Publicado: 29.12.2015 13:21 |Actualizado: 29.12.2015 16:28

"Las resacas son para los que dejan
de beber" y otras frases memorables del cantante de Motörhead

Lemmy Kilmister dejó para la posteridad sentencias que ayudaron a consolidar su fama de forajido del rock, canalla, bebedor y mujeriego

Publicidad
Media: 5
Votos: 6
Comentarios:
Fotografía de archivo tomada el 20 de julio de 2010 que muestra al cantante y líder de Motörhead, Lemmy Kilmister, durante un concierto en el Paleo Festival en Nyon (Suiza). EFE

Fotografía de archivo tomada el 20 de julio de 2010 que muestra al cantante y líder de Motörhead, Lemmy Kilmister, durante un concierto en el Paleo Festival en Nyon (Suiza). EFE

MADRID.- Tan solo cuatro días después de cumplir 70 años el pasado 24 de diciembre, el rockero británico Lemmy Kilmister ha fallecido en su casa de Los Angeles (California) a causa de un "cáncer extremadamente agresivo" que le fue detectado 48 horas antes del fatal desenlace.

El rock ha perdido de esta manera a uno de sus últimos grandes héroes, pues el vocalista y bajista de Motörhead es el último gran forajido del rock, canalla, bebedor, mujeriego... un tipo duro de los de antes, en definitiva.



Un mito que además de un puñado de temas clásicos ha dejado para la posteridad también algunas reflexiones igualmente icónicas para la mitología musical. Siempre con el motor revolucionado al máximo sin pensar en la meta. Repasamos algunas de sus frases más célebres.

"Somos Motörhead y hacemos Rock & Roll"

Uno de los lemas más famosos del rock, el grito de guerra con el que se iniciaban todos los conciertos del grupo, ya con los amplificadores a punto de estallar.

"Si piensas que eres muy viejo para rockear, es que eres muy viejo"

Otro eslogan que bien podría valer millones de euros a poco que sus herederos (que los tiene) estén un poco avispados. Una declaración de intenciones de capitán de tropa irreductible.

"Ahora bebo vodka con zumo de naranja en lugar de Jack Daniel's con Coca-Cola. Me gusta más el zumo"

El pasado mes de agosto desveló en una entrevista con The Guardian que había encontrado la forma de luchar contra su diabetes. Básicamente cambiar el azúcar de la Coca-Cola por las vitaminas del zumo de naranja. "Aparentemente sigo siendo indestructible", llegó a bromear en esa misma entrevista.

"Si Motörhead se muda a tu vecindario no crecerá más hierba en tu jardín"

No está comprobado el poder de Lemmy para acabar con la vegetación a su paso, aunque así de primeras tampoco es que hubiera mucha gente dispuesta a convivir puerta con puerta con los muchachos de Motörhead para aclararlo. Pero la analogía está clara: Lemmy es Atila y sus fans el ejército de hunos.

"El verano del 73 fue fantástico. No me acuerdo de nada, pero nunca lo olvidaré"

Una de esas bromas que ayudan a cimentar la vieja leyenda del rock como una juerga constante e infinita. Y el caso es que el propio Lemmy así lo recuerda en su autobiografía, de la que sorprenden no ya las historias, sino que estén contadas todas con tanto detalle.

"Nunca he hecho esto por dinero, ya que nunca hemos vendido demasiados discos. Muchos grupos de mierda son millonarios, pero no es nuestro caso"

Suele decirse que el resultado de algo no es verdaderamente lo importante siempre que lo que hayas hecho sea con los motivos adecuados. Para Lemmy, la necesidad artística está por encima de todo lo demás y eso es lo que ha desprendido toda su vida y lo que le ha diferenciado abismalmente de muchos otros.

"Un grupo bueno no es el que te hace mover un rato el pie, sino el que desata tu imaginación"

Muchas de sus citas tienen que ver con el desenfreno y las mujeres, pero en ocasiones también demuestra que tras la pose hay mucho poso. Porque tiene toda la razón en este caso.

"No soy rockero todo el día, paro para dormir"

Con la muerte de Lemmy se muere una parte muy importante del rock. Esa parte que necesita personajes rebosantes de actitud y de honestidad, de los que conectan por su personalidad y su carisma. Sin trampa ni cartón.

"Las resacas son para los que dejan de beber"

Lemmy tiene su particular remedio para atajar las resacas del día después. Y no, no es precisamente ibuprofeno o un buen desayuno con huevos fritos y zumo de naranja. Él prefiere equilibrar su PH.

"Nunca me he acostado con una mujer fea, pero sí me he levantado con unas cuantas"

A su fama de pendenciero le acompaña desde siempre la de mujeriego. Por eso, ante la ausencia de relaciones verdaderamente estables y su habitual sinceridad, tampoco sorprende esta frase repleta de cachondeo etílico.

"Si él tuvo cojones para operarse yo los tengo para liarme con él"

Así de tajante se expresaba ante la pregunta de si él, tan mujeriego y bravío, tendría alguna relación con un transexual.

"Cuando muera será un buen momento para dejar de tocar, porque allí es cuando Dios te dice que debes moderarte, cuando mueres"

Sus excesos de todo tipo le convirtieron en un icono para todos los que ansían una vida a toda velocidad. Su resistencia física le convirtió en leyenda.

"Vive rápido, muere de viejo"

No valen las farsas para liderar a un grupo como Motörhead. Si te embarcas en algo así no te queda otra que hacerlo sin frenos para evitar que todo se convierta en una pantomima. El riesgo de no llegar a viejo es alto, pero Lemmy se lo creyó y duró mucho más de lo que decían las casas de apuestas.

"La vida es un broma sin chiste final"

De un tiempo a esta parte y por culpa de su maltrecha salud, Lemmy ya no podía evitar las preguntas sobre su salud y una hipotética muerte. En una reciente entrevista con la edición española de Rolling Stone, volvió a sacar su elocuencia para sentenciar que "la vida es una broma sin chiste final".

"¡Nacer para perder, vivir para ganar"

Otro eslogan infalible de Lemmy que vuelve a estar de actualidad, pues es la frase final del comunicado con el que el resto de Motörhead ha confirmado la muerte de su líder.