Público
Público

La RAE no quiere cambio

El próximo día 9 la Academia elige a un nuevo director tras la gestión de Víctor García de la Concha, 12 años al frente de la institución. Los académicos apuestan por la continuidad del espa&nti

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La imagen que ha estado al frente de la Real Academia Española los últimos 12 años cambiará el próximo 9 de diciembre, pero todo seguirá igual. Víctor García de la Concha será relevado por uno de los 24 académicos que pueden acceder a este cargo. ¿Es el fin de la etapa en la que la RAE ha dado la vuelta a su imagen? Se abren las apuestas, pero García de la Concha ha puesto el listón demasiado alto y, según los académicos consultados por este periódico, los posibles directores serán continuistas de su labor: la Academia está mucho más presente en los medios de comunicación y ha mercantilizado con muy buenos resultados todos sus proyectos editoriales. 'En realidad, toda institución es continuista. Y, desde luego, en esta ocasión no va a haber un cambio radical', aseguró el escritor Álvaro Pombo.

Las cifras de ventas de las obras que se han publicado desde que García de la Concha llegó a la dirección en 1998 son bastante elocuentes de su capacidad comercial. Sólo del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) se han vendido 400.000 ejemplares desde que se publicara en 2001. Del Diccionario Panhispánico de Dudas, que apareció por las mismas fechas, se llegaron a vender 200.000 ejemplares. Y de la Gramática Española, que aterrizó en las librerías hace exactamente un año, se comercializaron 60.000 ejemplares. En la Academia no cuentan con los datos de ventas del último Diccionario de Americanismos, puesto a la venta hace apenas un mes. Tampoco saben la tirada que distribuirán de la Ortografía, a partir del próximo 13 de diciembre, pero todo augura que, sin ser novelas, se convertirán en best-sellers.

Álvaro Pombo: 'En esta ocasión no va a haber un cambio radical'

Y todo ello con el escollo de tratar de contentar a los dos grupos editoriales Planeta y Santillana que publican las obras de la RAE. Para el próximo Diccionario de la Real Academia (DRAE), que aparecerá en 2013, ya está decidido que será Espasa (Planeta) la encargada de su edición. 'Si algo tiene García de la Concha es mucha mano izquierda y, además, de esas que no se notan. Permite el diálogo', asegura el poeta Francisco Brines para rubricar la política del hasta ahora director.

A la rentabilidad se une el panhispanismo de sus obras. Como señaló ayer García de la Concha en una entrevista a la agencia Efe, el hecho de empezar a colaborar 'codo con codo' con las 22 Academias de América se debió a una petición de su mentor Fernando Lázaro Carreter y el rey Juan Carlos, quien además, le prometió que le 'abriría las puertas con los jefes de Estado' americanos. De la Concha insistió en que esta es una política que 'ya no va a tener marcha atrás'.

'En los próximos años entrarán cada vez más mujeres', dijo De la Concha

Su sucesor, sobre el cual el hasta ahora director, no se ha pronunciado, tendrá que acatar así esta política. Los nombres que más suenan, Darío Villanueva, actual secretario, y José Antonio Pascual, vicedirector, siempre han estado en este tema cerca del director. De hecho, ayer Villanueva no quiso hacer declaraciones a este diario más allá de reconocer que él estaba dentro de los posibles candidatos por tener menos de 78 años.

Además, los académicos no ven mal esta política panhispánica. Pombo reconoce, precisamente, que una de las tareas del próximo director sería insistir en ella para darle 'una mayor unidad al español'. 'Que sumemos más términos. Y España, desde luego, no es la que debe partir el bacalao en esto del idioma', dice. Para Francisco Brines, el sucesor también debería seguir en la brecha de 'abrir el español de América, ya que en España no deja de haber solamente un 10% de todos los hispanohablantes del mundo'. Precisamente, Pombo garantizó que en el próximo DRAE en el que ya se está trabajando 'se incorporarán muchos más americanismos'.

La tercera cuestión que ha marcado el mandato de García de la Concha y que, probablemente, irá a más los próximos años será la incorporación de mujeres. Cuando el asturiano llegó al cargo sólo era académica Ana María Matute, que, además, fue nombrada en 1998. Tras ella, llegaron Carmen Iglesias, Margarita Salas, Inés Fernández-Ordóñez y Soledad Puértolas. 'Estoy seguro de que, en los próximos años irán entrando cada vez más mujeres y se irá reduciendo esa diferencia', afirmó el director en la entrevista. Pero no cree que se apliquen cuotas. Sería, según él, 'una falta de respeto a la mujer'.

Precisamente, la filóloga Fernández-Ordóñez, nombrada académica en 2009, recalcó a este diario que no se debe poner tanto el acento en si es elegida una mujer o no como nueva directora: 'No creo que el sexo condicione la gestión de las cosas, ya que son las personas las que lo condicionan'. Y eso ya depende de la personalidad de cada uno. Soledad Puértolas era aún más taxativa en esta cuestión: 'Ser director debe ser muy pesado. Tienes que ir a todas las reuniones...'.

En este sentido, más puntos que garantizan que el sucesor de García de la Concha será una persona muy ligada a él es que la mayoría opina que debe ser un académico del campo de la lingüística y no de la creación. 'En la Academia hay que gestionar obras teóricas. Hay que hacer gramáticas, diccionarios, ortografías, y para eso está más preparado alguien que proceda del campo teórico', afirmó el poeta Francisco Brines. De ahí que los nombres de Pascual y Villanueva tomen cada vez más fuerza.

Además, aunque en una votación secreta puede haber muchas sorpresas, hay un campo que cada vez interesa más en la Academia y, sobre todo, a los hablantes y usuarios de sus herramientas: la digitalización y la presencia del español en la red. Y ahí Darío Villanueva ha sido uno de los académicos más implicados. El próximo 9 de diciembre y si no hay mayoría, el jueves 16 se desvelará la X. Y esta vez no es un sillón.