Público
Público

La red de Neri gastaba en sus lujos el dinero de los autores

El sumario descubre que el entramado se financiaba de la SGAE, que recibió 1,2 millones de euros en subvenciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El entramado de empresas surgido al calor de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) tiene 'patrones de gastos propios de economías domésticas saneadas', por no decir 'boyantes', pero en absoluto 'representativos de una actividad empresarial o de prestación real de servicios'. La Guardia Civil llega a esta conclusión tras examinar los gastos que declaran, entre los que incluyen productos tan impropios de una empresa como pueden ser compras de lencería o películas, en el supermercado o viajes.

Según consta en el sumario, al que ha tenido acceso este periódico, todo ello se hacía con 'fondos que salen' de la SGAE, su filial tecnológica SDAE y otras empresas de este entorno. El flujo del dinero se canalizaba gracias al director general de la SDAE, José Luis Rodríguez Neri, hacia empresas de su entorno personal, como Microgénesis, Micromega o Ribera de Mayorga.

La investigación ha identificado 26 tarjetas para gastos de los imputados

Los beneficiarios terminaban siendo el propio Neri, en el que, según los testigos, Eduardo Teddy Bautista, entonces presidente del Consejo de la SGAE, tenía una 'confianza plena', su mujer María Antonia García Pombo y su hermana, así como Rafael Ramos, su mujer Elena Vázquez y sus hijos. Todos ellos imputados en el procedimiento.

El informe presentado ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz concluye que los que recibían dinero a través de esas empresas 'en última instancia les permite llevar un nivel de vida muy elevado con fondos que proceden, entre otros, del cobro del canon digital'.

Entre los declarados por Microgénesis figuran la compra de lencería y joyas

Pero, además de esa fuente de ingresos, la SGAE recibió 1.266.713 euros desde 2007 en concepto de subvenciones públicas, sin contar los créditos sin interés concedidos. Aunque el Ministerio de Cultura informó al Juzgado Central de Instrucción número 5 que desde 2004 no ha concedido ninguna ayuda a la SGAE o la SDAE, sí constan a entidades que forman parte del Grupo SGAE.

La Fundación Autor recibió del Organismo Autónomo Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, 902.500 euros, entre 2009 y 2010. También participó en la organización de los premios MAX de dicha fundación con 233.729 euros. Y el propio Ministerio concedió 5.000 euros al Centro de Producción Audiovisual Autor. Este mismo año aparece la recomendación de la concesión de otra ayuda al Centro de Producción Audiovisual Autor por 10.000 euros.

Por el Plan Avanza, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones concedió entre 2007 y 2008 un total de 359.213 euros a la SGAE y a la SDAE, así como varios préstamos al 0% interés , por los que no consta que se haya hecho ningún reintegro a la Administración.

Ribera de Mayorga justifica pagos en concesionarios y gimnasios

En la cúspide del entramado satelital investigado se sitúa Microgénesis. Esta empresa declara a la Agencia Tributaria en el apartado 'otros' del cuadro de gastos la suma de 3.783.474 euros, lo que permite concluir que necesitaba de otras empresas y profesionales para desarrollar el proyecto Teseo que la SGAE le había encargado para transformar la operativa de la gestora y adaptarla al nuevo entorno digital.

Pero en ese apartado también figuran como justificantes facturas libradas por El Corte Inglés por distintos conceptos en las secciones de supermercado, lencería, perfumería y textil, el alquiler de villas turísticas en Menorca, viajes a nombre de Neri, su compañera y Elena Vázquez, y facturas de gimnasios por servicios prestados a los imputados y a sus familiares. Estos cargos también se incluyen en los gastos de personal. Y en los de explotación hay abundantes facturas de restaurantes, tiendas y gasolineras. Muchas de ellas fueron en sábado o domingo.

Ciberneto registró 88.789 euros lo que coincide con la reforma de una casa

Las facturas no sólo se cargaban a Microgénesis, sino también a Micromega o Ribera de Mayorga. Esta última realiza pagos que 'en principio nada tienen que ver con la actividad de la consultoría: concesionarios de coches, alojamientos turísticos, grandes almacenes, joyerías o gimnasios'. De hecho, en el registro que la Guardia Civil hizo en el domicilio de Neri y García Pombo llamó la atención el gran número de facturas de joyas encontrado.

La investigación ha identificado entre 2004-2009 un total de 26 tarjetas de crédito a nombre de estas empresas, de los imputados o de otras personas para el pago de compras efectuadas en centros comerciales. Se ha comprobado que una misma tarjeta se ha utilizado para realizar comprar a nombre de dos firmas distintas, lo que demuestra 'una vez más la falta de separación entre una empresa y otra y el uso que hacen de ellas las personas que están tras ellas para efectuar sus gastos particulares'.

En concreto, el informe recoge que tres se utilizaban indistintamente a nombre de Ribera de Mayorga o Microgénesis. Entre sus cargos figuran 1.241 euros en la Jamonería López Pascual o pagos en restaurantes de las localidades gaditanas de Barbate y Conil, y en Madrid, Valencia y Venecia.

Entre las irregularidades detectadas en los pagos y cobros de Neri, García Pombo, Ramos, Vázquez, la hermana del primero, Juana Cristina Rodríguez Neri, y la hija de los segundos, Sara Ramos Vázquez, figura la adquisición de un coche y las reformas de la casa que García Pombo transmitió por 600.000 euros a Juana Cristina en 2007.

Ese mismo año Ciberneto registró 88.789 euros en la cuenta gastos de establecimiento en la que deberían recogerse los gastos de puesta en marcha o ampliación de capital. Ese importe es muy similar al que paga a Deocity Decoración (88.970). El informe señala que puede ser una simple coincidencia, pero también lo que costó la reforma de la vivienda.

En cuanto al vehículo, la Intervención General de la Administración del Estado destaca que en 2008, María Antonio García Pombo adquirió un Mercedes por 3.000 euros. El coche se había adquirido tres años antes por 19.640 euros. Con estas prácticas no es de extrañar que en 2008 los socios y administradores de Microgénesis debían a su empresa 199.510 euros, según el balance de comprobación.

Aunque Teddy no aparece en ningún momento como destinatario del desvío de fondos detectado en el Grupo SGAE, alguno de los principales directivos de la gestora lo sitúan no sólo como conocedor sino diseñador de la estructura que lo permitió. El también imputado Enrique Loras, director general de la entidad, aseguró ante la Guardia Civil que Teddy 'dispone de poderes máximos y asume las decisiones importantes como la constitución o no de empresas o de edificios'.

El director de los servicios jurídicos de la SGAE, Pablo Hernández Arroyo, aseguró que la SDAE fue una apuesta personal de Bautista y un proyecto ad hoc para Neri.