Público
Público

De Sabina para Semprún: 'Federico Sánchez se despide de ustedes'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Para Jubi y Miguel Ángel Aguilar

1.

Pimpinela escarlata del franquismo,

limón que no estrujó la policía,

lo tildaron de agente de la CIA

cuando descarriló su carrillismo.

 

Montmatre, Dolores, Buchenwald, abismo

del Kremlin en obscena epifanía,

tan Federico Sánchez que sufría

por intentar ser otro siendo el mismo.

 

Un mal día, por ignorar la gloria

de Di Stéfano, al borde del talego,

lo puso el crucigrama del destino.

 

La liga que jugaba a sangre y fuego

se ganaba en la cancha de otra historia

más innoble que el gol de Marcelino.

 

2.

En la semana negra del buenismo,

burla burlando el don de la utopía,

lo conocí en Gijón con Luis García

Montero, qué cartel para el turismo.

 

Con devoción ayuna de cainismo

blasfemaba contra la idolatría,

le embestían los toros y sabía

torear, sin hacer dontancredismo.

 

Cómplice de Montand y de Pradera,

de Costa-Gavras, de la primavera

que enfangaba el villano de Verdún.

 

El siglo veinte cabe en su estatura,

nunca habrá otro ministro de cultura

más culto y sin cartera que Semprún.