Público
Público

Sergio Dalma: "Es lógico que uno esté de acuerdo con el 15-M"

El cantante de Sabadell saca la segunda parte de 'Vía Dalma', con nuevas versiones de los clásicos de la canción italiana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sergio Dalma vuelve a pulir con su voz rasgada los clásicos de la canción italiana. En Vía Dalma II el catalán versiona muchos de los temas que quedaron fuera en el anterior disco, como El mundo, de Jimmy Fontana o Senza una donna, de Zucchero.

Éste último tema incluye, además, una versión en catalán. 'No tiene ningún tipo de reivindicación política, debería ser algo natural que un grupo cantase en gallego, catalán o euskera y que tenga éxito en toda España', se defiende Dalma antes de confesar su afición a los barceloneses Manel.

En apenas cuatro minutos, a Dalma le da tiempo a hablar de sus gustos musicales, del futuro de la industria musical o de su apoyo a la indignación que el 15-M ha llevado a las calles.

¿Por qué Italia? Hay veces que, incluso, te han confundido con ser italiano...

(Ríe) Sí, supongo que por esta voz un poco rota y por mi manera de interpretar. Cada músico tiene sus influencias. En mi caso, mis padres, cuando era pequeño, escuchaban mucha música italiana y esas voces rotas, tan pasionales, me llamaban la atención. Estaba claro que tarde o temprano tenía que llegar un disco de estas características. Lo que pasa es que era necesario tener una cierta madurez para enfrentarte a estos temas y de gente tan importante.

Llevas mucho tiempo en la música. ¿Cómo han evolucionado tus fans?

Crecemos de una forma un poco paralela. Empezaron de adolescentes, venían con su pareja y ahora lo hacen con sus hijos. Ellos son un poco los que ahora vienen a los conciertos y redescubren esas canciones, también italianas. Estar en el escenario y ver que has podido juntar a varias generaciones es lo mejor que le puede pasar a un músico.

¿Qué tipo de música escuchas?

Pues un poco de todo. Desde Al Jarreau hasta el flamenco, pasando por la música italiana. También me gustan, por ejemplo, Maldita Nerea o Manel, un grupo catalán que conozco desde hace años. Al final, la música es música, no tienes por qué cerrarte en un género o en otro. Incluso ahora los clásicos, los de la lírica, se están abriendo también. Cómo no lo vamos a hacer nosotros.

¿Qué opinas sobre las nuevas puertas que Internet le abre a la música?

Mientras esté dentro de la legalidad, es necesario que nos adaptemos a Internet y es positivo, porque además es una ventana nueva. Tienes como ejemplos a Spotify o iTunes, que ayudan a que se consuma mucha música. Por eso creo que tiene que haber un cambio hacia Internet. Al final va a ser una plataforma donde la gente, pagando un dinero lógico, pueda obtener su propia música.

También hay que ser selectivo porque hay saturación, hay gente que se descarga tanta música que a veces es imposible escucharla. Creo que es un cambio, y los cambios se acaban asentando. Ahora creo que se está dando un poco esa revolución, pero creo que al final el futuro va por ahí.

En esta crisis están surgiendo nuevos actores sociales y políticos, como el 15-M. ¿Qué opinas de este movimiento?

Es lógico que uno esté de acuerdo con ellos, porque hay situaciones y sensaciones de impotencia por parte de la gente que hace que sea lógico que al final te tengas que expresar. Sobre todo porque uno tiene esa sensación de que a veces nos manipulan como a títeres. Es normal que uno se quiera rebelar.

Tengo un hijo de 16 años y no puedes evitar plantearte qué futuro le espera a la gente joven. De manera automática piensas en ellos. Sin embargo, creo que el movimiento 15-M no es sólo para la gente joven, sino que muchos adultos también estamos ahí opinando en algunas cosas igual.

Pese al éxito del 15-M, el PP ha logrado la mayoría absoluta...

Es que al final es algo cíclico. Creo que ahora, por la historia, tendremos una o dos legislaturas con el PP y luego cambiaremos. Ojalá entrara otra alternativa porque siempre estamos hablando de bipartidismo. Pero lo tienen complicado, es difícil la papeleta. Yo creo que los cambios siempre son para bien, esperemos que esta vez también sea así.