Público
Público

Serie de TV 'Genius' saca a relucir la cara más soñadora y creativa de Einstein

Producida por Ron Howard y Brian Grazer, ‘Genius’ recorre la vida de Albert Einstein desde sus apasionados años de juventud desafiando a todos hasta su madurez perseguido en una época donde el antisemitismo estaba en alza. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Genius se estrena este 25 de abril a partir de las 23:00 horas en National Geographic

Genius es la serie de las primeras veces. Para National Geographic, que estrena este 25 de abril (a partir de las 23:00 horas) su primera serie de ficción, y para Ron Howard, que dirige por primera vez un episodio. Juntos, y basándose en el libro de Walter Isaacson Einstein, su vida y su universo, presentan a un Albert Einstein menos conocido.

El padre de la relatividad, interpretado por un Geoffrey Rush que guarda un parecido más que evidente con su personaje, saca a relucir en Genius su cara más creativa, soñadora y musical, pero también sus dotes para la conquista romántica.

Excentricidades a un lado, ¿cuál puede ser el gancho para orquestar una serie sobre Einstein que resulte interesante para el público en general y no solo para los amantes de sus teorías? En realidad, muchos.

Según se refleja en Genius, Einstein era un personaje muy interesante. Era un genio, sí, el mundo le debe la teoría de la relatividad y más, pero también era un tipo con un sentido del humor particular, con dotes para la conquista, un gran aficionado a la música que tocaba el violín y un consumado soñador.

De hecho, y como puede verse en el piloto de la serie de National Geographic, fueron su imaginación y su creatividad las que le empujaron a llegar hasta donde llegó.Aún así, con todos esos ingredientes y habiendo vivido dos guerras mundiales, un biopic no siempre es fácil. Hay que tener cierta habilidad para hacer atrayente la historia, saber cuándo toca ser fiel a los hechos y cuándo es el momento de dramatizar.

En esto Ron Howard es un verdadero maestro. Ya sabe lo que es convertir la vida de un genio o de un personaje histórico en una película sobresaliente con un ritmo ágil de manera que la historia del personaje en cuestión resulte atrayente. Lo hizo con el matemático John Nash en Una mente maravillosa. Y hace no tanto plasmó la rivalidad entre los pilotos Nikki Lauda y James Hunt de una forma tan trepidante en Rush que película resultó mucho más entretenida que cualquier carrera de Fórmula 1.

Howard repite la fórmula vista en trabajos anteriores y lo traslada al piloto de Genius. Ya desde la primera escena, en Berlín un 22 de junio de 1922, atrapa. Sobre todo por lo sorprendente. Nadie espera ver en una serie sobre la figura de Albert Einstein la explosión de un coche y ahí está, sin embargo, saltando por los aires en llamas. Una forma infalible de captar la atención de un espectador que se encontrará con una ficción televisiva apasionante, como su personaje, y entretenida contada en dos tiempos.

El primer episodio arranca a comienzos de los años veinte, con un Einstein maduro interpretado por Geoffrey Rush que se convierte en testigo directo del ascenso del antisemitismo y la violencia contra los judíos, como él, en Alemania. Tendrá que lidiar con ello junto a su segunda mujer, Elsa (Emily Watson).

Alternativamente se viaja al pasado, a esos últimos años del siglo XIX en los que Einstein era un joven con una imaginación portentosa, que soñaba con convertirse en profesor de física, era un auténtico quebradero de cabeza para su padre y disfrutaba de cierto encanto para el sexo opuesto. De la versión más rebelde y joven de Einstein se encarga el actor Johnny Flynn.

La serie va saltando de un tiempo a otro manejando con habilidad las transiciones contando dos historias muy distintas. Sus años de juventud son más la historia de superación y empeño de un joven por cumplir sus sueños; mientras que los de madurez están cargados de una mayor carga dramática por la situación de Alemania y del propio Einstein. Es en esa parte, en la que transcurre durante la década de los años veinte, donde se congrega la mayor carga de referencias a la historia universal reciente. Hitler, el nazismo, Hoover, el FBI… Las referencias son constantes.

Genius no se olvida en ningún momento del entorno, de dar contexto a todo lo que sucedió en esos años en la vida de un Einstein que fue parte de la historia de unas décadas convulsas. Y esto solo en el piloto, porque le quedan por contar todavía dos grandes guerras, un éxodo, luchas matrimoniales, peleas académicas…

Conviene no olvidar que, pese a tratarse de un personaje real en una época real, Genius es una serie de ficción. José Manuel Sánchez Ron, físico y miembro de la RAE que protagonizó en el coloquio posterior a la proyección de la serie, señaló el rigor histórico de esta producción al tiempo que llamaba la atención sobre el hecho de que durante una clase de Einstein este hablase del tiempo y en la pizarra se viesen fórmulas de la relatividad. Algo que no escapa al ojo de un entendido, pero que pasará desapercibido para quienes no entiendan de física.

Esto entra dentro de lo asumible para una ficción que cuenta la vida de uno de los físicos más importantes de la historia, con una vida muy interesante, pero que, como siempre, requiere de ciertas licencias para que resulte más atrayente.

No es un documental, es una serie muy bien contada, dirigida y montada que, seguramente, invitará a más de uno a investigar sobre la vida de Einstein como El Ministerio del Tiempo lleva haciendo dos años con otros personajes ilustres.
Genius, producida por Ron Howard y Brian Grazer, consta de una temporada de diez episodios que recorren la vida de Albert Einstein.

Genius, producida por Ron Howard y Brian Grazer, consta de una temporada de diez episodios que recorren la vida de Albert Einstein. Pese a que aún no se ha estrenado, National Geographic ha anunciado ya la renovación de la serie por una temporada más aunque se desconoce en qué figura histórica se centrará.