Público
Público

Rufus T. Firefly "Quieren hacernos los nuevos Vetusta Morla pero no somos los sucesores de nadie"

La banda de Aranjuez arranca gira esta primavera para enseñar su última creación, que tiene forma de disco. 'Magnolia' son diez cortes repletos de referencias a mitos musicales y cinematográficos: "Es un canto a las cosas bonitas de la vida". 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Rufus 1

"Me da mucha rabia que llame la atención que nuestra batería sea una mujer" / IRIS BANEGAS

"¿Sabes la de veces que he ofrecido a Julia, mi batería, para ir a tocar con otros artistas y me han dicho que necesitaba a alguien más cañero? No se fiaban de que pudiera llevar el peso". Eso es porque no han oído en directo a Julia Martín-Maestro, la dueña de las baquetas en Rufus T. Firefly. "Me da mucha rabia que llame la atención que nuestra batería sea una mujer", lamenta Víctor Cabezuelo, el cantante de la banda que presenta nuevo disco: Magnolia [Lago Naranja Records].

"He tocado con mucha gente y nunca ha habido un batería mejor que ella, y seguramente lo habrá tenido mucho más complicado para llegar a donde está que el resto". El machismo, además de rancio, es inculto: no sabe que para tomar las baquetas es más necesaria la técnica que la fuerza. "Julia es un ejemplo también para los hombres, porque hace algo mucho mejor que la mitad de ellos".

"Julia es un ejemplo también para los hombres, porque toca la batería mucho mejor que la mitad de ellos"

Rufus T. Firefly tienen nombre de alter ego de Groucho Marx y aspiran, con su nuevo trabajo, preludio de la primavera, a trascender lo material y representar con sus melodías "la naturaleza, el arte y el amor", que son "valores súper básicos muy atacados hoy en día". Crisis de valores. Crisis en la industria musical. Y protestas: "La queja es el primer paso para cambiar algo, no nos podemos quedar solo ahí en el ataque y no buscar soluciones". El tiempo de las protestas ya pasó, de eso va a hacer siete años el próximo 15 de mayo. Esa primavera de 2011 coincidió con la publicación de su disco más político: "Nos tocó mucho lo que pasó en ese momento. Pensábamos que de verdad en la calle se estaba cociendo el cambio y ahora vemos que seguimos prácticamente igual". Quizá de aquellos polvos, estas flores.

Rufus 4

'Magnolia' es el último trabajo de Víctor Cabezuelo, Julia Martín-Maestro y los suyos / IRIS BANEGAS

"Este disco nos lo hemos tomado más como una defensa en vez de como un ataque porque llevamos toda la vida quejándonos de que está fatal la cosa y, al final, podemos hacer mucho más si defendemos las cosas bonitas de la vida". Como Magnolia, un trabajo para proteger, cuidar y disfrutar en directo y en diferido y que recopila homenajes y referencias cinematográficas desde el propia título: "Reunimos ahí muchas cosas que nos han cambiado la vida, desde Radiohead o Pink Floid hasta Hitchcock". Películas y recuerdos de voces inolvidables dan aroma a Magnolia. Entre ellas, la de Jeff Buckley.

Jeff Buckley en el río

El padre de Grace, uno de los discos más mágicos de la historia se zambulló en el río Wolf de Memphis un 29 de mayo de 1997: Jeff Buckley, completamente vestido y sin despedirse, decidió darse un baño mientras sonaba el Whole lotta love de Led Zeppelin. Pocos días después encontraron su cuerpo sin vida, no había rastro de drogas ni alcohol pero sí tenía su característico piercing en el ombligo. Nunca se sabrá si fue un accidente fortuito o una acción premeditada para quitarse la vida. "A mí me gusta pensar en ello como en una despedida bonita en lugar de imaginarlo como una tragedia".

"No se puede cantar humanamente como Jeff Buckley, no se pueden hacer esas canciones. Ese disco, Grace, no le va a volver a salir a nadie". Víctor y los suyos, en Magnolia, le rinden su particular homenaje pero no con una versión sino con un gran tema propio, Río Wolf , en una mezcla entre el tema de Led Zeppelin con aires del Last Goodbye de Buckley.

Lorca pensaba que los artistas eran médiums de la naturaleza: ella nos utiliza para expresar un grandeza. Esa frase marcó a Víctor, quien también toca el teclado en Mucho, con Martí Perarnau y los suyos. "En realidad los músicos no sabemos hacer nada pero enviamos el mensaje que la naturaleza nos da", añade Víctor. Y lo que la pachamama les canta, ellos lo replican en obras como Magnolia. Las quejas, mejor se las guardan para sus redes sociales.

Facebook y la 'fast music'

Víctor usa su Facebook no solo para anunciar novedades de su banda, sino también para denunciar episodios bochornosos que le llueven, como la propuesta que les hizo llegar una todopoderosa televisión para emitir su videoclip "con carácter gratuito". Solo les faltó añadir '¡Chaval, que vas a salir en la tele!', bromeaba en su timeline, "como si fuéramos un grupo que acabamos de empezar". Esto muestra, según el artista, cómo se trata a la música y a la cultura en general. 

Rufus 2

@ IRIS BANEGAS

La pose en este mundo existía quizá mucho antes de que Elvis Presley meneara la cadera. El contagio capitalista de la competición, del aparentar, de acumulación de parabienes rápido como si tratara de cocinar fast music, llega a todos los rincones, incluso los más espúrios: "Pero esto es música, no es una competición, a un concierto se va a emocionarse y no a contar cuántas entradas han vendido". El frontman de los Rufus T. Firefly critica que la diferencia entre lo que la gente piensa de la música y lo que realmente pasa dentro de ella es enorme. "Llevo 25 años y todavía no puedo vivir de esto, no me da para ganar un sueldo de 800 euros al mes".

"Hay medios que sienten la necesidad de hacernos los nuevo Vetusta Morla, o Supersubmarina o Izal, de convertirnos en un grupo que esté en lo más alto del panorama, pero esa necesidad nosotros no la tenemos". Rufus T. Firefly ni son nuevos -ya tienen cinco discos bajo su nombre- ni quieren ser los sucesores de nadie, solo hacer canciones honestas que cuenten su verdad. 

"Llevo 25 años y todavía no puedo vivir de esto, no me da para ganar un sueldo de 800 euros al mes"

Contra el 'one hit wonder'

En la crítica del disco que les hicieron en Mondo Sonoro lamentaban que Rufus T. Firefly no han conseguido para su Magnolia un súper temazo: "Nosotros no sabemos hacer hits, hacemos otra cosa". Y Víctor se sincera: "Creo que no podríamos llevar una carrera musical mejor; para la música que hacemos y para la densidad de nuestras canciones estamos llegando a más gente de la previsible".

La receta de la pegada muchos se la saben de memoria: temas cortos, luminosos, repetir el chorus y, a poder ser, incluir algún laralala. "Un músico sabe cuándo está siendo honesto o decide cortar la canción a los tres minutos para que pueda sonar en la radio o cambiar un estribillo para que el público festivalero se venga arriba". No quieren ser una banda de one hit wonder: "Hay muchos grupos hoy que tienden, amparándose en el indie, a hacer música de festival, pop fácil e inmediato". Quizá porque hay mercado, con tanta oferta de festivales indies veraniegos aunque esa oferta responde "a intereses empresariales y no musicales", dice Víctor. ¿Y dónde quedó la honestidad? "Nosotros somos un grupo 100% romántico", en muchos sentidos. Aunque la vida real resulte ser mucho más prosaica.