericano por el que ARCO ha apostado, coinciden las fuentes consultadas, se decidirá a medio y largo plazo.