Público
Público

Una rave a 5.000 metros de altura

El DJ británico Paul Oakenfold organiza en el campamento base del Monte Everest la que se presume "la fiesta más elevada de la Tierra". Conmemora el 30 aniversario de su famoso viaje a Ibiza que desencadenó el segundo verano del amor.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

El DJ británico Oakenfold en el Everest.- AFP

El reconocido DJ británico Paul Oakenfold organiza este martes la que a buen seguro será la "fiesta más elevada de la Tierra". Una rave que tendrá lugar en el campamento base del Monte Everest, a unos 5.380 metros de altura.

Oakenfold, que además de DJ es productor, estuvo nominado al Grammy en tres ocasiones y pretende con este show conmemorar el 30 aniversario de su famoso viaje a Ibiza, un periplo que desencadenó lo que posteriormente se denominó como el segundo verano del amor, una de las mayores revoluciones de la cultura juvenil británica desde el original Summer of Love en 1967.

Sin ningún tipo de experiencia en trekking y acompañado de un equipo que portaba todo el instrumental técnico necesario para el set, el DJ ha reconocido haberse entrenado durante cuatro meses para enfrentarse a las exigentes condiciones climáticas de Nepal. "No voy a pretender que fue fácil llegar hasta aquí, pero ha sido una maravillosa caminata. La vista aquí es muy inspiradora", reconocía el músico.

Con todo, uno de sus ayudantes ha admitido a AFP que, con toda probabilidad, "la audiencia estará sentada en su mayoría. La falta de oxígeno hará que se queden sin aliento rápidamente". 

El concierto es el primero de la serie SoundTrek que está llevando a cabo el productor discográfico, que tiene como objetivo "llevar la música electrónica de baile a muchos de los lugares más remotos y desafiantes del planeta, al mismo tiempo que aumenta la conciencia sobre las cuestiones ambientales y la interacción con las culturas y organizaciones caritativas locales".

Oakenfold también está recaudando fondos para ayudar a los supervivientes del terremoto de 2015 en Nepal, que mató a casi 9.000 personas y dejó a miles de personas sin hogar, muchas de las cuales aún viven en refugios temporales.