Público
Público

Series Marvel contra DC, ¿quién tiene las mejores series de superhéroes a día de hoy?

‘Supergirl’, ‘Jessica Jones’, ‘The Flash’, ‘Daredevil’, ‘Legion’, ‘The Gifted’, ‘Arrow’, ‘Inhumans’… La ficción televisiva vive una auténtica invasión de superhéroes y héroes enmascarados en la que hay muy buenas series, pero también alguna que otra sonada decepción.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5
Comentarios:

Superhéroes de series y películas de Marvel y DC. /M. A.

La eterna batalla que nunca acaba. Marvel contra DC. La casa de Spiderman y los X-Men contra la casa de Batman y Superman. Su enfrentamiento es tan antiguo como los superhéroes y ha dado lugar a conversaciones de lo más intensas así como a todo tipo de tesis, teorías y elucubraciones varias. A día de hoy y con el boom de las series de superhéroes en su punto más álgido –en algún momento tiene que tocar techo–, la pregunta a plantear es cuál de las dos franquicias alberga las mejores ficciones televisivas del género actualmente.

Hubo un tiempo en el que de Marvel se decía que era la editorial de los superhéroes coloridos, con menor profundidad y más chistes malos en sus viñetas. Por el contrario, DC alojaba entre sus páginas a personajes profundos y torturados como Batman.

Las mejores novelas gráficas de superhéroes o héroes enmascarados, que no es lo mismo, son las de Batman bajo la impronta de Frank Miller. El autor británico, que visitará este fin de semana la Heroes Comic Con en Madrid, tiene mucha culpa del renacimiento de un género que llegó a su edad adulta en los ochenta de su mano y de la de otros autores como Alan Moore, Grant Morrison y Neil Gaiman.

Todos ellos se metieron de lleno en el género para revitalizarlo y darle nuevos y oscuros aires. Lo que en DC se llamo La edad oscura, pero que también salpicó a Marvel. Una etapa prolífica y madura que sentó bien al arte de las viñetas y los bocadillos y de la que tanto provecho están sacando hoy en día tanto el cine como las series.

Quizá lo curioso (o no tanto) del asunto es ese paso por detrás en tiempos y a la inversa en el que se mueven actualmente las series de superhéroes y héroes enmascarados. Si bien el cine de DC tiende a ser más oscuro, transcendental y apesadumbrado –sobre todo tras el éxito de El Caballero Oscuro de Christopher Nolan– en Marvel juegan más a lo suyo, a la diversión.

Ha habido intentos de oscurecerse que no han salido demasiado bien y las dos primeras entregas de Lobezno en solitario así lo demuestran. Logan es una sobresaliente excepción y las recientes Spider-Man Homecoming y Thor: Ragnarok, dos maravillosos ejemplos de que lo que mejor le sienta a la mayoría de los superhéroes de Marvel es el humor, el entretenimiento y la diversión desenfrenada.

Sin embargo, en las series ocurre justo lo contrario. La oscuridad y la trascendencia se aprecia mucho más en las que se nutren de personajes salidos de Marvel que en las que llevan en sello DC. Puede que tenga que ver con el hecho de que se hayan elegido personajes más contemporáneos, menos conocidos por el gran público y con un poso distinto al que puedan tener Spiderman o Hulk, por ejemplo, con una imagen muy extendida incluso entre quienes no ha abierto un cómic en su vida.

Los superhéroes de Marvel tienen menor profundidad y más chistes malos en sus viñetas. Por el contrario, DC tiene personajes profundos y torturados 

El mejor ejemplo de esa mayoría de edad, de esa llegada a la edad madura, es la prolífica producción de la dupla formada por Marvel/Netflix. Con Daredevil dieron un giro de 180 grados y produjeron una serie más en la línea de El Caballero Oscuro de Nolan. Bucearon en las historias más adultas del héroe de Hell’s Kitchen, las que llevaban escritos los nombres de Jeph Loeb (implicado en la producción), Frank Miller y Brian Michael Bendis y revolucionaron el género como lo había intentado hacer, sin éxito, Arrow (DC) unos años antes.

Con Jessica Jones se confirmó la tendencia y las series de Marvel saltaron unos cuantos peldaños en el escalafón para colocarse arriba del todo. De pronto el género se encontró con títulos muy adultos, con guiones sólidos, héroes bien construidos y unos villanos admirables. Nadie como Fisk y Kilgrave. Ningún superhéroe ha tenido en las series la suerte de tener unos villanos tan a la altura como Daredevil y Jessica Jones. Con estas dos producciones superheroicas Marvel y Netflix consiguieron lo que Arrow no había logrado.

Para las aventuras de Oliven Queen tenía buenas intenciones y material, pero quizá la cadena que la auspiciaba no era la adecuada para el experimento. La caracterización tampoco ayudó mucho. The CW es para otro tipo de público y no puede permitirse las licencias de nicho que son mejor acogidas en Netflix, que continuó en la línea marcada con Luke Cage y pinchó en hueso con Iron Fist. Esta, aunque entretenida, pecaba de guion facilón y héroe demasiado ingenuo. Aún así, punto para ellos. Porque arriesgaron, se la jugaron y les salió bien en el cómputo global. Daredevil y Jessica Jones se han convertido en series de referencia dentro del género, aunque su aventura dentro de The Defenders haya dejado un sabor agridulce.

Marvel, más prolífica y atrevida

Marvel, gracias en parte a Stan Lee, es una auténtica mina de superhéroes y sus mutantes dan mucho, pero que mucho juego. Un universo que va más allá de Lobezno, el Profesor X y Magneto y que es un auténtico filón que actualmente está siendo explotado sin aparente control. Legion fue un experimento interesante. Visualmente impactante, sí. Pero le faltó acordarse de contar una historia más allá de lo que planteaba en el piloto.

The Gifted se mantiene más en la línea de los mutantes al uso, de gente con poderes que huye para echarse en brazos de una sociedad de la resistencia que le salve de caer en las garras de la división del gobierno creada para darles caza. Entretenida y sin respiro, pero usual.

Parece evidente que hoy en día las series Marvel superan en número a las de DC, pero también en riesgo. Da la sensación de que en el cuadro general Marvel arriesga más con casos como los mencionados de Netflix y Fox (Legion). Se la juega y le sale bien (casi siempre), pero también mal. No hay que olvidar que Inhumans se ha convertido por méritos propios y evidentes en la peor serie de superhéroes en mucho, mucho tiempo. El Hulk de finales de los setenta y primeros ochenta con su maquillaje cutre y sus dos actores para el papel de Banner/Hulk era infinitamente superior con menos medios y avances técnicos.

Marvel arriesga más y casi siempre le sale bien. Sin embargo 'Inhumans' es la peor serie de superhéroes en mucho tiempo

Pese a que Marvel arriesga más en sus series y es más prolífica, no sería justo ni se correspondería con la realidad decir que hace las mejores producciones. En esto, como en casi todo, depende de lo que busque el espectador. Si lo que quiere es algo más denso, intenso y con aspiraciones de trascender, ahí tiene Daredevil y Jessica Jones. Si se busca más entretenimiento, The Gifted se lo da del bueno. Algo que se puede encontrar con mucha facilidad en las adaptaciones de DC más recientes sin olvidar que algunas de las series míticas del género nacieron bajo su sello. Como el Batman de Adam West, que siempre conservará su encanto, y Smallville, un hito en cuanto a longevidad. O esa joya seriéfila entretenida de principio a fin y que se planteaba cuestiones mundanas que otros no se atrevieron como era Lois & Clark. Las nuevas aventuras de Superman.

Actualmente la casa televisiva de DC está ubicada principalmente en The CW, una cadena destinada a un público más juvenil. Bajo su marca se alojan Arrow, Supergirl, The Flash y Legends of Tomorrow, más las que vengan. De estas cuatro cabe destacar las dos centrales.

Si bien son series de superhéroes más o menos al uso, la segunda temporada de The Flash elevó considerablemente el nivel al meterse de lleno en los viajes en el tiempo y entre mundos. Plateaba ideas complejas y dilemas científicos no aptos para todos los públicos. En la tercera a los guionistas les dio por ponerse muy intensos y trascendentales y mataron la esencia del buen rollo que impregnaba la serie y que parece que recuperará la cuarta tanda de episodios.

El valor de ‘Supergirl’ (DC) como serie

Luego está Supergirl, que no tiene ese tono de seriedad y oscuridad de Jessica Jones, pero que no deja de ser una superheroína, algo que necesita el género. Bajo su casting plagado de actores de buena presencia y su estética muy de The CW –aunque su primera temporada se emitiese en CBS– se encuentra una serie tremendamente feminista, donde las protagonistas son ellas, donde los puestos de poder y responsabilidad están ocupados por mujeres, donde un personaje como el de Cat Grant es un auténtico tratado sobre feminismo y donde se tratan temas tan de actualidad como el matrimonio entre personas del mismo sexo, la conciliación, los refugiados y el muro que Trump está empeñado en levantar entre México y Estados Unidos.

Supergirl no es solo la serie de la prima de Superman. Es una ficción de superhéroes muy entretenida y aparentemente ligera que quizá no lo sea tanto donde no se elude en ningún momento, más bien se busca, la crítica social. Kara Danvers es un personaje de DC, como lo son también Olivia Moore (iZombie), Jesse Custer (Preacher) y Lucifer Morningstar (Lucifer), estas dos últimas publicadas en su versión de tinta y papel bajo el sello de Vértigo.

La primera es una serie de zombis muy recomendable que se aleja de la oscuridad del género apocalíptico. Las otras dos, que no pueden ser más distintas en cuanto a tono, en realidad son complementarias. Preacher cuenta la búsqueda de un predicador empeñado en encontrar a Dios, que se ha fugado del cielo. La segunda, Lucifer, se centra en los dramas familiares de este hijo de Dios expulsado del Paraíso y enviado al Infierno que un día se cansa de ejercer como carcelero ardiente y se fuga a Los Angeles para vivir la vida loca ayudando a una guapa agente a resolver casos. Una ‘road serie’ y un policíaco.

La Heroes Comico Con de Madrid recibirá la visitca de actores como Lena Headey ('Juego de Tronos') y Jenna Coleman ('Doctor Who')

Ante un panorama tan complejo y prolífico de series nacidas del cómic resulta complicado aventurarse a decir qué editorial tiene las mejores, si DC o Marvel. La conclusión evidente es que hay material sobresaliente en ambas, aunque actualmente Marvel sea más prolífica y arriesgue más. Daredevil supuso un antes y un después como en el cine lo hizo El caballero oscuro unos años antes y su primera temporada es sobresaliente. Jessica Jones tiene un carisma y un calado como pocas. The Flash es sumamente entretenida y Supergirl es mucho más de lo que aparenta como serie.

Un debate recurrente el de qué casa superheroica tiene las mejores series que se aviva cada temporada, con cada nueva ficción. En breve, dos más. Runaways (Marvel), que se verá el 22 de noviembre en HBO y The Punisher (Marvel), a partir del 17 del mismo mes en Netflix.

Ambas llegan muy próximas en su fecha de estreno a la Heroes Comic Con de Madrid, que se celebra este fin de semana con la visita de autores como Frank Miller (El regreso del señor de la noche) y Brian Azzarello (100 balas) y actores como Lena Headey (Juego de tronos) y Jenna Coleman (Doctor Who). Punto de encuentro de los amantes de los cómics, los superhéroes y también las series, incluye en su programa un Birraseries con un coloquio el viernes por la tarde dedicado única y exclusivamente a desgranar las producciones televisivas con protagonistas con habilidades especiales.