Publicado: 19.08.2015 10:37 |Actualizado: 19.08.2015 10:37

El Rototom empieza conversaciones con varias comunidades judías tras el veto a Matisyahu

Después de que el Gobierno central y el de la Generalitat Valenciana reprobaran la decisión del festival, sus organizadores han suspendido la rueda de prensa que habían convocado este miércoles para explicar su postura

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
Matisyahu, durante una actuación en el teatro Millenaris en Budapest hace unas semanas. (EFE)

Matisyahu, durante una actuación en el teatro Millenaris en Budapest hace unas semanas. (EFE)

BENICÀSSIM.- La organización del Festival Rototom Sunsplash ha iniciado conversaciones con las comunidades judías españolas e internacionales por la polémica que ha provocado la cancelación de la actuación del cantante hebreo Matisyahu.

Así lo han asegurado fuentes del Festival que se celebra en Benicàssim (Castelló), cuyos organizadores han suspendido la rueda de prensa que habían convocado para este miércoles con el objetivo de explicar su postura en relación con este tema y han señalado que "en breve" emitirán una "declaración pública institucional".

Matisyahu, que debía actuar el día 22 en el festival, ha sido retirado del cartel tras no querer pronunciarse sobre el derecho del pueblo palestino a tener un estado propio y sobre el uso de la violencia.



La polémica estuvo precedida por una campaña de Boicot, Desinversions y Sancios (BDS) a Israel del País Valencià, una organización que pidió a los participantes en el Rototom que consideraran su asistencia si acudía Matisyahu.

Para BDS, Matisyahu es "un artista reggae judío estadounidense que ha participado en festivales prosionistas, ha reconocido ser un amante de Israel y ha llegado a afirmar que Palestina no existe". Varios de los participantes declinaron entonces acudir al festival si asistía Matisyahu, por lo que los organizadores, tras no encontrar respuesta por parte del artista judío a su petición de que se pronunciara sobre si Palestina debía tener un estado propio o acerca del uso de la violencia, decidieron cancelar su actuación.

El Gobierno central y el de la Generalitat Valenciana, así como la Embajada de Israel en España, han reprobado el veto impuesto por el Festival al cantante Matisyahu y lo consideran una discriminación por su condición de judío.

El Ministerio de Asuntos Exteriores, en una nota de prensa, ha criticado la decisión de los organizadores del Festival porque considera que cuestiona el principio de no discriminación y lo interpreta como "una forma de actuar que violenta la conciencia".

La embajada de Israel también ha considerado la decisión una "censura ideológica con tintes antisemitas" y ha señalado que los organizadores del Rototom "han discriminado de forma intolerable al cantante".

También las redes sociales se han hecho eco de la polémica mediante una oleada de quejas y críticas por la cancelación del artista, y el hecho se ha reflejado en numerosas páginas web y medios de comunicación de todo el mundo. El propio artista se pronunció en su página de Facebook afirmando haber sufrido una "presión espantosa y ofensiva" por parte del festival para pronunciarse sobre sus creencias políticas.

Desde el País Valencià, el secretario autonómico de Cultura y Deporte, Albert Girona, y la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, han lamentado la anulación del concierto del cantante Matisyahu y han defendido la libertad de expresión. También la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE) calificó de "cobarde, injusta y discriminatoria" esta decisión.

En sentido contrario, se han pronunciado algunas organizaciones como Pallasos en Rebeldía, que han rechazado las acusaciones de "antisemitismo" contra el Rototom y afirman que el veto al cantante se debe a sus manifestaciones "justificando violaciones de derechos humanos por parte del Estado de Israel y no a su identidad étnica".