Publicado: 17.03.2016 21:11 |Actualizado: 19.03.2016 09:59

La serie que convierte a Doyle en Watson y a Houdini en Holmes

AXN y AXN White preestrenó este viernes por la noche ‘Houdini y Doyle', una ficción que aprovecha la amistad que unía en vida a ilusionista y escritor para convertirles en ayudantes de Scotland Yard para resolver los casos más extraños.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3
Comentarios:
Michael Weston es Houdini y Stephen Mangan, Doyle.

Michael Weston es Houdini y Stephen Mangan, Doyle.

MADRID.- La amistad de Arthur Conan Doyle y Harry Houdini ha servido de base para crear una serie policíaca entretenida y bien resuelta de ritmo ágil y crímenes por resolver con el escritor y el ilusionista como principales protagonistas. Estos dos ilustres hombres del siglo XIX compartieron amistad, rivalidad y admiración mutua.

Basándose en esa relación nació la idea de Houdini y Doyle, serie creada por David Shore (House) que este viernes llegó a España de la mano de AXN y AXN White y que se centra en las peripecias del mago y el novelista como agentes aficionados que, tutelados por una policía de verdad, van por ahí resolviendo misteriosos casos con componentes paranormales como si fuesen los Mulder y Scully del siglo XIX.



No se trata de una serie basada en hechos reales ni de un biopic, sino de una serie procedimental con dos personajes que existieron en realidad y para cuya construcción han tomado algunos apuntes de su personalidad. Como, por ejemplo, el empeño de Houdini por desmontar cualquier teoría fantasmal que intentase explicar un crimen o por desenmascarar a médiums y charlatanes en general. En el caso de Doyle, su predisposición a creer en el Más Allá y el hecho de que su mujer se encontrase postrada en una cama en coma.

No se trata de una serie basada en hechos reales ni de un biopic, sino de una serie procedimental con dos personajes que existieron en realidad

Michael Weston es Houdini, un mago y escapista de ego considerable, con cierta maña para la conquista y las relaciones sociales a altos niveles y una habilidad pasmosa para crear ilusión, magia y zafarse de cadenas en lugares imposibles. Su contrario en esta ecuación de casos por resolver es Stephen Mangan, quien, en las notas de producción de la serie, definía a su personaje como un “hombre del Renacimiento”, por aquello de que Doyle además de escritor era doctor y otras tantas cosas más. En la ficción, en la serie, el espectador le conoce en ese momento de su vida en el que ya había matado a Sherlock Holmes y todo el mundo le pedía que lo resucitase.

Si hubiera que buscar el parecido con alguno de los inquilinos del 221B de Baker Street –siempre se hace con la series de este tipo, razón de más cuando en este caso uno de los personajes es el artífice de su existencia– el escritor sería más Watson que Sherlock, al que se parece mucho más por carácter y afilada ironía su compañero de batallas policiales de aficionado, Houdini. Y en el papel de agente de la ley que pone algo de cordura y les guía en los procedimientos de Scotland Yard, Adelaide Stratton (Rebecca Liddiard), que, como si no tuviese suficiente con ser mujer policía en aquella época, le toca lidiar con estos dos y mediar entre ellos.

Serie para los fans de Sherlock Holmes

Esta coproducción a tres bandas entre EEUU, Reino Unido y Canadá, cuenta con un piloto bastante entretenido de ritmo veloz y diálogos ingeniosos invitando al espectador a posicionarse a favor de un bando u otro

Compuesta por diez episodios y producida por FOX (Estados Unidos), ITV (Reino Unido) y Shaw (Canadá), esta coproducción a tres bandas cuenta con un piloto bastante entretenido de ritmo veloz y diálogos ingeniosos invitando al espectador a posicionarse a favor de un bando u otro. Del crédulo Doyle o del arrogante Houdini, sabiendo, como se sabe en estos casos de antemano, que lo más probable es que no haya tal fantasma y que todo sea una artimaña. En descubrir el truco está la gracia. Y en eso se apoya The Maggie’s Redress, el primer episodio, que gustará a los seguidores del género procedimental y a los fans de las historias muy a lo Sherlock Holmes.

El primer caso al que tendrá que enfrentarse esta singular, o no tanto, pareja de agentes ocasionales es el de la muerte de una monja a la que, supuestamente, mató el fantasma de una chica pelirroja fallecida entre los muros de su lavandería de caridad seis meses atrás. ¿Cómo es eso posible? El ilusionista, el escritor y la agente tendrán que encontrar la clave y resolver el misterio si quieren que en Scotland Yard les tomen en serio.

Y mientras llevan a cabo su investigación no sin sobresaltos y deducciones erróneas, el espectador va conociendo a los tres personajes principales, sus puntos fuertes y flacos, su carácter y su facilidad de verbo para acabar descubriendo que Houdini y Doyle es una serie para amantes del género procedimental que busquen algo un poco diferente (para eso usar personajes reales y ambientación de época funciona bastante bien) y pasar un buen rato ante la pantalla jugando a ser ellos mismo Holmes y Watson o, más bien, Houdini y Doyle.

Nota: El de este viernes en AXN y AXN White fue un preestreno. El estreno tendrá lugar el 31 de marzo en AXN con la emisión de un capítulo doble a partir de las 22.15 horas. Después, un nuevo episodio cada jueves.