Publicado: 09.05.2014 17:28 |Actualizado: 09.05.2014 17:28

Un salón del cómic que dará guerra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con la presencia del conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, el director del 32 Salón del Cómic Internacional de Barcelona, Carles Santamaria, presentó el programa del salón que, del 15 al 18 de mayo, ocupará los palacios 1 y 2 de la Fira de Barcelona en Montjuïc.  

Más de 100. 000 personas se esperan que pasen durante los cuatro días que durará el certamen que, convertirá a Barcelona, en la capital mundial del cómic, con permiso del encuentro de Angulema. El certamen contará con 153 expositores y ocupará 32.000 metros cuadrados de la Fira de Barcelona, el casi el doble que el año pasado. El presupuesto de esta edición es de 700.000 euros.

El cómic como elemento de reflexión

Son ya 32 años desde aquella primera edición de lo que entonces, 1981, se llamó Salón del Cómic y la Ilustración, y por la que pasaron 12.000 visitantes. Hoy no sólo el salón está más que asentado nacional e internacionalmente, sino que es un elemento referencial de la ciudad y de la aún pequeña industria local del cómic que, entre otras cosas, es el motivo de la "fuga" de autores a países, principalmente EEUU, con una industria más desarrollada y que valora y paga mejor a nuestros artistas. A nadie se le escapa la importancia del cómic como herramienta de reflexión y análisis, tanto histórico como de la actualidad. En esta edición tendremos muestra de ello en la exposición sobre el cómic bélico o la exposición titulada "Por el derecho a sonreír", que nos muestra el trabajo de los humoristas gráficos que, desde las páginas de la prensa diaria, analizan irónicamente la actualidad política y social. El género con más éxito en la novela gráfica es el autobiográfico. Aunque podemos decir que va más allá de ser una tendencia, como veremos en la exposición "Viñetas autobiográficas". El tomar la propia vida, y el de una generación en concreto, para reflejar la realidad social, cultural e histórica, es algo que vienen haciendo los dibujantes y guionistas de historietas desde hace tiempo. Ahí tenemos, en la década de los setenta, los casos de Enric Sió, Luis García o Carlos Giménez. En los 80 y 90, Joan Mundet y Ramón Boldú. En nuestros días tenemos a Sandra Uve, Miguel Gallardo, Susana Martín o Isabel Franc, por citar algunos de los veinte autores que tendrán originales en la exposición.

Cómics en guerra

En un año donde se conmemora el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, el 75 aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial, el 75 aniversario del fin de la Guerra Civil española, el Tricentenario del fin de la Guerra de Sucesión española y del 11 de septiembre de 1714, pues el salón se pone guerrero y monta una exposición que ocupa en su totalidad el espacio del palacio 1 de la Fira, unos 12.000 metros cuadrados.

Desde la prehistoria hasta nuestros días, la muestra repasará cronológicamente la historia de las viñetas bélicas. Son 550 originales de los mejores autores de todo el mundo del género bélico. Para algunos que peinamos canas, esto nos trae el recuerdo de la famosa serie de Hazañas Bélicas de la editorial Toray, y que creó Boixcar, seudónimo del historietista catalán Guillermo Sánchez Boix, que luchó al lado de la República y estuvo en un campo de concentración en la Francia ocupada.


Quizá lo que más llamó la atención de los periodistas al recibir las primeras informaciones del Salón de esta año fue, sin duda, ver entre sus participantes a la Asociación de los Aviadores de la República, o a la Asociación de Recreación Histórica de la Coronela, que no fue otra que la milicia encargada de defender las murallas de Barcelona en 1714. Todo se debe porque la exposición "Cómics en Guerra" contará con recreaciones históricas, dioramas y escenografías donde, por ejemplo, se recreará una escena de la Batalla del Ebro, un campamento de los Miquelets, la milicia de la Guerra dels segadors. Una ambulancia de guerra, camiones y otros vehículos, cedidos por coleccionistas para la ocasión, formaran parte de la exposición, donde sin duda destacará el blindado M-41. Ya lo advirtió Carles Santamaria: "que nadie se asuste si en estos días ven aparecer un tanque por la Diagonal, será un blindado de la guerra de Corea".

La exposición tiene un espacio dedicado a las víctimas civiles de las guerras y de los genocidios. Así como el espacio de la Cruz Roja llamado "Camino hacia la paz". Esta exposición está dedicada a los corresponsales de guerra y, además de la Cruz Roja, cuenta con la participación de Reporteros Sin Fronteras. Claro que la parte más emotiva es la que mostrará dibujos, en este caso copias porque el valor histórico y sentimental es incalculable, de presos en los campos de concentración y en los penales de la dictadura. Para ello se cuenta, entre otras asociaciones, con l'Amical Mauthausen.

Como dicen, Popeye el marino es un icono de la cultura pop, que alcanzó fama mundial a través de las series de dibujos animados. El personaje creado por Elzie Crisler Segar cumple ahora 85 años, y tendrá su propia exposición. El caballero oscuro Batman, creación de Bill Finger y Bob Kane, debutó en el número 27 de la revista Detective comics, allá por mayo de 1939, por lo que cumple 75 años. El filántropo de Gothan City tiene una exposición propia, como también la tiene el personaje de Lobezno, escrito por Len Wein y dibujado por Herb Trimpe. En octubre y noviembre de 1974 apareció Lobezno en los números 180 y 181 de The Incredible Hulk, por lo que cumple 40 años de madurez este superhéroe que, tras pasar por la Patrulla-X, su fuerte personalidad hizo que tuviera colección propia.

Autores invitados

Como es lógico, serán cientos los guionistas y los dibujantes del país que estarán presentes, pero estas citas siempre tienen el aliciente de traer autores extranjeros que son más difíciles de ver si no es por certámenes como el presente. Entre los más esperados y que han confirmado su presencia están Joe Sacco, autor de la premiada novela gráfica Palestina, resultado de su inmersión durante dos meses en los territorios de Gaza y Cisjordania. Sacco viaja desde Portland (Oregón) para presentar La Gran Guerra, novela gráfica que edita en España Random House. El argentino Eduardo Risso, de gran fama en EEUU, se dio a conocer en la serie Vértigo, 100 balas, con guión de Brian Azzarello, que también viene a Barcelona con ECC Ediciones. El británico Andrew Wildman, popular por la serie Transformers, es otro de los autores invitados. Como lo son Mike Carey, Audrey Spiry, Chloé Cruchaudet, Manuele Fior, Pasquale Vecchio o el serbio Rajko M. Guéra, que reside en Barcelona, y que dibujó Django desencadenado, novela gráfica basada en el guión íntegro de la popular película de Quentin Tarantino. La obra, editada en España por Planeta DeAgostine, será presentada en el Salón del Cómic de Barcelona. Cerca de una treintena son los autores extranjeros invitados para esta edición.

Exposiciones premios del salón

Los ganadores de la pasada edición del salón tendrán exposición propia. Como es el caso de Purita Campos, que obtuvo el Gran Premio del Salón del Cómic, 2013, autora de la serie Esther y su mundo, traducción de la obra Patty's World, con la que Purita se hizo famosa en el mercado anglosajón. O el gran Miguelanxo Prado, Premio a la Mejor Obra, por Ardalén (Norma Editorial). Cyril Pedrosa, que con Portugal se hizo con el Premio a la Mejor obra Extranjera. O el Premio al Autor Revelación -patrocinado por la Fundación Divina Pastora-, que recayó en Oriol Hernández, dibujante de La piel del oso (Norma Editorial), que contaba con el guión de Zidrou. Todos ellos, con el premio al fanzine Adobo, tendrán sendas exposiciones en esta edición del Salón del Cómic de Barcelona.