Público
Público

La redención de PES 2014 y el pelazo de Modric

El simulador de Konami salta al terreno de juego con un aspecto totalmente renovado que, a falta de pulir ciertos aspectos jugables y otros detalles como la falta de parecido facial de muchos jugadores, marca las bases de un futuro esperanzador para la

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pro Evolution Soccer (PES) necesitaba acabar la actual generación de consolas con un lavado de cara. Un rato a solas con la versión de este año y la evidencia de una notable mejora salta a primera vista. La redención de una saga que asombró al mundo entero y cambió para siempre la forma de recrear el fútbol virtual tiene nombre y apellido: Fox Engine.

Para el PES 2014, Konami lo tenía claro. Había que renovar el arcaico motor gráfico con el que arrastró en PlayStation 3 y Xbox 360 juegos que no llegaron al nivel de los de PS2 y Xbox. La franquicia empieza este año de cero. Y lo ha hecho dando un salto de calidad, con algunos desajustes, eso sí, propios seguramente de falta de tiempo de desarrollo. Toda una garantía de futuro que, quien sabe, incluso puede servir para recuperar la gloria de antaño.

La mejora se aprecia enseguida en el ritmo de juego. Todo es mucho más realista y fluido con unas animaciones de los futbolistas muy variadas y, lo que es más importante, convincentes. Se nota el nuevo motor gráfico. El Fox Engine ofrece un aspecto inaudito hasta ahora en la saga en esta generación de consolas al que completa el sistema de colisiones, uno de los aspectos que más ha trabajado Konami, y sobre todo, una física del balón sencillamente perfecta.

El Fox Engine ofrece un aspecto inaudito hasta ahora en la saga en esta generación de consolas

El esférico rueda, vuela, rebota de una forma absolutamente brillante. Quizás sea el mejor balón desarrollado hasta la fecha para un juego de fútbol. Da la sensación de tener el peso justo y su recreación se adapta a la maravilla a cada situación, lo que refuerza la sensación de aleatoriedad que siempre ha acompañado a los distintos PES y que ahonda en cómo debe ser la recreación de un partido de fútbol de verdad.

Sin embargo, como podía esperarse, el estreno del Fox Engine también tiene sus 'peros'. Hay algunos desajustes que deslucen el acabado final. Animaciones lentas en algunas situaciones, fallos en ciertas transiciones y descontroles en la inteligencia artificial. Lo que más chirría es que todos los jugadores se conviertan en Usain Bolt en algún momento, incluso los reconocidos por su lentitud. Estas aceleraciones portentosas son realmente molestas cuando, aun manejando a Cristiano Ronaldo y con más de 20 metros de ventaja, siempre llega un defensa a tiempo a colgarse de tu chepa para evitar que encares al portero totalmente solo.


Otro punto negativo es la recreación facial de los jugadores, algo de lo que presumía la saga en sus anteriores ediciones. En una gran mayoría, el doble virtual no se parece en nada a su álter ego real, ya no sólo en futbolistas de poca monta sino también en jugadores de renombre. Mención especial para el pelo de Modric, centrocampista del Real Madrid. Imposible pasar por alto. Eso no quita que los que sí se parecen luzcan de maravilla, además de las excelentes animaciones faciales que sí tienen todos. De agradecer también que las grandes estrellas se muevan, disparen y driblen en el tapete virtual como en la realidad.

Lo que más chirría del juego es que todos los jugadores se convierten en Usain Bolt en algún momento

Konami ha asegurado que en una próxima actualización llegarán una buena cantidad de rostros. Lo que no podrá paliar es la ausencia de condiciones climatológicas como lluvia o nieve. La compañía argumentó que preferían no implementarlas para no complicar más de la cuenta el estreno del nuevo motor gráfico. Lo que no tiene perdón es el repertorio musical. Ya llama la atención la canción que arranca el juego, que, según gustos, puede parecer una buena o mala opción. Lo malo es al revisar el resto de temas. Una vez más, bendito editor, que permite hacer prácticamente de todo, hasta incorporar tu propio tracklist. Aparte de la música, la ambientación de los estadios es magnífica. En el otro lado están los comentaristas. Un año más no se aprovecha el potencial de Carlos Martínez y Julio Maldonado.

A falta de novedades en modos de juego, como una mejora en las opciones manager de la Liga Máster, la lucha de siempre por las licencias, que este año ha llevado a Konami a perder la gran cantidad de estadios que poseía, entre ellos todos los de la Liga española, o una interfaz algo simplona, PES 2014 es más que un buen juego que garantiza horas de diversión. A buen seguro, muchos de los fallos podrían haberse corregido con algo de más tiempo a la hora de desarrollar el título. Sin embargo, el PES de este año ofrece, esta vez sí, potencial para alcanzar cotas que recuperen y superen las mejores épocas. 

PES 2014 está a la venta desde el 19 de septiembre para PlayStation 3, Xbox 360, PSP, Nintendo 3DS y PC.