Público
Público

La radio de la revolución

La emisora 491, la más antigua de China, anunció el 1 de octubre de 1949 el nacimiento de la República Popular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'¡El Gobierno Popular Central de la República Popular China ha sido fundado hoy!', declaró el líder comunista Mao Zedong ante la multitud de 300.000 personas reunidas el 1 de octubre de 1949, hace 60 años, en la plaza Tiananmen de Pekín. Pero si su mensaje llegó a ser escuchado ese mismo día por decenas de millones de compatriotas de todo el país, fue gracias a la emisora 491, la radio más antigua de China, que pronto se convertiría en un símbolo de progreso tecnológico del nuevo Gobierno comunista.

'Esta radio ha sido clave en la historia moderna de China', explica Feng Ya Li, una reportera jubilada de 491. Feng vive con su marido, ex guardia de seguridad de la emisora, en uno de los apartamentos para los trabajadores de la radio. Desde la ventana de su salón, se puede ver la sede original de la estación de radio, olvidada en un suburbio de inmigrantes al este de Pekín.

Su construcción fue encargada a la compañía japonesa Mitsui en 1918 por Duan Qirui, uno de los poderosos señores de la guerra que dominaron el panorama político al caer el imperio e instaurarse la República nacionalista, con el fin de poder transmitir señales y telegramas a la marina.

'Puede mandar más de 10.000 caracteres al día a EEUU y Gran Bretaña', informaba el diario Yi Shi Bao en diciembre de 1923. En 1937, la radio más moderna de China quedaba bajo control de los japoneses, que la usaron para difundir su propaganda mientras ocupaban el norte de China.

'La radio pasó a convertirse en un lugar secreto', explica Feng, quien recuerda la decena de guardias rusos que se encargaban de impedir la entrada de chinos a la emisora. Tras la rendición de Japón en 1945, la radio pasó a manos de las tropas nacionalistas del Kuomintang en una guerra civil con los comunistas. 'La situación económica del Kuomintang era tan mala que tuvieron que derribar la torre de transmisión para vender el acero', recuerda Feng. En 1949, los comunistas ganaban la guerra. 'Esta radio fue clave para la liberación', dice Feng.

Cuando se declaró la fundación de la República Popular China, el 1 de octubre de 1949, la radio pasó a llamarse 491 la Primera de 1949 y se convirtió en portavoz del gobierno de Mao y de las ideas marxistas. Sus programas se emitían en 32 lenguas y se podían oír en otros países comunistas. 'Fuimos una radio de referencia', recuerda Cui, director técnico de la radio entre 1955 y 1999. 'Pero pasamos momentos duros', añade este anciano de 78 años.

Cui reconoce haber tenido la suerte de no haber sufrido mucho durante los años de la Revolución Cultural, cuando las purgas contra intelectuales y sospechosos capitalistas por poco acaban con el director de la radio. 'Eran tiempos difíciles, pero los empleados entregábamos nuestra vida al trabajo', dice Cui. Feng comparte su opinión: cree que los periodistas de hoy no trabajan tan duro como ellos, 'pero al menos no están sometidos a tanta censura y pueden hacen programas más cercanos a la gente', añade.

Igual que millones de jóvenes durante la Revolución Cultural, en 1968, con 16 años, Feng fue obligada a abandonar la escuela y enviada a un pueblo remoto del norte de China. Allí, un funcionario del Partido la escuchó cantar y la mandó a la radio. 'Como no tenía en casa, tenía que salir fuera para poder escucharme por los altavoces de la calle', recuerda. Desde entonces, su sueño era trabajar en 491, la radio de referencia nacional gracias a la propaganda y a su tecnología.

Cui enseña con orgullo el primer transistor importado de Francia en 1967, un Thomson que hoy se expone en el patio de la emisora, convertida en patrimonio cultural. A su lado, el primer transistor hecho en China en 1972: un primer paso hacia la reforma y la apertura económica que transformaría el país en menos de 30 años.