Público
Público

"Las series pueden tener una función pedagógica"

Entrevista a la actriz Verónica Sánchez (Sevilla, 1977)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La actriz Verónica Sánchez (Sevilla, 1977) es un rostro conocido de la pequeña pantalla por su participación en series como Los Serrano (Telecinco) y 14 de abril. La República (Televisión Española). En esta producción de corte histórico, Sánchez da vida a Alejandra, una joven que va a enfrentarse a importantes decisiones a lo largo de la segunda temporada, cuya fecha de estreno en La 1 todavía no está fijada.

¿Cuáles son las claves de los nuevos episodios?

Cada capítulo es trepidante, se complica todo, los personajes ganan en capas y hay un puntito más de oscuridad. Las circunstancias políticas empiezan a perder la inocencia porque todo se pone más feo antes de la Guerra Civil. En cuanto a Alejandra, ha madurado y, aunque pelea por su amor por Fernando, ha aprendido cómo quiere las cosas. Está más luchadora, se deja menos llevar y sabe lo que quiere en la vida.

¿Triunfará el amor?

Ojalá, pero ni yo lo sé.

Pero aparecerá un nuevo hombre en la vida de Alejandra.

Sí, para seguir complicando su historia con Fernando.

¿Y cómo reaccionará él?

En cierto modo lo entenderá igual que Alejandra entiende su relación con Mercedes, pero con mucho dolor. Ellos siempre están en una especie de quiero y no puedo por ciertas obligaciones.

En el último capítulo de la primera temporada descubre que es una Osuna y que, además, es dueña de las tierras.

Ella comienza la temporada con un gran dramón. Han disparado a su hermano y no sabemos si vivirá o no. Y además tiene que gestionar esa herencia. Ella no se va a comportar como una señorita, sino que tratará de aplicar las reformas que ella misma ha defendido en el Ministerio. Intentará mejorar la situación de los campesinos, pero con la desconfianza de ellos, que ya no la ven como una de los suyos. Asumirá y tendrá el valor de exigir lo que le corresponde, pero se encontrará con el problema de no pertenecer a ninguno de los dos mundos.

En el III Festival de televisión de Vitoria, los responsables de la serie anunciaron la posibilidad de acabarla abarcando el periodo entre septiembre de 1932 y el alzamiento en julio de 1936. ¿Qué le parece cerrar la serie en sólo dos temporadas?

'Da un poco de pena cerrar la serie en sólo dos temporadas'

Nosotros no lo tenemos claro. Da un poco de pena porque es un trabajo que estoy disfrutando mucho, los guiones me encantan, los personajes, la serie va a mejor cada vez. Creo que podríamos continuar en este caso porque los guiones y los personajes dan para más sin desvirtuarse. Se puede escribir mucho sobre ellos.

Avalancha de series de época. ¿Estamos ante clases televisadas de Historia?

Pueden tener una función pedagógica, pero no olvidamos que hacemos ficción. El contexto histórico es muy importante, incluso determinante en la vida de los personajes, pero no hacemos un documental. Nos damos ciertas licencias para que las tramas y personajes tengan emoción. Hay que encontrar un equilibrio y saber que contamos una historia de amor pero localizada en una época.

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención de la etapa que abarca esta serie?

Son muchas cosas, lo avanzados que estaban en ciertos aspectos como los derechos civiles, las políticas sociales y las libertades. Son cosas que luego quedaron estancadas. Y quizá la lucha de los personajes que tuvieron el valor de plantear cosas nuevas frente a los más conservadores que pretendían mantener el statu quo.

'En los nuevos capítulos hay un puntito más de oscuridad'

¿Es la televisión la mejor plataforma para un actor?

No creo que haya un solo camino. En mi caso yo llegué a la televisión gracias al cine porque tras Al sur de Granada me llamaron para Los Serrano. Aunque también sucede al revés. Hay muchas maneras de conseguir trabajar en esto.

¿Da más miedo ser actor ahora con la crisis económica?

Creo que ahora da miedo dedicarse casi a cualquier cosa porque estamos en un momento económico difícil. Siempre que acabas un proyecto te preguntas cuándo será el siguiente y depende de tantas cosas que nunca sabes por dónde va a ir. Es una lucha constante por mantenerse.