Publicado: 22.07.2016 10:59 |Actualizado: 22.07.2016 10:59

Rihanna, una estrella fugaz que deslumbra en Barcelona

La cantante despliega en la ciudad condal un concierto de corta duración -apenas hora y media- pero con mucha intensidad, en el que la reina del R&B interpretó 26 canciones, en la única actuación de su gira que la barbadiense ofrece en España.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Rihanna, una estrella fugaz que deslumbra en Barcelona. /CORDON

Rihanna, una estrella fugaz que deslumbra en Barcelona. /CORDON

BARCELONA.- Rihanna ha aterrizado hoy en el Palau Sant Jordi de Barcelona como una estrella fugaz, con un concierto de corta duración -apenas hora y media- pero muy intenso, en el que la reina del R&B ha interpretado 26 canciones que han cautivado al público, en la única actuación de su gira que la barbadiense ofrece en España.

La artista ha llegado a la capital catalana para promocionar su nuevo disco "Anti" -que incluye éxitos musicales como "Work"- tras cancelar el concierto que tenía previsto en Niza el 15 de julio como consecuencia del atentado que acabó con la vida de 84 personas en la ciudad francesa la noche anterior.

El concierto ha comenzado con la actuación de Big Sean, la primera del rapero en Barcelona, que se ha mostrado festivo y reivindicativo, y que ha conseguido amenizar la paciente espera del público y que se ha atrevido con algunas palabras en español. Con 50 minutos de retraso, una misteriosa Rihanna ha aparecido subida a una plataforma y vestida completamente de blanco interpretando "Stay" con la cara cubierta por una capucha.

La artista no ha mostrado su rostro hasta que se ha dispuesto a cantar la segunda canción de la noche, "Love the way you lie", que ha suscitado una sentida ovación del público. A continuación, Rihanna ha exhibido su gran sensualidad mientras bailaba literalmente sobre sus fans al son de "Woo" y "Sex with me" encima de un corredor móvil colgado del techo del pabellón que conectaba con el escenario principal de un Palau Sant Jordi prácticamente lleno.



La exótica cantante, que ha lucido un maillot ajustado y unas botas altas, se ha acompañado de una escenografía poco aparatosa pero eficaz, con distintas plataformas a lo largo del escenario y tres pantallas distribuidas para que los asistentes pudieran visionar de cerca todos los movimientos de la reina del R&B. Rihanna no ha dado tregua a su público y ha interpretado una decena de temas sin descanso, como "Bitch better have my money" y "Umbrella", la canción que la consagró como artista de fama mundial en 2008 y que el público ha coreado especialmente.

Llegados a este punto, la barbadiense se ha dirigido por primera vez a los asistentes, les ha dado la bienvenida a su gira y les ha lanzado un reto: "¿Os sabéis las letras? Ahora lo veremos", ha dicho con sorna justo antes de interpretar "Desperado". La cantante no ha parado de bailar en todo el concierto, en especial con "Work", el single de "Anti" que ha liderado las listas de éxitos desde que salió el disco, una canción que cuenta con la colaboración del rapero Drake, cuyo tema "Take care" ha versionado Rihanna a continuación.

Esta no ha sido la única canción que ha adoptado de otros músicos: la artista ha versionado en su totalidad "Same Ol' Mistakes" de Tame Impala y los ritmos de "How deep is your love" de Calvin Harris han introducido uno de los éxitos más 'dance' de la artista: "We found love", producido por el mismo Harris. Rihanna ha repasado temas como "4/5 Seconds", "Where have you been" y "Rude boy" y ha mostrado sintonía con el Sant Jordi en todo momento. Incluso ha bromeado con los asistentes en varias ocasiones: "No quiero ver a nadie con su teléfono a no ser que saquéis fotos de mi", ha advertido.

El momento más emotivo de la velada llegó cuando Rihanna dedicó la balada "Diamonds" a todas las víctimas del atentado en Niza el pasado 14 de julio

El momento más emotivo de la velada ha llegado cuando, tal como hizo en su última actuación en Lyon (Francia), Rihanna ha dedicado la balada "Diamonds" a todas las víctimas del atentado en Niza el pasado 14 de julio mientras una gran cortina desprendía espuma detrás suyo. "Hay mucha mierda en el mundo, ni tan si quiera puedo ir a Turquía a actuar, en América están matando a hombres y a mujeres negros sin razón", ha señalado en tono reivindicativo la cantante de Barbados, que ha querido que sus fans formaran un mosaico de luces con las pantallas de sus móviles.

La barbadiense ha reivindicado con orgullo su último disco, protagonista prácticamente de todo el concierto, y ha dejado atrás sus primeros éxitos como "Don't stop the music" y "Pon de Replay", que el público barcelonés no ha podido escuchar. El segundo single de "Anti", "Needed Me", ha abierto la recta final del concierto que ha terminado con "Love on the brain" y "Kiss it better", también del último álbum y que Rihanna ha interpretado subida en una plataforma mientras la espuma no paraba de expandirse hasta rodear completamente a la banda de músicos que la acompañaban.

"Gracias Barcelona. Esta ha sido una de mis mejores noches, os quiero", ha reconocido Rihanna a modo de despedida mientras saludaba al público. Su actuación en la capital catalana se suma a una lista de grandes artistas que visitarán este verano Barcelona. Sin ir más lejos, el próximo 3 de agosto llegará a la capital catalana Beyoncé con su gira "Formation".