Público
Público

Raquel del Rosario: "Los nervios me jugaron una mala pasada"

"Eurovisión ha supuesto una cura de ego necesaria para mí", ha escrito la cantante de El Sueño de Morfeo, que carga contra la prensa por sus críticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ya conocemos las impresiones de Raquel del Rosario, la líder de El Sueño de Morfeo, tras quedar penúltimos en el Festival de Eurovisión 2013. La cantante ha dado a conocer sus pensamientos en su blog en ELLE haciendo autocrítica por los fallos en la actuación en Malmö y quejándose del trato injusto que ha recibido por su cortante respuesta a los periodistas que se encontró en el aeropuerto a su llegada.

'Bueno, ya ha pasado el festival, una vez más envuelto en polémica de todo tipo y haciendo un balance de lo que ha supuesto para mi profesional y personalmente no lo cambiaría por nada', así comienza Raquel del Rosario esta entrada. La cantante sabía que ya se iba a exponer a las duras críticas por el puesto que consiguiese en el concurso y a declaraciones de todo tipo.

Raquel comenta que sabían al riesgo que se exponían sobre todo el de 'quedar en una mala posición' o 'tener que lidiar con titulares morbosos y dañinos sobre su 'fracaso''. Sin embargo relata que durante el viaje de vuelta se paró y reflexionó sobre su paso por el festival. Ha preferido alejarse de la postura de Soraya Arnelas y no atacar a todo el mundo que se pusiese por delante.

Piensa que el penúltimo puesto obtenido, con solo 8 puntos obtenidos, ha sido 'muy injusto' más que nada por el trabajo que han desempeñado durante todos estos meses. Pero analiza su actuación y hace autocrítica: 'Pensé que no era justo que después de ocho años trabajando sobre un escenario los nervios me jugaran una mala pasada y me temblaran hasta las pestañas durante los primeros segundos de la canción y que después de una semana de ensayos la mezcla final de sonido no fuese la mejor'.

Reconoce lo que todo el mundo ha visto por sus pantallas, los nervios le jugaron una mala pasada lo que hizo que su voz no destacase con el esplendor que le caracteriza. Durante su viaje en avión, Raquel comprendió que 'nada pasa por casualidad y a veces la vida nos da lecciones que creemos injustas pero que vienen para nuestro crecimiento personal'.

Por eso, se ha sincerado diciendo que 'Eurovisión ha supuesto una cura de ego necesaria para mí'. La cantante se queda con la experiencia vivida: 'Sin duda disfruté mucho sobre el escenario, disfrute de la experiencia y la llevo grabada en mi corazón como una lección importante en mi vida ¿Qué mejor trofeo que ese?'. Sin duda Raquel no olvidará su paso por Eurovisión, sin embargo, la cantante ha sido bastante dura con la prensa.

Raquel del Rosario no ha llevado muy bien ni su llegada ni cómo los medios han tratado su llegada. Raquel del Rosario no quiso atender cordialmente a los periodistas que acudieron a recibirla y a recoger sus primeras impresiones. Sin embargo, la cantante se mostró esquiva y oculta bajo unas gafas de sol. Y no ha comprendido las críticas que ha recibido por su actitud: 'Esta mañana me he despertado con la noticia de que no atendí a los medios a mi llegada al aeropuerto y que fui borde con ellos, lo siento mucho pero esto sí que no es justo'.

Comenta su propia visión de lo que se encontró a la llegada del aeropuerto y confiesa que: 'No hay cosa que me robe más energía que un paparazzi que me 'atraque' de manera improvisada a la llegada de un viaje, en el portal de casa o a la salida de un restaurante'. Estas eran las razones del malhumorado carácter de la cantante a su llegada pero hay que comprender que ante todo, los personajes públicos suscitan interés y más aún ella para conocer de primera mano la reacciones y opiniones de lo acontecido en Malmö.

Se siente decepcionada por el trato de los medios a los que ha atendido durante toda la semana sin embargo, ella aclara que no estaba de mal humor, simplemente que le chocó que la prensa le siguiese de manera imprevista sin dar un poco de tregua. Sea como fuere, ayer no habló y como ella misma se lamenta 'el no hacerlo ha traído cola igual'.