Público
Público

SERIES HBO ‘Room 104’, la serie antológica que inquieta y remueve a partes iguales

Los hermanos Duplass son los responsables de esta antología de 12 episodios que se estrena el sábado en HBO España y que cuenta una historia distinta en cada capítulo. Les une que transcurren en la misma habitación de motel.

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:

Room 104

Un escenario tan sencillo y cotidiano como la habitación de un hotel esconde muchas historias. Cuatro paredes por las que han pasado cientos, miles de personas, a lo largo de los años. Cada una con su propia vivencia en un espacio reducido que puede que cambiase sus vidas para siempre. Esa es la idea que exprimen los hermanos Duplass (Togetherness) en Room 104, una antología de 12 episodios en el que cada uno es distinto al anterior pese a compartir espacio –la habitación de un motel estándar estadounidense que sirve de marco a la acción– y cierta intención –remover al espectador en un sentido u otro–.

Con una duración de menos de media hora por episodio, en la habitación 104 de este motel pueden pasar infinidad de cosas. Desde convertirse en un cuadrilátero en el que un par de luchadoras buscan sacar el mayor beneficio posible de su combate hasta un lugar terrorífico en el que una niñera por horas se enfrentará al peor momento de su vida. Las emociones se mezclan en un espacio que apenas cambia de un capítulo a otro más allá de los huéspedes. En algunos solo se puede calcular la época en la que transcurre por detalles como la ropa (o un rótulo al inicio), el teléfono móvil o un mobiliario que varía en contadas ocasiones.

Pocos son los rostros conocidos que aparecen en la serie de los hermanos Duplass. La mayoría de las veces (al menos en los seis capítulos a los que ha dado acceso a los medios HBO) los personajes se limitan a dos, con un tercero que entra ya sea a través del teléfono o de la televisión y que en ocasiones solo sirve para aligerar el diálogo. De hecho, tanto uno como otra son parte importante en las historias haciendo que estas avancen. Teléfono y televisor son usados inteligentemente como parte de la acción para introducir personajes. En cuanto al género en el que enmarcar cada capítulo, hay comedia, terror, drama, romántico…

La temporada arranca con el más potente de los seis, sin lugar a duda. Una niñera que acude al motel para cuidar durante unas horas a un niño, Ralph, mientras su padre va a una cita. Debería ser algo sencillo. Pizza, un poco de tele y a las nueve en la cama, pero el pequeño no se lo va a poner fácil. 23 minutos de pura tensión e inquietud que sientan las bases de Room 104. Este, titulado Ralphie, y que será el primero que pueda verse en HBO España, es el más inquietante de todos los mostrados.

Los capítulos no cuentan con unos personajes ni una trama común: Cada capítulo es una serie en sí misma 

Otros, como el que cerrará la temporada, My Love, apela a otro sentimiento fácilmente deducible por su titulo. Sus protagonistas son una pareja de ancianos que 56 años después acuden a la misma habitación para rememorar aquella primera noche que pasaron juntos. Entre medias, confesiones que llevan guardándose años, amaños profesionales, extrañas parejas e, incluso, un poco de arte y ensayo en un capítulo, Voyeurs (el sexto), en el que se apuesta por la teatralidad clásica de la tragedia griega para contar una historia vital.

Room 104

Al final todos apelan a alguna emoción y a tocar alguna fibra sensible en el espectador. Pánico, terror, empatía, risa, dolor, complicidad… Depende de cada capítulo y, también, de cada espectador. Con un comienzo fuerte y un final opuesto pero igualmente potente, entre medias (a la esperar de ver los seis restantes) el resultado es tibio en algunos.

Al ser una antología y no contar con una trama común y unos mismos personajes que sirvan de conexión, cada capítulo es una serie en sí misma. Unos llegarán más y otros, menos. No todos los géneros están hechos para todos los espectadores y en Room 104 cada capítulo se enmarca en uno distinto. Depende de la predisposición de quien se encuentra al otro lado o de su estado de ánimo. Lo mismo que ocurre, por ejemplo, con otra serie similar en su planteamiento, Black Mirror. Ambas comparten también el no dejar indiferente.

El primero está disponible para los abonados de HBO desde hoy, y cada sábado se estrenará uno nuevo en el siguiente orden: Ralphie (hoy), Pizza Boy, The Knockadoo, I Knew You Weren’t Dead, The Internet, Voyeurs, The Missionaries, Phoenix, Boris, Red Tent, The Fight y My Love.