Público
Público

Saramago cree que las razones de los Lorca pierden peso ante la "simplicidad" de otros herederos

El escritor portugués opina en su blog sobre la polémica de la posible apertura de la fosa del poeta granadino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor portugués José Saramago cree que las 'respetables' razones que los familiares de Federico García Lorca dan para que el cuerpo del poeta no sea exhumado de la fosa común del barranco de Víznar, en la provincia de Granada, en la que supuestamente está enterrado 'han perdido peso' frente a la 'simplicidad' de las afirmaciones realizadas por los familiares de los otros enterrados en la misma.

Concretamente, Saramago se refiere a la sencillez de la nieta del maestro Dióscoro Galindo, supuestamente enterrado junto a García Lorca, al afirmar ésta que si lograra encontrar los restos de su abuelo los llevaría 'al cementerio de Pulianas', la localidad granadina que fue el último destino de su abuelo como maestro.

Según señala el Premio Nobel en un apunte de su blog de internet recogido por Europa Press, los argumentos que esgrimen los herederos del poeta se han relacionado 'en mayor o menor grado' con cuestiones de 'decoro social', como 'la curiosidad malsana de los medios de comunicación' o 'el espectáculo en el que se convertiría el levantamiento de los huesos'.

Pero ante las razones de los García Lorca, la 'simplicidad' de Nieves Galindo al asegurar que llevarían los restos de su abuelo al cementerio de Pulianas hace que Saramago crea que 'sólo las páginas de los libros tienen vuelta, las de la vida, no'.

Por otro lado, el escritor cree 'inevitable' que la recuperación del cuerpo del autor del 'Romancero Gitano' se haya convertido en un 'auténtico imperativo nacional'. 'Sorprendentemente, sin embargo, la familia de García Lorca siempre se ha opuesto a que se realizara la exhumación', añade.

En esta entrada de su blog, que lleva por título 'Al cementerio de Pulianas', Saramago también recuerda el inicio del 'movimiento colectivo' para recuperar de las fosas y barrancos a 'miles de víctimas del odio fascista, identificarlas y entregarlas a las familias'.

A su juicio, esta 'tarea inmensa' 'no sólo encontró apoyos' sino que también se topó con los 'continuos esfuerzos de la derecha política y sociológica española para frenar lo que ya era una realidad exaltante y conmovedora'.

En este sentido, subraya la oposición de 'la derecha' a que 'ver levantarse de la tierra escavada y removida los restos de aquellos que habían pagado con la vida la fidelidad a sus ideas y a la legalidad republicana'.