Público
Público

Semprún se va envuelto en los colores republicanos

El escritor recibe sepultura en una ceremonia íntima y sin exequias religiosas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No descansará en Biriatou, sino junto a su esposa, como si ciertas cosas pasaran por encima de su infatigable compromiso político. Jorge Semprún fue enterrado en Garentreville, a una hora al sur de París, donde tenía una residencia de verano y donde ya reposaba su mujer Colette Leloup, montadora ocasional de Alain Resnais y Francesco Rossi, con la que convivió durante cinco décadas.

En este paraje cercano al bosque de Fontainebleau, medio centenar de familiares y amigos dieron el último adiós a Semprún en una ceremonia íntima y sin exequias religiosas. Los asistentes, entre los que se encontraban el ex presidente Felipe González y la ministra de Cultura Ángeles González-Sinde, recordaron anécdotas de su vida y leyeron fragmentos de su primera novela, El largo viaje.

Ángeles González-Sinde y Felipe González asistieron al entierro

Fue en ese debut tardío publicado en 1963, cuando ya sumaba cuarenta años donde Semprún relató por primera vez la escapada que vivió junto a su padre, diplomático republicano, huyendo del imparable avance del enemigo en 1936. Cruzó la frontera cantábrica y descubrió su nueva condición de exiliado. 'En Bayona oí por primera vez decir que éramos rojos españoles. Ya no dejé de ser un rojo español', escribió.

Desde entonces, dejó dicho que quería ser enterrado en esa tierra de nadie, fiel a un apelativo que no le abandonaría nunca. La muerte de su esposa, hace cuatro años, habría alterado su deseo. Lo que no impidió que su féretro fuera envuelto en una bandera tricolor, como había pedido Semprún, en señal de 'fidelidad al exilio y al mortífero dolor' de los suyos. Los colores republicanos le acompañaron hasta unos segundos antes de internar el ataúd bajo tierra.

Pidió la bandera tricolor por 'fidelidad al exilio y al mortífero dolor' de los suyos

También asistieron a la ceremonia personalidades cercanas a Semprún, como el crítico literario Bernard Pivot, el actor Michel Piccoli o el escritor Javier Pradera.

'Fue el único escritor de quien fui amigo íntimo', expresó Pivot, miembro del jurado del premio Goncourt junto a Semprún, así como presentador del célebre programa televisivo Apostrophes, en el que entrevistó repetidamente al escritor y político.

A su lado, se encontraba Carmen Claudín, hija del dirigente del PCE Fernando Claudín y uno de los que participó con su testimonio en Las dos memorias, el documental sobre la Guerra Civil y el exilio que Semprún realizó en 1972, actualmente en fase de restauración.

También asistió al entierro Florence Malraux, hija del escritor y político francés André Malraux, que trabajó con Semprún en La guerra ha terminado. 'El único homenaje que podemos hacerle es leerle y releerle', afirmó Malraux.