Público
Público

Reactable, en sus propias palabras

Recibieron la llamada de Björk gracias a su vídeo en YouTube, pero Microsoft ya les había fichado para su proyecto Surface. Son tecnólogos y músicos, catalanes y austríacos. Son estrellas de la programació

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El máximo galardón del Ars Electrónica 2008 en la categoría de música digital recayó en Reactable, un instrumento musical futurista que invita al juego y a la colaboración, creado por creado por Sergi Jordà, Günter Geiger, Martin Kaltenbrunner, Carlos López y Marcos Alonso.

Así hablan de Reactable:

Gunther Geiger, programación del sintetizador:
'Yo me ocupo fundamentalmente de la síntesis sonora, y desde el principio vi muy claro que esto iba tomando forma. Puede que tardáramos más en tener la interfaz, pero el sonido iba a funcionar'.

Sergi Jordá, conceptualizador:
'El día que nos llamó Björk supimos que podíamos hacer lo que nos propusiéramos. Es importante porque Björk vio nuestro vídeo en YouTube, que es una grabación hecha en una mañana. Es el equivalente de los solos de las grabaciones clásicas como Walk on the Wild Side, cuando un músico entraba en un estudio y, en media hora, había dado su performance. Reactable era ya un instrumento'.

Carles López, Músico:
'Cuando llegué yo al equipo, el instrumento ya estaba hecho, y era perfectamente tocable y musical. De hecho, la primera vez que le puse las manos encima, no paré de tocarlo durante diez horas seguidas, una sesión intensa.'

Martin Kaltenbrunner, ingeniero de hardware:
'En realidad nunca tuvimos planes de hacer el software Open Source, pero sí el hardware, porque nuestro interés está en hacer la parte musical, no la parte física. Sin embargo, está claro que al largo plazo ambos componentes tendrán que ser libres para que cualquiera se pueda hacer uno. Las obras electrónicas se pierden a los 30 años de hacerlas prque no hay quien sepa hacerlas funcionar, y no quiero que nos pase con Reactable'.

Marcos Alonso, programación de gráficos:
'En nuestro primer concierto en Linz, en 2005, fue la primera vez en que ví que Reactable encajaba perfectamente. Fueron 40 minutos, pero nos parecieron 10.'