Público
Público

Los rockeros octogenarios también bailan

Tricicle lleva a Barcelona el musical 'Forever Young', sobre la alegría en la vejez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El día a día de seis ancianos que viven en un geriátrico sin nada que hacer es el tema del musical Forever Young dirigido por Tricicle. Un espectáculo que después de estrenarse en Madrid el pasado mes de marzo y de estar de gira por España todo el verano llega al Teatro Poliorama de Barcelona. Una de las gracias del montaje es que sus protagonistas en lugar de dedicar las horas a enumerar dolencias, deciden aprovechar el tiempo al máximo y divertirse. Tratándose de una producción de Tricicle era de esperar que no hubiera lugar para dramas.

Cuando sube el telón, el espectador se encuentra en el 2050, en una residencia para actores jubilados que viven tiranizados por una enérgica enfermera. 'No es un musical clásico, sino una obra de teatro con momentos musicales', apuntó Paco Mir, de Tricicle, que definió la obra como 'una comedia con momentos emotivos que pueden hacer aflorar la lagrimita'. 'Pero sin ñoñerías', añadió Carles Sans, también miembro del grupo y director de la adaptación de este 'canto a la vida', que pretende animar a los presentes a 'no perder nunca las ganas de vivir'.

Al ritmo de clásicos como Forever Young, de Alphaville; I Will Survive, de Gloria Gaynor; You Can Leave Your Hat On, de Joe Cocker; o Sweet Dreams, de Eurythmics, Tricicle consigue que el público se tome a risa un tema tan espinoso como es la vejez.

Tricicle ha respetado las mismas canciones que dan cuerpo a la versión original de la pieza estrenada en Hamburgo hace 11 años y que el grupo catalán descubrió hace un año en Noruega. Pero en la versión española, Tricicle ha incluido La chica de ayer, de Nacha Pop, Libre, de Nino Bravo, y clásicos de Camilo Sesto, a los que ahora se suman fragmentos de canciones de Joan Manuel Serrat y Jaume Sisa.

'Hemos decidido dejar las canciones en su idioma original porque son referentes, iconos de la música que creemos que habrían perdido su esencia si las hubiéramos traducido', explicó Sans.