Público
Público

El racismo te mata de miedo

El comediante Jordan Peele ha sacudido EE.UU. con su ópera prima, 'Déjame salir', cine de terror con una crítica social devastadora, una película subversiva que apunta directamente a la corrección política y a la élite blanca liberal falsamente sensible a los problemas raciales

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 6
Comentarios:

El protagonista de ´Déjame Salir´, el actor Daniel Kaluuya

 Jordan Peele ha dejado temblando a la sociedad blanca norteamericana. El comediante, guionista y actor, les ha soltado un guantazo descomunal con su ópera prima Déjame salir (Get Out), una película escalofriante con una demoledora crítica social que trasciende el género de terror. Inesperada sorpresa cinematográfica, no solo por el talento que encierra, su carga subversiva o el revés que da a los falsos liberales pro Obama y su corrección política, sino también por venir de un comediante popular muy apreciado.

Fanático del cine de terror, Peele vapulea al espectador con esta historia que sacude y horroriza por todo lo que refleja de la vida real. El racismo da mucho miedo. Chris, un fotógrafo afroamericano neoyorquino, accede, aunque nada convencido, a conocer a sus suegros, una pareja blanca, liberales adinerados, que no saben que su querida hija Rose sale con un negro. El recibimiento es "demasiado acogedor", los invitados que llegan a la casa ese fin de semana sueltan sin venir a cuento su apoyo a Obama o su admiración por Tiger Woods, mientras unos criados negros les atienden. El ambiente es muy incómodo, los comentarios rozan el racismo. Y lo que empieza como un fin de semana de compromiso alcanza unas proporciones delirantes, una dimensión grotesca.

Irritación y vergüenza

“Los afroamericanos en EE.UU. estamos siempre atentos para evitar situaciones peligrosas. El miedo es parte de la existencia afroamericana”, aseguró durante el estreno de la película Jordan Peele, que recordó cómo cuando solo era un niño y tropezaba con una patrulla de policías blancos sentía miedo. Se encendía la alarma. “Esta película refleja mis miedos y las situaciones a las que me he enfrentado”. Déjame salir se hace grande al convertir en una pesadilla angustiosa los terrores del mundo real.

Pero el autor no se detiene en la tensión racial, también revela la usurpación de la cultura, el conflicto de clases, la impostura de la sociedad de lo políticamente correcto… y lo hace muy de frente, con tanta audacia que ha irritado a muchos productores que leyeron el guion y lo rechazaron, probablemente, avergonzados al verse en él retratados.

Jordan Peele, director de la película

Hay que salir echando leches de aquí

El tintineo de una cucharilla de plata removiendo el té en una delicada taza de porcelana va marcando la intensidad del peligro –es la señal del horror- en esta historia que Jordan Peele va convirtiendo en una sátira cada vez más siniestra y oscura, aunque se permita algunos momentos de humor. Elegante e inteligente, Déjame salir se aprovecha con gusto, sin embargo, de su descaro. "El truco residía en que nada demasiado extraño ocurriera demasiado deprisa para que el público creyese en los personajes".

Así, poco a poco, la intranquilidad va creciendo. Ansiedad, angustia y pavor. Hay que salir echando leches de esta trampa. Ni por un solo segundo dejas de estar con Chris, interpretado brillantemente por el británico Daniel Kaluuya, conocido por su participación en la controvertida serie Black Mirror. Le acompañan Allison Williams, una de las protagonistas de la provocadora serie de Lena Dunham Girls; el refinado actor Bradley Whitford, una de las estrellas de El ala oeste de la Casa Blanca que descubrió su inclinación por el género en La cabaña en el bosque, y Catherine Keener, que da mucho mucho miedo.

La élite blanca y liberal

El sentido común y los momentos de humor de la película los pone Milton ‘Lil Rel’ Howery, que interpreta a Rod Williams, el amigo de Chris que cuida a su perro ese fin de semana y que se huele muy pronto que algo no va bien. "Es algo que me saca de quicio en una película, sobre todo en un thriller, cuando a veces bastaría con que el protagonista llamara a la policía y saliese de la casa. Y esto mismo es lo que hacen Chris, ser una persona inteligente y lógica, y Rod. Me parece mucho más gratificante para el público".

Calificada por algunos como la mejor película de terror en unos cuantos años, otros no han podido evitar el sonrojo. Se han sentido pillados. “En EE.UU. muchos de los que forman parte de la élite blanca liberal que, supuestamente, es sensible con los problemas raciales, en realidad son todo lo contrario".

Escena de la pelicula, con los actores Bradley Whitford y Catherine Keener, que interpretan a los suegros del protagonista

En la era Trump

Déjame salir habla de cómo se enfrenta Estados Unidos a las diferencias raciales y de la idea de que el racismo es un demonio. Es un monstruo americano. También trata de la noción de irresponsabilidad y de lo que lleva al ser humano a no inmutarse ante auténticas atrocidades", ha escrito el director en las notas de producción de la película.

Un filme que ha aterrizado en plena era Trump, con una creciente tensión racial. “La xenofobia y la ansiedad están mucho más presentes hoy y es aterradora la forma en que son incluso parte de la política”, señaló Jordan Peele recientemente en Alemania, donde añadió: “El lado positivo de esto es que la gente está mucho más atenta y más alerta cuando se trata de estos temas. En cierto modo, es el momento perfecto para que llegue la película a los cines, porque nadie puede escapar ahora de la confrontación con el racismo”.