Público
Público

La realidad en un click

Laberinto de miradas' traslada a España su reflexión sobre los límites de la fotografía documental

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A primera vista, la fotografía de la derecha es lo menos documental que podría imaginarse y de ahí quizá los signos de exclamación del título de la serie que la enmarca y que desde el jueves puede verse en Madrid: ¡La identidad es el disfraz! Pero lo es. Iata Cannabrava fotografió la Parada Gay durante cuatro años en la principal avenida de São Paulo, Brasil. Los fotografiados participan en esa fiesta popular para, a través del disfraz, reafirmar su derecho a ser lo que son, y no lo que deberían ser.

Ese es el tipo de desafío que afrontan muchos de los fotógrafos reunidos en la exposición Laberinto de miradas, en el viejo edificio de Tabacalera. El trabajo 'conceptual', resume el fotógrafo Txema Salvans, 'que antes parecía reservado al mundo del arte o de la publicidad, ahora en cualquier escuela se enseña que también forma parte de la fotografía documental: ¿qué quieres demostrar con esas fotos?', explica Salvans, cuya propuesta aquí gira en torno a los lugares de ocio. La muestra, abierta hasta el 15 de mayo, llegará a Barcelona un mes después.

El documentalismo se muestra fuera de los medios tradicionales

La exposición aterriza en España después de tres años recorriendo diversos países latinoamericanos. Es el resultado de un viaje de su comisario, Claudi Carreras, por más de 500 trabajos de fotografía documental de toda Iberoamérica. El eje, según Carreras, es 'esa dicotomía entre el documentalismo más clásico, ligado al testimonio y denuncia de la realidad, y el de autor, que es una fotografía más metafórica que enfrenta al espectador al juego de las interpretaciones y la reflexión, como hace también el arte contemporáneo'.

El debate, sin embargo, parece ya un tema más teórico que práctico, pues en el fondo la mayoría de las fotografías salvan esa dicotomía. 'Para mí es un tema superado', sugiere Matías Costa. 'Lo interesante es que la fotografía mezcle lenguajes, estilos para provocar una emoción y empujar a una reflexión, si no se quedaría en una mera ilustración de lo que ya sabíamos', añade.

'Yo, publicar en los dominicales, ya ni me lo planteo', dice Txema Salvans

Tanto Costa, cuya propuesta Extraños se compone de imágenes tomadas en varios pasos fronterizos europeos, como Juan Valbuena, que se centra sobre el espacio casi mítico del Mediterráneo, trabajan la idea de frontera.

Valbuena, que ha titulado su propuesta La frontera ancha, sí subraya la evolución en la forma de representar. 'La fotografía documental ahora es menos directa, más metafórica, está más intelectualizada y exige también la reflexión del espectador, sin que necesariamente esté sujeta a una denuncia directa ni al medio de la prensa', cuenta. 'Para mí basta con que esté basada en lo real, con todas sus reinterpretaciones o poetizaciones, pero que al menos tenga ese click, esa relación con la realidad, para que siga siendo documental', explica.

Una evolución que, sin que pueda distinguirse claramente si es la causa o la consecuencia, se despega cada vez más del formato periodístico tradicional. 'Creo que hay más fotógrafos buenos ahora que nunca y, sin embargo, los dominicales y la prensa en general cada vez son menos interesantes fotográficamente', sostiene Valbuena. 'Yo, personalmente, ni me lo planteo', remarca Salvans, que durante años publicó en los dominicales españoles más importantes. 'Aún viví los coletazos del encargo: te pagaban el viaje, los gastos y el trabajo hecho: ahora lo quieren todo gratis', dice.

La exposición, que está abierta en Madrid, llegará a Barcelona en junio

'En los medios es cada vez más difícil que haya proyectos independientes y de raíz social, porque los dominicales son cada vez más publicidad subliminal', apunta el comisario Carreras. Para Matías Costa, en cambio, el criterio decisivo sigue siendo la calidad y el interés de los temas. 'Otra cosa es el valor que se le dé al trabajo, pero eso ahora mismo afecta tanto al del fotógrafo como al de los camareros', resume.

Las exposiciones y las galerías de instituciones públicas o fundaciones privadas se han convertido en la gran plataforma para este tipo de fotografía, aunque no en exclusiva. La publicación especializada y la web abren también surcos fértiles. Y no es raro, apunta Valbuena, que luego acaben volviendo a las páginas de los dominicales: esta vez dentro de una reseña de la exposición, que sale más barato.