Público
Público

Repaso a lo más notable de la cosecha seriéfila de 2016

2016 nos deja con un puñado de series sobresalientes a tener en cuenta. Han destacado novedades como ‘Westworld’, ‘The Young Pope’ o 'Stranger Things'. Otras, ya conocidas, se han superado a sí mismas en sus distintas temporadas. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Algunos exponentes de lo mejor de 2016 en series.

Nunca están todas las que son, pero en este tipo de reportajes siempre hay que poner el límite en algún momento porque si no se harían eternos. Repasando el año seriéfilo que ahora echa el cierre, la conclusión está clara: esta ha sido una buena cosecha. Ha habido estrenos que se han convertido en auténticos fenómenos televisivos (Stranger Things y Westworld), locuras deliciosas (The Young Pope y Paquita Salas) y viejas conocidas que siguen mejorando temporada tras temporada (El Ministerio del Tiempo, Narcos, Better Call Saul…).

‘Westworld’ (primera temporada)

Se la ha acusado de tener agujeros de guión imperdonables y de ser más envoltorio que contenido. Puede que no sea una serie redonda, pero eso no le resta mérito a lo que ha conseguido. Empezando por ser una buena serie que entretiene, es interesante, cuenta con un universo propio, giros de guión interesantes y algunos personajes realmente bien construidos. Sobre todo los femeninos. Léanse Dolores (Evan Rachel Good) y Maeve (Thandie Newton). Tampoco estaban nada mal Bernard (Jeffrey Wright) y El Hombre de Negro (Ed Harris).

Puede verse en HBO.

‘Expediente X’ (décima temporada)

14 años después de echar el cierre, a Chris Carter le dio por resucitar Expediente X y trajo de vuelta a Fox Mulder y Dana Scully. Y hay que agradecérselo. Fueron seis episodios que supieron a muy poco y que combinaron el nivel extremo de paranoia habitual de esta serie con el humor loco de algunos capítulos. Porque, a veces, a Expediente X no se la puede tomar en serio. Capítulos como Mulder & Scully Meet the Were-Monster y Babylon son para eso, para reírse como si no hubiese mañana.

Pudo verse en Fox.

‘Paquita Salas’ (primera temporada)

Desternillante, brillante y auténtica. Así es Paquita Salas. Vista a través de Flooxer, ha sido la comidilla de los círculos seriéfilos este año. Nunca cinco episodios tan cortos dieron tanto de sí. Sus puntos fuertes, además de las referencias al mundo cinéfilo y seriéfilo español, han sido los dos pilares en los que se sustenta. Por un lado, Brays Efe como una Paquita Salas genuina. Por otro, Belén Cuesta, como su ayudante, Magüi.

Puede verse en Flooxer.

'12 monos' (segunda temporada)

En España esta serie ha pasado casi desapercibida por aquello de que la primera temporada llegó tarde vía Netflix y por basarse en una película de culto de los noventa. Sin embargo, la segunda temporada de 12 monos es realmente increíble. La primera era buena, pero con la segunda se supera a sí misma. Travis Fickett y Terry Matalas exploran y exprimen el concepto de paradoja temporal. Porque, si bien otras series sobre viajes en el tiempo tienen como objetivo evitar los cambios y las paradojas temporales que estos crearían, en la segunda temporada de 12 monos la paradoja es un protagonista más. Ciencia ficción de primer nivel.

Puede verse en Netflix.

‘The Crown’ (primera temporada)

Nadie se esperaba que el resultado de una serie basada en el ascenso a la corona de la actual reina británica fuese a dar como resultado una ficción tan altamente adictiva y tan bien hecha. No solo por esas escenas, como la del elefante, en las que ponen toda la carne de sus recursos en el asador, sino por todo el conjunto. Lo que podía haberse convertido en un folletín sin más, da como resultado una de las gratas sorpresas del año.

Puede verse en Netflix.

‘Billions’ (primera temporada)

Si está protagonizada por Damian Lewis, es que es buena. Debería ser una frase comercial que apareciese siempre en los trabajos del protagonista de series como Hermanos de sangre, Homeland y Life. Pero es que, además, en Billions tiene en Paul Giamatti a su enemigo más acérrimo. El primero es un magnate de las finanzas con pasado pobre y ego desmedido. El segundo, un fiscal que le va a la par en eso del ego desproporcionado. Billions tiene que ver con ese baile de poder y caza a la presa al que juegan ellos dos junto a sus esposas, interpretadas por Malin Akerman y Maggie Siff, respectivamente.

Puede verse en Movistar+.

‘Juego de tronos’ (sexta temporada)

La de este año ha sido, sin duda y con diferencia, la mejor temporada de Juego de tronos. Los ingredientes eran los de siempre, pero se ha apostado mucho más por la épica y la acción y la jugada les ha salido redonda. El capítulo de La batalla de los bastardos es de lo mejor que se ha emitido este 2016 en televisión. Este episodio es el que se ha llevado los grandes aplausos, pero el siguiente, Vientos de invierno, es también maravilloso. Por fin Jon Nieve ha despertado como personaje y junto a él Sansa Stark.

Puede verse en Movistar+ y HBO.

‘Narcos’ (segunda temporada)

Si a la primera temporada de Narcos le costaba entrar en materia y arrancar, en la segunda han ido a por todas desde el primer capítulo. El gran acierto de esta segunda tanda de episodios fue darle un mayor protagonismo al personaje de Peña (Pedro Pascal) y a la acción. Muchas carreras por suelo y tejados, muchos tiroteos, explosiones y una muerte esperada que marca un antes y un después en la serie. El único pero que se le puede poner son esos dos capítulos de Pablo Escobar y su padre en tono casi intimista que solo sirvieron para alargar lo inevitable.

Puede verse en Netflix.

‘Sherlock. The Abominable Bride’ (especial navideño)

Cada vez que se estrena algo de Sherlock, da igual que sea una temporada completa o un especial navideño, tiene que entrar irremediablemente en cualquier lista de lo mejor del año. Porque Mark Gatiss y Steven Moffat no son de los que decepcionan. El especial navideño estrenado hace ya casi un año sirvió para paliar las ansias por la llegada de la cuarta temporada. Para eso y para adentrarse en el Palacio Mental del mismísimo Sherlock (Benedict Cumberbatch) e intentar entender cómo funciona su compleja mente. Fue un regalo de Navidad perfecto.

Se vio en TNT y está disponible en Netflix.

‘The Flash’ (segunda temporada)

Comenzó a emitirse en 2015, pero como las temporadas de los superhéroes de The CW constan de 23 episodios llegó hasta finales de mayo y por eso entra en la lista. Durante esta segunda temporada The Flash dio un salto de calidad considerable. Con múltiples referencias a Fringe, su trama se complicó con viajes entre Tierras y en el tiempo y gozó de un villano, Zoom, que aunque se desinfló en la recta final aguantó bien prácticamente toda la temporada.

Se vio en TNT y está disponible en HBO.

‘Daredevil’ (segunda temporada)

No fue tan buena como la primera, pero Daredevil sigue siendo de lo mejor en el ahora poblado mundo superheroico televisivo. En su segunda temporada, Matt Murdock (Charlie Cox) se enfrentó a tantos enemigos que casi perdió la cuenta y sufrió de un estrés laboral importante. Lo mejor de esta segunda tanda del superhéroe de Netflix que abrió una nueva dimensión en el género fue la entrada de The Punisher (Jon Bernthal) y Elektra (Elodie Yung) en escena. De hecho, el primero ha conseguido su propia serie.

Puede verse en Netflix.

‘Los 100’ (tercera temporada)

Es el mejor ejemplo de una serie que ha ido ganando enteros y calidad con el paso de las temporadas. Una ficción de corte juvenil que se ha convertido en una de las mejores de panorama de la ciencia ficción televisiva. En esta tercera temporada el enemigo a batir era una inteligencia artificial con dotes para la manipulación. Una de las grandes bazas de Los 100 es que a sus guionistas no les tiembla el pulso a la hora de matar personajes. Y no lo hacen por efectismo, si no porque la trama lo requiere. Si hay que aniquilar a uno de los más queridos y así la serie gana argumentalmente, pues lo hacen y a aguantar las críticas en redes sociales.

Se vio en Syfy y estará disponible en Netflix a partir del 28 de enero.

‘American Crime’ (segunda temporada)

La segunda temporada de American Crime no tenía nada que ver con la primera. Cambian personajes y crimen. En esta ocasión abordaban uno muy peliagudo, el de la violación de un adolescente por un compañero de instituto. Esa era la primera capa, porque en realidad en American Crime había mucho más. Se trataba en profundidad el tema del racismo (y no solo en un sentido) y las diferencias sociales, pero sobre todo giraba en torno a la paternidad y la maternidad y hasta dónde son capaces de llegar unos padres para proteger a un hijo. En el reparto destacaban Timothy Hutton, Felicity Huffman, Lili Taylor, Regina King y Connor Jessup.

Puede verse en Movistar+.

‘Stranger Things’ (primera temporada)

Se convirtió en la serie del verano, en todo un fenómeno apelando a la nostalgia ochentera y las referencias. Misterio, aventuras y un poco de terror (lo justo) para convertir a Winona Ryder de nuevo en una estrella (con nominaciones incluidas contra todo pronóstico) y a Millie Bobby Brown en la niña con la que todos querían hacerse una foto en las galas. El éxito fue tal y tan rápido que los hermanos Duffer, creadores de Stranger Things, empezaron a hablar de la segunda temporada en entrevistas antes de que Netflix confirmase la renovación.

Puede verse en Netflix.

‘El ministerio del Tiempo’ (segunda temporada)

La segunda temporada de El Ministerio del Tiempo tuvo grandes y muy buenos episodios, como el de apertura con El Cid como protagonista (Tiempo de leyenda) y los dos sobre los últimos de Filipinas (Tiempo de valientes). Pero es que, además, sirvió como presentación de un personaje que pese a que al principio no gozaba del apoyo de todos los ministéricos se ha ganado a pulso un hueco en la patrulla. Se trata, claro, del Pacino de Hugo Silva, que en la tercera temporada vuelve para quedarse tras la marcha definitiva de Rodolfo Sancho (Julián) de la serie. Y una mención especial al protagonismo de Velázquez (Julián Villagrán).

Puede verse en la web de RTVE.

‘Black Mirror’ (tercera temporada)

La serie británica que hizo las maletas para mudarse a Netflix ha pasado de los tres episodios a los doce, pero solo se han estrenado una parte. Sea como sea, el caso es que los seis son de notable alto para arriba. Los mejores, sin duda, San Junípero, por el buen rollo que transmite –algo poco habitual cuando se trata de la serie de Charlie Brooker–, y Caída en picado, protagonizado por Bryce Dallas Howard y dirigido por Joe Wright.

Puede verse en Netflix.

‘Better Call Saul’ (segunda temporada)

Es esta segunda temporada de Better Call Saul se ha empezado a vislumbrar cuáles fueron los caminos que llevaron a Jimmy McGill a convertirse en Saul Goodman. Los continuos desprecios de su hermano, su capacidad para tomar (casi) siempre el camino equivocado y su (en ocasiones) falta de ética profesional quedaron más que patentes en esta segunda temporada. Aún así, Jimmy sigue gozando de ese punto de comprensión y cierto cariño del que nunca disfrutó su yo del futuro, el que se vio en Breaking Bad.

Puede verse en Movistar+.

‘The Young Pope’ (primera temporada)

Paolo Sorrentino en estado puro. Una auténtica orgía visual con un Sumo Pontífice al que en una de sus primeras escenas se le ve el trasero, con unos sueños un tanto rocambolescos, muchas ganas de poder y una sonrisa inquietante. Él, el Papa, es Jude Law. La serie, que se ha podido ver en España tras el desembarco de HBO aquí, es una auténtica locura. Divertida y rompedora, que no deja a nadie indiferente. Sobre todo en el Vaticano y alrededores.

Puede verse en HBO.

‘El Caso. Crónica de sucesos’

Uno de los mejores estrenos del año en la ficción televisiva española y una de las cancelaciones más sorprendentes. La calidad la tenía, pero la audiencia no era toda la que las cuentas de RTVE consideraba aceptable para su renovación y quienes la seguían se quedarán sin saber qué ocurre con el asesino del Rosario. Ambientada en los años sesenta en la redacción del semanario El caso, la trama seguía las investigaciones de Jesús Expósito (Fernando Guillén Cuervo) y Clara López-Dóriga (Verónica Sánchez) como redactores. Cada capítulo trataba sobre un caso escabroso basado en hechos reales, pero también se tocaban temas como la censura, el papel de la mujer, el franquismo o la relación policía/periodista.

Puede verse en la web de RTVE.

‘Orphan Black’ (cuarta temporada)

Una genialidad desde la primera a la cuarta temporada, que es la que se ha estrenado este año. Orphan Black no está lo suficientemente reconocida por los premios. Ni la serie, ni su protagonista, Tatiana Maslany, que interpreta a cinco clones recurrentes y los que le echen. La cuarta temporada quedó con un final muy abierto y muchas dudas por despejar. Ese final con reencuentro incluido y con uno de los personajes principales en peligro de muerte. Se aclararon algunos misterios, pero se destapó una trama aún más compleja debajo de la ya de por sí complicada de soldados fabricados en probetas. La quinta será la última y aclarará todas las incógnitas, que fueron muchas, que planteaba la cuarta.

Puede verse en Netflix.