Público
Público

Para la RAE, 'rojillo' no es despectivo y 'facha', sí

El académico Darío Villanueva considera que la lengua "no es materia opinable"

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

'Rojillo' se ha definido oficialmente como un adjetivo coloquial para la persona con 'tendencias políticas más bien izquierdistas', pero la Real Academia Española de la Lengua , que informó ayer de la actualización de la versión electrónica con una amplia lista de novedades, considera que 'facha' es también un adjetivo, pero consigue la calificiación de despectivo, según los académicos.

Según Darío Villanueva, académico y secretario de la Academia, 'la lengua no es materia opinable, la Academia recoge algo que está ahí y que nos trasciende y nos supera a todos'. En palabras de Villanueva, en su trabajo no entran subjetivismos ni matices de tipo ideológico.

Coincidencia o no, a la hora de buscar en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua el adjetivo rojo' tampoco lo encontramos definido como despectivo, cuando en el uso generalizado del mismo podría equipararse coloquialmente como contrario al de facha'.

La actuación de los académicos no está exenta tampoco para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que ha mostrado su indignación ante la pasividad de la RAE a su petición de corrección de la definición del término franquismo', definido simplemente como 'movimiento político y social de tendencia totalitaria, iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado'. Las continuas protestas de la ARMH tienen su base en que la definición del franquismo 'está muy lejos de reflejar la realidad de la dictadura'.

A la pregunta de si un extranjero que consulta el DRAE encuentra en sus contenidos la definición real y objetiva de la palabra y del entorno social que la rodea, el académico se excusa en la temporalidad de la publicación: 'el diccionario tiene también un componente histórico y hay que entender que hay palabras de la edición del 2001 que no han sido revisadas y se puede encontrar alguna disfunción o sorpresa'.

Entre las 2.996 enmiendas y adiciones que ya se consultan en la página web de la Academia, pueden encontrarse nuevos coloquialismos como muslamen', cultureta', meloncete', voces como festivalero', grafitero', teleconferencia' o las locuciones francesas art déco' y art nouveau'.

La amplia lista no ha dejado indiferente a nadie, pese a que según Villanueva, 'la Academia no inventa nada que no esté en el trato del idioma por parte del hablante, de los escritores, comunicadores, políticos Ellos expresan lo que está en el idioma y nosotros recogemos las palabras, las procesamos y elaboramos hasta llegar a unas definiciones que no son autistas, sino que tienen que ver con la realidad en el uso y hay que quitarse el sombrero frente a la realidad de la lengua'.

La Academia se ha mostrado rápida al fusilar la palabra e-book antes de que su uso se generalizase: 'a esta palabra, como a todas las de las nuevas tecnologías, le veníamos siguiendo la pista', explicaba Villanueva. El marketing internacional alertó a los académicos que saltaron de sus sillones para que libro electrónico' no perdiese su merecido lugar en nuestro diccionario.

En cambio, matrimonio homosexual' tendrá que esperar mínimo tres años más, pues la RAE no lo considera una 'urgencia como libro electrónico'. Matrimonio' seguirá siendo únicamente la 'unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales'.